A la altura del Lago y Santa Cruz de la Sierra

A la altura del Lago santa cruz de la sierra

Continuando con mi viaje a Bolivia, cuando les conté sobre la Paz  les dije que era necesario llegar allá si quieren pasar por el lago Titicaca y por Copacabana, lo cual les recomiendo totalmente. Cuando fui estaba apenas empezando el invierno, aunque era un día hermoso y soleado. Fuimos en auto  porque teníamos la posibilidad aunque ninguno de los presentes había ido nunca. Nos encontramos que el camino para el lago Titicaca no está nada señalizado, nosotros casi llegamos a la frontera con Perú, viendo siempre el lago del lado derecho, pero sin poder acceder a él. Fue muy gracioso después de unas cuantas horas en el carro, observando el lago, esperando algún cruce o camino que nos permitiera llegar a la orilla y no lo encontrábamos. Llegó un momento en el que vimos colas de grandes camiones y no entendíamos porque estaban ahí, nos metimos en la cola también y preguntamos a que se debía la misma y un señor muy amablemente nos explicó que era para pasar por la frontera, porque aduana revisa los camiones. Entonces cuando le dijimos que queríamos ir a Copacabana por el estrecho de Tiquina y no a Perú, nos dijo que estábamos muy lejos, que teníamos que haber cruzado por el pueblo del Alto. Lo que quería decir que habíamos perdido aproximadamente hora y media del viaje y que si regresábamos iba a ser otra hora y media, más el tiempo hasta que nos tomara llegar a Copacabana.

Artículo relacionado “La Impasible Paz. Bolivia, Crónicas del Altiplano”

¿Qué hacer? ¿Tal vez improvisar un poco  y visitar el lago por el lado del Perú? Bueno yo era la única sin pasaporte así que esa opción la descartamos rápidamente luego de darme cuenta (lección: llevar siempre el pasaporte si vas a estar cercar de cualquier frontera por si acaso). O podíamos call it a day, como dicen los americanos, y ¿regresarnos a casa ya que habíamos perdido unas cuantas horas perdidos? O regresar e ir al lago asumiendo que nos iba a anochecer en el camino de regreso al final del día. Después de pensarlo, pasar el asombro/frustración hicimos lo mejor por el viaje y seguimos hacia el lago Titicaca. Así que si alquilan un carro es mejor llevar un mapa o las direcciones. Y cuando digo mapa: es un MAPA, impreso en físico, no cuenten mucho con google maps  u otro sistema de navegación porque no hay buena conexión.  Además lleven comida para el viaje, pueden ser tres horas desde La Paz (sin contar el tráfico para salir de la ciudad o si se pierden como en nuestro caso) y de verdad no hay restaurantes, ni estaciones de servicio en el camino.

Al final la pérdida que nos echamos valió la pena porque pudimos ver una formación de montañas nevadas hermosas.  Así como disfrutar del paisaje, donde la vegetación es árida, con el frió seco a todo su esplendor, me recordó a la vegetación del Calafate en la Patagonia Argentina. Además el camino es el escenario típico de cualquier “road trip” pocos carros, una carretera delgada y larga, sin muchas cosas más que la naturaleza a tu alrededor.

Ya en el Lago Titicaca camino a Copacabana, entiendes la majestuosidad de este lago. Tiene el  agua un poco salada y está a 3812 metros sobre el nivel del mar, lo que lo convierte en el lago navegable más alto del mundo, es vasto, profundo, verde y tranquilo. Entiendes porque ha inspirado todas esas leyendas del origen de la cultura Inca: por su esplendor. Lo cruzas en unas chalanas de tablas de madera donde tienes que montarte tú y el carro. Y aunque no da mucha confianza porque en verdad movilizan hasta dos carros con motores de lancha, los que lo hacen son unos expertos y te cruzan por el  estrecho de Tiquina rápidamente, ahorrándote muchas horas más de camino si lo haces por tierra.

Copacabana es hermosa. Aunque el nombre viene dado por la adaptación al español del nombre de la diosa precolombina “Copakawana”, tiene un cerro al lado parecido a la imagen de la playa en Brasil. Lamentablemente el clima no es como en Brasil y el viento es frío, es como una playa normal sólo que sin olas y sin el clima caliente. Pero el clima no le quita el encanto, el pueblo  es acogedor, es  un pueblito de playa con la tranquilidad e informalidad de todo pueblo costero. Hay variedad de restaurantes de comida típica e internacional, así como variedad de opciones para quedarse y bares ya que es bien turístico. Pueden usar unos barquitos en forma de cisne para pedalear por el lago o salir a la Isla del Sol, que es la isla más grande en el lago y era un lugar sagrado para la adoración del Dios Sol en el tiempo de los Incas.  Esta isla se llamaba previamente Isla Titikaka y le dio el nombre al lago.  Por último, no pierdan la oportunidad de ver las estrellas mientras estén en el lago Titicaca, las sientes más cerca como si las fueras a tocar. Son más brillantes, es todo un espectáculo.

Santa Cruz de la Sierra

También pude visitar por unos días la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. En esta ciudad entiendes otra parte de la diversidad étnica de Bolivia, la etnicidad de la población cambia considerablemente en comparación con la Paz, aquí no ves a la adorables cholitas sino que se nota la mezcla de razas que predomina en toda Latinoamérica. El clima es caliente y con un viento inexplicable para mí, porque no tienen mar cerca. Es un viento que cuando sopla puede tumbarte, que te obliga a cerrar los ojos al caminar y que hace que las nubes se muevan tan rápido, que si miras hacia arriba a un edificio alto, podrías marearte porque sientes que la que se mueve eres tú y no las nubes. Bueno también tengo que aclarar que yo me mareo fácilmente, en barcos o ferrys, en montañas rusas y a veces en el carro, después de aclarar esto les podré seguir contando de las aventuras que tenga que me marearon. También encuentras un tráfico más organizado, digamos que Santa Cruz es menos frenética que la Paz.

Por el cambio de clima hay un cambio de vegetación, que me recordó más al de Venezuela, más verde menos seco y menos frío. Hay una plaza frente a la catedral en Santa Cruz, que es muy viva, hay mucha gente por las tardes, niños jugando, comercios alrededor y bellos edificios coloniales. Se pueden comprar un helado y comérselo mientras disfrutan de la cotidianidad de Santa Cruz. Para las chicas, hay una piedra semi preciosa conocida como “la bolivianitao ametrino, que es la combinación entre el citrino y la amatista. Por lo que es bicolor, va desde un amarillo-ámbar al púrpura. Es muy bella y la pueden conseguir en zarcillos, dijes, anillos, entre otras. Santa Cruz es un destino tranquilo, si quieren disfrutar un poco más del ambiente de ciudad.

Lo que no hice, pero haré la próxima vez es ir al Salar de Uyuni. Es por la recomendación de muchas personas lo mejor de Bolivia. Y mi mejor recomendación son las estrellas, véanlas en el lago Titicaca.

3 thoughts on “A la altura del Lago y Santa Cruz de la Sierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s