El Gran Viraje: mi llegada a Sri Lanka

tuk tuk en colombo

En septiembre de este año viajé por primera vez a Asia. Yo soy de las que quiero conocer y recorrer todo el mundo, pero Asia siempre está en la fantasía de la mayoría de los viajeros, por todas las historias de la diversidad, de los sabores y colores. Y yo no era la excepción, quería viajar a Asia enloquecidamente, lo que no me imaginé hace dos años, ni hace diez, ni lo imagine por un segundo antes, es que vendría a vivir en esta parte del mundo. Aunque había viajado, nunca había vivido fuera de mi natal Venezuela y pues venir a Asia a vivir, específicamente a Sri Lanka, es para mí toda una aventura que voy escribiendo cada día. Y ya tres meses después, no me arrepiento de esta decisión ni un poquito.

Partí desde San Francisco, por lo que iba en dirección contraria de la línea del día y salí un lunes y llegué un miércoles. El martes prácticamente ni lo viví, fue un día perdido literalmente, por cruzar la línea internacional de la hora. Salir desde San Francisco me hizo tener el peor Jet Lag en la historia de mi vida, porque la diferencia de horario entre la Costa Oeste de Estados Unidos y Sri Lanka son 13 horas y media. Pero los detalles del Jet Lag les contaré en otro artículo, mientras les doy algunos consejos para sobrellevarlo. El viaje tuvo: 2 escalas, más de 18 horas de vuelo (sin contar el tiempo en los aeropuertos), 2 aviones diferentes y mucha comida. Cuando finalmente llegamos, sentí tanta la inmensidad del mundo, que me hizo sentir muy muy pequeña. Este sentimiento me acompaña todavía en ocasiones, porque viajé por mucho tiempo y llegué a un sitio tan lejano, al otro lado del mundo, tan diferente y similar a la vez, que te das cuenta que el planeta tierra es ridículamente grande y que cada pedacito vale mucho la pena.

Antes de aterrizar en Sri Lanka, sólo había conocido 4 Sri Lankeses, 2 en la embajada en D.C. cuando apliqué  para la visa, una señora que tenía un restaurante de comida típica Sri Lankesa en California y un señor en un súper mercado. A todos les conocí 3 meses antes de venir para acá. Los Sri Lankeses físicamente, pueden asemejarse a los Indios del subcontinente, si eran como yo y saben poco del país les dejo mi artículo-ficha con información básica. Cuando llegué al aeropuerto lo primero que me sorprendió fue ver un anuncio con un señor con bigote y vestido de blanco, en la parte superior de la pared. Viniendo de Venezuela y habiendo escrito casi 300 páginas sobre las imágenes y la propaganda política, reconocí de inmediato que era una propaganda del Presidente. Primera sorpresa, eso no pasa “sólo en Venezuela”. Sri Lanka es una República Socialista y hay algunos paralelismos políticos entre este país y Venezuela. El más actual: en enero hay elecciones presidenciales y el Presidente (Mahinda Rajapaksa) estará optando por su tercer período presidencial consecutivo, por primera vez en la historia del país.

venta de king coconut en el Pettah
venta de king coconut en el Pettah

El aeropuerto es pequeño, la emigración es lenta porque todos los vuelos internacionales llegan alrededor de la media noche. Después de emigración, les recomiendo que tomen un taxi con aire acondicionado, lo van agradecer. Ya que cuando salí a la calle, eran pasadas las 12 am e igual pude sentir el calor y la humedad, típica de los sitios cercanos al mar y el olor a salitre se colaba por la brisa cálida.

Mis primeros días en el país, los pasé en la capital Colombo. Estaba con el horario al revés, con sueño la mayoría del tiempo y con una sensación de emoción y ansiedad por descubrir el país, la comida, la cultura, todo. Como nunca había estado en Asia, nunca había estado en un país mayoritariamente Budista. Y pues me impresiona todavía, como hay estatuas de Buda en todos lados, plazas, esquinas, autopistas. La imagen no se circunscribe a los templos, está en todos lados y de todas las formas, Buda sentado, Buda acostado o Buda de pie. Además aquí el gobierno apoya el budismo y lo refuerza, hay una televisora budista y todos los meses en cada Luna Llena hay una celebración budista llamada “Poya”. Que es tomada como día libre, para que los creyentes vayan al templo. Como se tiende a hacer, traté de comparar la iconografía cristiana con la budista y puede ser que estoy tan acostumbrada a la iconografía católica-cristiana, que ya mis ojos no se asombran al ver imágenes por todos lados de Jesucristo o la Virgen. Sin embargo, creo que no tenemos tantas imágenes al aire libre (con la excepción de Italia y el Vaticano), pero sí tenemos muchas iglesias. Me parece que a nivel cultural, para ambas religiones las imágenes están apropiadas por la población. Así como vemos buses con imágenes cristianas, los tuk tuk (carros de tres ruedas que se usan por lo general como servicio de taxi) también tienen sus imágenes o estampillas. Además como en Colombo están las otras 3 religiones del país, puedes ver mezquitas y escuchar el llamado a rezar a las 6 de la tarde en punto. Puedes pasar por una iglesia o tener la mirada perdida en la calle y ver pasar muy rápidamente una estructura alta, colorida, con esculturas diversas en el techo, que casi quieres bajarte del carro e ir a buscarla. Si te pasa, es porque has visto un templo hindú. Esa diversidad es sin duda, una de mis cosas preferidas de la ciudad.

Colombo es una ciudad relativamente pequeña para ser una capital en el Sudeste Asiático,  pero es frenética, hay tráfico y horas picos. Más que por la cantidad de carros, es por la falta de señalización y semáforos. Es un pequeño caos, pero a mí en lo personal me parece un poco divertido, tal vez porque vengo del frustrante tráfico de Caracas y aquí corre un poco más rápido, también es un caos diferente. La ciudad también está creciendo rápidamente, la culminación de la guerra ha traído más inversión pública y privada al país. Aquí necesito hacerles otra aclaratoria, Sri Lanka tuvo un conflicto civil por 26 años, que terminó apenas en el 2009. Esta guerra civil como deben imaginarse, fue sangrienta y lamentable, hay aún denuncias sin resolver de graves violaciones a los Derechos Humanos por parte de cada grupo. La recién adquirida paz después de más de dos décadas de guerra, define en parte de la cultura y actual comportamiento de la sociedad.

Otras cosas, se han mantenido igual en el tiempo como la adoración de los Sri Lankeses por el té. El país es un gran productor de té y en vez de cafeterías, hay Tea Lounge (salón de té), para que disfruten del especial y famoso té de ceylon. Prometo en los próximos artículos ahondar sobre cada tema religión, la ciudad, el té, las elecciones, los tuk tuk, las calles, de este país que será  mi hogar por un tiempo más.

P.D. La ciudad tiene el mar al oeste, así que podrán ver el gigante azul todo el tiempo y disfrutar de los más bellos colores del atardecer.

5 thoughts on “El Gran Viraje: mi llegada a Sri Lanka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s