Historias e hinduismo en las ruinas Mahabalipuram en India

img_7561
Historias mitológicas del hinduismo en relieve de piedra tallada

Cuando fui a Chennai en el Estado de Tamil Nadu había algunos lugares que conocer cerca de la ciudad pero casi sin pensarlo mucho me decidí ir a las ruinas de Mahabalipuram que están ricas de historia y simbolismo. Mahabalipuram  también conocida como Mamallapuram, fue una ciudad puerto que vio su esplendor en el Siglo VII y VIII bajo la dinastía de los Pallavas. Durante la visita disfruté mucho del lugar, pero después que aprendí más sobre hinduismo y pude recordar y entender muchos de los simbolismos y leyendas escondidas en estos milenarios tallados de piedra.

Estas ruinas quedan a un poco más de 50 Km de Chennai y a una hora y media de camino desde la ciudad. Nosotros fuimos con un chófer privado que contratamos desde el hotel. En India los monarcas regionales peleaban entre sí por poder, dominio regional y el favor de los Dioses, y una de las formas de ganar todo esto era construyendo mejores y majestuosas estructuras religiosas y templos. No sé si la majestuosidad de las estructuras les ayudaba a encontrar más adeptos, o si les ayudaba a recibir las bendiciones de los Dioses, lo que si estoy segura es que ayudaba a innovar en las artes y arquitectura, lo que hoy en día agradecemos porque aún podemos apreciar estas estructuras a pesar de los años.

Artículo relacionado: “Mi primera entrada a India: Chennai”

Mahabalipuram es visitado tanto por locales como por turistas, pero los últimos son más numerosos que en  los otros sitios que visité en Chennai, por lo que los vendedores ambulantes abundan y la insistencia puede ser un poco extrema. Me pasó con una niña no mayor de 12 años que quería venderme collares, se me acercaba tanto y violando cualquier regla no hablada de espacio personal, que lo que me provocaba era empujarla para que se alejara, pero ellas solo insistía en que le comprara un collar y si le compraba tres me los dejaba más barato. No dejaba de hablar ni de seguirme y como de por si no soy una persona violenta, no me atrevía a apartarla era solo una niña, posiblemente obligada a trabajar. Llegue al punto entre la frustración de no poder moverme y su insistencia, que lo que me dio fue por reírme porque de verdad nunca me había pasado algo así. La técnica es tan insistente y fastidiosa que la gente se debe obstinar y debe o apartarla o comprarle algo para que deje de molestar. Yo de verdad no tenía nada de valor encima, solo mi cámara sobre mi cuello pero no sentía que esta técnica comercial incluyera el robo de pertenencias. Habían muchos locales disfrutando y no solo vendiendo, como las chicas a las que quería tomarles una fotos porque estaban sentadas juntas con sus trajes de colores, trate de hacerlo a escondidas, por supuesto que se dieron cuenta se rieron de mí.

En cuanto a las ruinas nosotros empezamos con el Templo en la Orilla, un templo para el Dios Shiva, el único que queda de las Siete Pagodas, como se referían a este conjunto de templos los europeos que viajaban por la zona durante esos siglos y pasaban por Mahabalipuram, frente a la Bahía de Bengala. Los relieves y el tallado en piedra son interesantes pero más interesante me pareció el hecho que parecieran que se están derritiendo. Los siglos junto a la orilla del mar no han pasado en vano, los elementos han creado erosión y a pesar del uso de roca fuerte como el granito, la piedra esculpida ha perdido un poco los detalles. Entrando a las pocas partes del templo accesibles, pude notar el olor en particular que emanaba de la roca, entre olor a piedra fría, mar, orine (u otro olor penetrante que confundí con orine) y humedad. Aunque al estar lado del mar no ayuda mucho a la preservación del templo, le da un toque especial, sabemos que casi todo lo que tiene el mar como fondo se ve más bello y encantador. Estar al lado del mar fue especialmente peligroso para el templo con el tsunami del 2004, que aunque lo golpeó no le hizo mayores daños. Sin embargo el mismo tsunami permitió que se viera las fundaciones de uno de los templos que fueron sumergidos bajo las aguas del mar índigo por razones aún desconocidas. Estos lo aprendí después de visitar el templo y pensé como el tsunami del 2004 a pesar de lo catastrófico que fue,  permitió corroborar todas estas historias y leyendas de las Siete Pagodas, ¿se imaginan que otras historias  y cuentos orales o escritos que creíamos leyendas, tengan sus bases reales bajo el mar, bajo la tierra o bajo la piedra?

Te puede interesar: “El Reino perdido de Pollanaruwa”

Esta no es lo única historia fantástica que se encuentra en las ruinas de Mahabalipuram, en las zona quedan mucha ruinas y templos que descubrir. Caminando se puede entrar a diferentes templos y estructuras donde el grabado en piedra y los relieves se notan por todas partes. Entre rocas y vegetación se puede entrar a estas cuevas/templos. Yo con mis ánimos de aventurera escale algunas rocas para tener mejores vistas y sin querer sorprendí  a más de una parejita de jóvenes-adultos (léase no adolescentes y un poco grandes para la gracia) escondidos solos entre la maleza. Se escondían de la multitud para tener un poco de tiempo a solas, lo que no es muy fácil de hacer en India si no están casados. En esta zona ya alejada del Templo en la Orilla, no olía tan fuertemente a mar, pero el olor frio y húmedo de la roca se mantenía, así como un olor penetrante que no se a que se debía aunque ya les conté mis especulaciones anteriormente. La humedad y el calor eran intensos y de verdad que entraba a las estructuras no solo para echarles un vistazo más detallado a  los grabados sino que aprovechaba para escapar del calor, ya que dentro de las rocas siempre estaba el ambiente un poco frio. Entre las famosas estructuras que se encuentran allí están las Pancha Rathas que son unas estructuras en forma de carruajes, más antiguas que el Templo en la Orilla ya que datan del siglo VII y fueron creadas de una sola pieza de granito como parte de lo que se conoce como Arquitectura Rupestre. Estas cinco Pancha Rathas fueron nombradas por los cinco hijos Pándava, del Rey Pandú, quienes son unos de los combatientes de la mítica historia del Mahabharata. El Mahabharata es una de las historias clásicas del hinduismo que componen parte de sus libros sagrados, digamos que es como uno de los libros que constituiría las biblia cristiana. Para contarles más sobre el Mahabharata tendría que escribir otro artículo o mejor dicho una serie de artículos al respecto, ya que es el segundo libro literario más extenso del mundo y es como cuatro veces más extenso que la biblia, así que vámonos mejor a la siguiente historia del Mahabalipuram.

Te puede interesar: “La roca, el león y el castillo: Sigiriya”

Entre las ruinas se pueden encontrar también la pieza del Descenso del Ganges, que es una piedra tallada con muchísimos detalles, se ven desde personas hasta animales. Es grande y cuando  la vi casi a mí salida del complejo no sabía exactamente a qué se refería, pero investigué un poco y me encantó una de sus dos interpretaciones. Una de las interpretaciones tiene que ver nuevamente con la historia de Mahabharata y la otra interpretación, que fue mi preferida, es relacionada al Río Ganges. Este río es uno de los más grandes del subcontinente, es famoso en India y  con los hindúes porque creen que tiene propiedades curativas y sagradas. Por ejemplo, si algún hindú desea no reencarnar más y salirse del Samsara o rueda de la vida, puede ir a morir a las orillas del Ganges y no reencarnaría más. Pues bien, en el relieve se ve la Diosa Ganga descendiendo del cielo hacia a la tierra y al Dios Shiva que con su cabello amortiguó la caída de la Diosa y también contuvo la fuerza con la que caía el agua para que no lastimará a los humanos. Otra de las impactantes estructuras que hay allá no es hecha por el hombre y es la Bola de Mantequilla de Krishna. Si, el nombre es raro para una gigante roca que esta peligrosamente posada sobre una colina, en una posición inclinada que te da la impresión que estar por empezar a rodar hacia abajo con que solo una mosca se pose encima. Pero el nombre viene de una historia mística. Hay quienes dicen que fue puesta ahí por alienígenas, otros por Dioses y los geólogos confirman que es una formación natural aunque no lo parezca. La mítica historia que le da el nombre se relaciona a la deidad Krishna. Krishna cuando era niño le encantaba robar mantequilla de las jarras y esa roca es sencillamente los residuos de toda la mantequilla que robó, de ahí su nombre. Brevemente les cuento que Krishna es una reencarnación del Dios Vishnu, que es el preservador del mundo y es uno de las tres deidades que forman la Trinidad Hindú. Bhrama el padre, Shiva el hijo y Vishnu sería como el Espíritu Santo. Como saben parte de lo que caracteriza el hinduismo es que no es una religión monoteísta sino más bien politeísta por la cantidad de Dioses, pero en realidad tienen muchas semejanzas a las religiones monoteístas y tienen tantos Dioses porque muchos son la reencarnación de los principales, y en vez de santos, ángeles y arcángeles lo llaman a todos Dioses. En fin que esto era solo para darles una pequeña idea del hinduismo y para que entiendan mejor el contexto de las ruinas del Mahabalipuram. Si la historia de Krishna o los extraterrestres no les convencen, deben saber que esta roca no se mueve para ningún lado y ha estado posada ahí por siglos desafiando las reglas de la física. De hecho, antiguos gobernantes de la zona han intentado moverla sin éxito, siendo el último intento en 1908 con siete elefantes. Igual los invito a que desafíen a sus sentidos y que se paren bajo la roca como hice yo! Me dio un poquito de miedo porque de verdad la mente te dice que esa inclinación es peligrosa, pero es divertido imaginar que pudieras ser tan poderoso como Sansón y hacer una sentadilla con la roca en tu espalda.

Como ven India no decepciona, siempre tiene tantas historias mitológicas, históricas y experiencias que te suceden cuando la visitas que es imposible no disfrutarla, en cada esquina hay material para una bella foto de esas típicas de la India.

El complejo de ruinas de Mahabalipuram fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984.

Más artículos sobre India aquí

Más artículos sobre lugares que son Patrimonio de la Humanidad aquí

Guardar

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Mi primera entrada a India: Chennai

Dioses Hinduismo Chennai Templo Shiva India
Dioses Hinduismo en el templo de Shiva en Chennai

Tenía años soñado ir a India, por su misticismo, por ser la tierra originaria del Yoga, del budismo, por tantas cosas. Cuando me enteré que iba a vivir tan cerca de este país cuando me mudé a Sri Lanka, pensé que iba a ir muchas veces. La verdad es que no fui tanta veces como soñé, pero fui y quiero volver. Mi entrada a la India fue la ciudad de Chennai o Madras como se le conoce, capital del estado Tamil Nadu al sur del país y esta fue mi experiencia.

Llegué justo para el cumpleaños del Dios Ganesha (el que tiene cabeza de elefante) el 07 de septiembre. Era ya de tarde casi de noche y camino al hotel pude ver comparsas y peregrinajes de gente paseando las estatuas de Ganesha por las calles o ya llevándolas dentro del templo, con guirnaldas de flores blancas. Mi primer pensamiento fue: quiero bajarme y tomar fotos, pero me di cuenta que  en las comparsas eran todos hombres y tal vez no era lo más prudente, además mi novio me esperaba en el hotel, así que seguí mi camino. Desde el taxi todo me pareció más o menos parecido a Sri Lanka, había más gente en la calle sí, había autopistas y elevados, la ciudad más modernizada y más grande pero todavía parecido. Internamente sentía que estaba sentada en un pedestal de superioridad porque pensé que por haber escuchado tanto sobre India y por haber vivido en Sri Lanka donde también hay tamiles y es parte del subcontinente,  el famoso choque cultural que todos tienen cuando llegan a India, esa impresión tan grande que te puede hacer amarla u odiarla a primera vista, no me no me iba a pasar. Llegué al hotel, comimos algo cerca del mismo y me fui a dormir temprano porque al día siguiente me esperaba una gran aventura: iba finalmente a descubrir India yo sola y además iba de compras en el imperio de las telas de colores, tenía que guardar mi energía.

Al día siguiente con mis pilas bien puestas y toda la emoción y energía del mundo me lancé a la calle, sin bajarme del pedestal de superioridad en el que me monté yo misma. Recordé las lecciones que había aprendido en Sri Lanka para pasear en tuk tuk y las apliqué como pude. Primero que todo negociar,  cualquier precio que me daban les decía la mitad, me decían que no pero me bajaban el precio y me montaba. Segunda lección saber que nunca vas tan lejos como pare que el paseo sea más de 10 USD en total. La tercera lección es saber a dónde vas, pero en este no sabía. Tenía las direcciones escritas o los nombres de los centros comerciales que quería ir, nada de Google Maps. La primera sorpresa fue que los conductores de India quieren llevarte rápido y hacer dinero rápido, nada de muchas vueltas y lo mejor de todo: todos sabían a donde iban exactamente. No era que iba comparando, pero les digo que la puntuación para este momento era India 1-Sri Lanka 0. En general la gente me pareció dulce como los esrilanqueses pero menos inocentes. En India la gente conoce el poder del dinero mucho más que en Sri Lanka, buscan más intensamente hacer negocios, por eso el servicio puede ser mejor en India que en Sri Lanka.

Te puede interesar: “Guía viaje en Tuk tuk”

Seguir leyendo

Útimos días en Sri Lanka y la isla Trapobane

image
Isla Trapobane Sri Lanka

Mientras me preparaba para mis últimas semanas en Sri Lanka hice algunas cosas que había querido hacer por mucho tiempo, pero que seguía postergando porque sentía que tenía todo el tiempo del mundo. Y bueno para no dejar que la nostalgia me agarrara por mucho tiempo, me mantuve bien ocupada durante los últimos meses. Noté que las emociones cuando llegué por primera vez a Sri Lanka eran parecidas a la de mis últimos días, apreciaba cada detalle, cada sabor, cada caminata, cada saludo como si fuera la primera vez, aunque posiblemente eran la última vez que recorría, probaba, recibía  y miraba cosas. Y corroboré algo que en teoría sabía: la temporalidad de las cosas siempre te hace apreciarlas más, como cuando estas enamorada, los primeros encuentros están llenos de magia porque no sabes si la emoción va a durar, va a florecer y crecer o no. Así sentía Colombo y Sri Lanka las últimas semanas, sintiendo toda su belleza, con nostalgia ya de todo lo que iba a extrañar y lo que no iba a extrañar ni lo pensaba. Lo que más me impresiona es que pasé dos años en este país que no conocía, en el que nunca había estado antes, lo hice mi hogar, lo disfruté, lo entendí y lo malentendí por dos años, que ya llegaron a su fin y solo puedo pensar que todo pasó muy rápido. Entre la nostalgia y despedidas de mis amigos y de mis lugares y actividades favoritas, aproveché para hacer cosas nuevas.

Empecé por atreverme y comer un poco de comida rápida callejera que previamente me daba un poco de miedo, pero después de dos años y de algunas indigestiones y virus estomacales me atreví, me sentía fuerte y preparada. Lo primero que hice fue ir a comer Kottu Roti uno de los puesticos frente al mar en le Galle Face Green. Después de caminar con la brisa marina y de darnos cuenta que hay dos puestos de comida con nombres igualitos nos decidimos por el primero, extrañamente los meseros pelearon en Cingalés por nosotros, creo que reciben comisión por atraer clientes. Después de pasar la incomodidad del momento, nos sentamos y ordenamos. El kottu rotti es como un arroz frito con vegetales o carnes, pero en vez de arroz tiene pedazos cortados de Roti que es un tipo de pan. Lo cortan en una plancha con utensilios de metal y al hacerlo casi parecen que estuvieran haciendo música, suena como unos tambores. El pan queda tan delgado que por mucho tiempo pensé que que era un tipo de tallarines. Ir a comer Kotu Rotti en el Galle Face Green es una de las cosas populares que hacer en Colombo en cuanto a comida callejera.

Te puede interesar: “Una tarde local en Colombo: Galle Face Green

Seguir leyendo

La Tierras de Té en Sri Lanka

Plantaciones de té Sri Lanka Hill Country
Plantaciones de té en Sri Lanka

Sé que salir de Colombo en carro va a hacer un camino largo. Poco a poco voy dejando atrás los edificios altos, las calles no se ponen necesariamente más amplias, el tráfico no baja, pero sé que voy  saliendo de la ciudad porque el paisaje se va ampliando, los árboles empiezan aparecer más seguido, árboles frutales con el rojo/fucsia del rambután colgando de ellos y todo se ve más rural, empiezan a aparecer los animales de la carretera: perros y vacas. Sigo, sigo, de repente se pone todo más caótico otra vez, gente por todos lados, tienditas, vendedores en las aceras, más carros, mas tuk tuks, ¿volvimos a Colombo? No, estamos pasando por pequeñas ciudades caminos a la Tierra del Té de Sri Lanka. Sigo, los caminos se ponen más angostos, la carretera tiene muchas curvas, una tras otra, me mareo. El paisaje empieza a cambiar otra vez,  vamos subiendo, hace más frío, los árboles altos frutales son reemplazados por pequeños arbustos plantados en las colinas formando terrazas, sigo mareada, veo colores: una explosión de verdes ante mis ojos, tantas tonalidades distintas como nunca había visto y lo supe. Esos colores me daban la bienvenida a la Tierra del Té, donde se cultiva uno de los mejores tés del mundo, en el país que fue primer exportador de Té hasta el año pasado y ahora es el segundo.

El aire es fresco, es más frío. Que alegría es poder dejar de sudar por un rato. En Colombo sudo por la humedad y la temperatura como nunca antes, en sombra o bajo el sol, ni en mi país caribeño sudé tanto. Aquí la brisa es templada, no demasiado sino lo suficiente para disfrutarlo. Mientras disfruto de las vistas  y los colores sigo pensando que quiero llegar pronto las vueltas y vueltas del camino me marean. De repente recibo algo más para mis sentidos, empiezo a ver puntos de colores brillantes entre la marea verde de las plantaciones, sigo, vueltas y vueltas, quiero ver de cerca. Me acerco más y compruebo que, son las recolectoras de té. Las famosas recolectoras de té que son descendientes de Tamiles de la India que los británicos trajeron hace mucho tiempo. Visten sus saris multicolores, tienen su Bindi, el punto que colocan las hindúes entre sus cejas que significa el centro del universo, el centro de la creación donde empieza el Mandala de la vida, donde todo se une,  dónde está el Anja Chakra, el chakra del tercer ojo. Sonríen y recogen rápido el Té, tan rápido que casi no puedes ver sus manos moviéndose. Son bellas.

Te puede interesar: “Las Mejores Playas de Sri Lanka Parte I

Seguir leyendo

El reino perdido de Polonnaruwa

Buda del Vatadage de Polonnaruwa Sri Lanka

Polonnaruwa es la antigua capital del Reino Cingalés del Siglo XI. Pero lo que queda no son las ruinas de una ciudad, creo que la descripción más apropiada es que son las ruinas de un complejo espiritual budista. Los reyes quisieron  mostrar su devoción a sus subalternos y vivir para siempre a través de sus obras, por lo que construyeron hermosas Estupas y hermosas estatuas. Las ruinas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1982 y yo tuve la oportunidad de visitarla a principios de este año con unos amigos que me visitaron desde Caracas.

La visita a las ruinas empezó con lo que yo llamo el Mandala de Budas. Los mándalas son formaciones circulares con diversos patrones o niveles que se repiten hasta formar un círculo y que significan distintas cosas dependiendo a qué religión le preguntes, pero en general está relacionado con simbología espiritual, significa el universo, la relación del ser con lo divino. Esta  estructura en  Polonnaruwa empieza dándote la bienvenida con la famosa Piedra Lunar (Moon-stone o Sandakada Pahana) típica de la arquitectura cingalés de Sri Lanka y es básicamente un medio mándala. Es hecho de piedra tallada y cada semicírculo tiene un significado, representaciones simbólicas de animales que representan los deseos de la vida, las etapas de la misma que se pueden ir superando una a una hasta llegar a la flor de loto, a la iluminación, al nirvana. Tanto la Piedra Lunar como los Muragalas o Guardias de Piedra, eran parte de la decoración espiritual típica de la época que se colocaban en las entradas de los recintos y aun se pueden ver versiones de estos en casas y en templos modernos.

Te puede interesar “Descubriendo las Cuevas de Dambulla y el arte budista”

La primera etapa de la estructura tiene una primera pared y la Piedra Lunar, pasamos a la segunda plataforma o lo queda de esta etapa que contiene columnas, luego viene la tercera con otro muro y otra Piedra Lunar. Este muro si es circular y está también custodiada por Muragalas.  Subimos los escalones y nos encontramos adentro con el siguiente nivel: los mismísimos budas sentados con sus manos en posición de descanso sobre sus muslos y sus ojos cerrados en meditación. Hay cuatro de ellos,  uno por cada entrada que están orientadas por los puntos cardinales. Estos Budas tienen las mejillas un poco más abultadas que otros que he visto, están un poco más rellenos,  varían dependiendo del artista. Esta maravillosa estructura es el Vatadage de Polonnaruwa. Se dice que fue creada para resguardar la Reliquia del Diente de Buda, el objeto mas venerado de Sri Lanka. Seguir leyendo

Qué hacer en verano en Varsovia

Conciertos de verano de piano en Varsovia

Ya les he contado sobre mis impresiones sobre Varsovia y los sentimientos que me despertó la ciudad, también les di datos históricos sobre qué deben saber antes de visitar este país, por lo que esta semana les quiero contar lo que pueden hacer  por en Varsovia en verano, por si quieren aprovechar e ir. Como sabrán esta temporada están llenas de eventos especiales en las capitales de Europa, porque el clima frío da un descanso y el sol brilla llenando de alegría el entorno. Para mí que nunca he vivido en un país con las cuatro estaciones, porque de la caribeña Venezuela me mudé a la tropical isla de Sri Lanka, a veces doy por sentado lo maravilloso que es tener el sol brillando por todo el año.

Artículo relacionado: “05 Cosas que debes saber sobre Polonia”

En fin, Varsovia en Verano es probablemente la mejor época para visitar la ciudad y les cuento las mejores atracciones:

Visitar Parque Łazienki y disfrutar de los conciertos de piano bajo la estatua de Chopin

Varsovia tiene el Parque Łazienki el cual es el  parque más grande de la ciudad y que además tiene palacios y distintas edificaciones que sirvieron a los reyes del país en el siglo XVIII. Pasear por el parque es algo que disfruté mucho con su verdor, con sus canales y hasta animales sueltos alrededor. Visitar el parque en verano es algo que probablemente quieres hacer, pero lo que no debes perderte es ir a los conciertos que hacen bajo la estatua de Chopin. Ya previamente les conté como me encantó esta estatua porque tiene mucho movimiento y es sin duda una estatua para un artista. Pues en verano todos los domingos al mediodía y a las 4:00 PM hacen conciertos de piano allí, una experiencia bellísima donde la música, el verdor de los alrededores, el reflejo de la luz en el pequeño estanque y el movimiento de la estatua te envuelven para llevarte a un lugar mágico donde solo la música clásica puede llevarte.

Los conciertos se realizan desde mayo hasta septiembre, con grandes músicos y lo mejor de todo: ¡es gratis! Revisen aqui el calendario de este año.

Seguir leyendo

Relatos desde Varsovia

IMG_5997

Nunca pensé que asociaría Varsovia con calor y brillante sol.

Haciendo mi maleta para visitar Polonia mis amigos me advirtieron que el verano estaba súper fuerte y que había muchísimo calor. Yo escéptica, pensaba: ¿bueno, que tan caliente se puede poner? Es Polonia después de todo, un país con frontera con Rusia y conocido por sus inviernos. También pensé: además vengo de Sri Lanka ya estoy aclimatada… Por supuesto que estaba equivocada.

En el verano del 2015 (específicamente en agosto) se registraron nuevos récords de temperaturas en Varsovia. Y aunque no era un calor insoportable para mí porque no era húmedo, pues los pobres polacos se estaban derritiendo y la ciudad no está muy preparada para ese tipo de calor. Por supuesto que no tienen aires acondicionados en las casas o restaurantes, ya que cae nieve en cantidades industriales casi la mitad del año. Yo de necia igual me lleve zapatos cerrados y pantalones largos que nunca use y me quedé con las ganas de probar las deliciosas sopas polacas que tanto me encantan, porque nadie estaba vendiendo o cocinando sopas con esa ola de calor. Visitar Varsovia durante esta ola de calor de seguro me dio una perspectiva peculiar y diferente de la ciudad. Los polacos son muy abiertos y amables para estar tan al este de Europa y no al sur, sin embargo estaban un poco atontados con el calor y hasta un poco desatados, había gente bañándose en las fuentes con su ropa interior, esto me pareció graciosísimo.

Artículo relacionado: “05 Cosas que debes saber sobre Polonia”

Por esa razón y otras, Varsovia para mi es esta ciudad cálida y única. Entre sus calles y fachadas de edificios se relatan tres realidades que unen y desunen el paisaje. La primera realidad es la historia del pasado reconstruido. Varsovia fue arrasada tres veces durante la Segunda Guerra Mundial, una primera vez con la llegada de los alemanes en 1939, una segunda vez durante el levantamiento del Gueto de Varsovia en 1943 y luego durante y al final de levantamiento de Varsovia en 1944 (dos hechos distintos que no deben confundirse). Para 1945 aproximadamente el 90% de Varsovia estaba destruida. Su centro histórico, se ve muy nuevo para ser histórico y se debe a que fue reconstruido gracias a dibujos de artistas italianos del siglo XVIII.

Seguir leyendo

5 Cosas que debes saber sobre Polonia

IMG_6150
Palacio de la Cultura y la Ciencia Varsovia

Polonia era un país que quería visitar desde hace tiempo, y no necesariamente para ver las cicatrices que dejó la Segunda Guerra Mundial o la época Comunista. Al contrario, quería conocer Polonia por lo que es hoy, por su arte, por su gastronomía, por su cultura y claro un poco también por la historia pero no necesariamente la historia fea y triste. Tuve la oportunidad de trabajar con la Embajada de Polonia en Caracas por casi dos años y tuve una inmersión en su cultura, que me llenó de curiosidad y admiración, además de muchas amigas.

Les quiero contar 06 cosas que deben saber sobre Polonia antes de visitarla para que entiendan mucho mejor la cultura, o para que conozcan estos datos (si no lo sabían) como cultura general o para sembrarles la curiosidad y quieran conocer más de este país.

 Este artículo es una antesala a mis artículos sobre la visita a este país, y aunque siempre les cuento con una ficha del país, esta vez les quiero contar un poco más porque este país me parece fascinante y tenía más conocimiento previo antes de ir a visitarlo por primera vez, por lo que comprendí muchas cosas que pasaban alrededor durante mi visita. Empecemos entonces:

Artículo relacionado: “Ficha Polonia”

  1.      Sufrieron lo peor de todo lo que pasó en el Siglo XX. Está lo que más se conoce de Polonia, la Alemania Nazi los invadió en 1939 y con eso se desató la Segunda Guerra Mundial. Polonia sufrió con fuerza la época de los nazis, incluyendo lo más horroroso como lo fue los campos de exterminio. El infame campo de Auschwitz está en Polonia. Como si fuera poco luego cayeron detrás de la cortina de hierro en la Guerra Fría convirtiéndose en un estado satélite de la Unión Soviética. Lo que trajo restricciones políticas, problemas económicos y represión.
  2.      Son un pueblo comprometido con su libertad. A pesar de su poca suerte en el Siglo XX, pocas personas saben que se levantaron contra la ocupación nazi en 1944, manteniendo el control de la ciudad por 63 días, es un episodio conocido como: El Alzamiento de Varsovia (ahora en Varsovia hay un museo dedicado al evento). Todo esto en un esfuerzo de conseguir su libertad antes que la Unión Soviética los rescatara  y fueran sometidos completamente por esta. Lamentablemente no tuvieron éxito a pesar de sus esfuerzos, y se convirtieron en un Estado Satélite de la Unión Soviética. En 1989 después de años de resistencia, huelgas y protestas, el gobierno comunista se sentó con la oposición, representada por el movimiento Solidaridad (que tenían como líder al ganador del Premio Nobel de la Paz Lech Walesa), para negociar. El resultado de las negociaciones trajeron una transición pacífica hacia la democracia, convirtiéndose en el primer país del comunista en lograrlo.
    IMG_6097
    Afiche en el Museo del Levantamiento de Varsovia

     

  3.      Canalizaron todo lo que sufrieron a través de sus artes. Desde la época del pianista y compositor Frederic Chopin el arte polaco empezó a ser una ventana de las luchas del pueblo polaco. Chopin compuso muchas canciones para acompañar el baile polaco La Polonesa, que también es un estilo de música folclórica. Esta música se dio a conocer en toda Europa gracias a él y además inspiró a muchos grupos independentistas que buscaban una Polonia independiente, ya que para ese tiempo Polonia estaba dominada por otros poderes imperiales de Europa. Se puede decir que los polacos han tenido siempre representaciones artísticas muy hermosas e intensas. Me gusta su teatro y su cine, por la intensidad de las actuaciones y de las emociones que demuestran. El arte polaco me hechizó desde el primer momento. Por ejemplo, el cine polaco es muy reconocido y galardonado, por ser un cine de autor intenso y complejo. Tienen cine que cuenta las historias no contadas de su pasado doloroso, una vertiente de “Realismo Socialista” en la época comunista y un cine de “Ansiedad Moral” para nombrar algunas vertientes. Entre los directores polacos más renombrados, son conocidos Andrzej Wajda (sus recientes películas incluyen “Walesa un hombre del pueblo”, “Katyn” y entre las más famosas están el “Hombre de Hierro” y el “Hombre de Mármol”), el controversial Roman Polański (director de “El Pianista”, “Macbeth”, “La Semilla Del Diablo” y “El Escritor”, entre muchas otras) y Krzysztof Kieslowski (director de la trilogía Tres Colores: “Azul”, “Blanco” y “Rojo”, el “Decálogo” y “La Doble Vida de Verónica”, por nombrar algunas). Si quieren empezar a conocer más sobre cine polaco, con algo más reciente les recomiendo la película “Ida” de Pawel Pawlikowski, la cual ganó el Oscar a mejor película de habla extranjera y a mejor fotografía en 2014. Si les gusta el arte tanto como a mí, de verdad no pierdan la oportunidad de disfrutar un concierto, una obra de teatro y/o una película polaca (Si quieres saber más del cine polaco puedes revisar este artículo en inglés).  Si les gusta la poesía, los polacos también tienen mucho que ofrecer en este campo. La manera como entregan el mensaje es espectacular, porque lo hacen rodeado de belleza, con pocas palabras, con emoción, así pues con arte puro.

Seguir leyendo