California y el índigo, relatos del color.

California y el indigo, relatos del color portada

En respuesta a: One  word challenge: Indigo

Como les había contado en artículos previos, tuve la oportunidad de pasar un mes en el estado de California, Estados Unidos en agosto del año pasado. Aunque California es conocida como el Golden State o Estado Dorado, este no fue el color que más me resaltó en mi visita. Tampoco lo fué el color azul de sus playas y del cielo en los claros días de verano. Sino más bien el color Índigo también conocido como añil. El color índigo se conoce como una tonalidad oscura y profunda de azul. Pero por estar entre el azul y violeta en el circulo cromático, mucha gente lo reconoce como un color que puede variar entre ésos dos colores. Total es que es un color secundario e intenso que en arte se puede obtener de la mezcla de rojo y azul.

En California me encontré con distintas tonalidades de este color, que saltaban en diferentes formas en la naturaleza como en flores, árboles y hasta verduras.

Empecemos con lo más dulce y placentero, las frutas. Unos higos con un tono violeta-índigo y unas deliciosas uvas de un viñedo. Ambas frutas las encontré en la ciudad Healdsburg. Que queda al noroeste del famoso valle de Napa. Es también una zona de Viñedos con vinos de excelente calidad y no tan caro ni famoso como Napa. Pronto les contaré sobre mi experiencia en los viñedos californianos, otra cosa más que hacer en este bello estado.

Te puede interesar “Califordiversion: un verano en Santa Cruz”

Luego seguimos con lo que más embellece, las flores.  La primera flor (tengo que mejorar mis conocimientos de nombres de flores, lo confieso. Esta es conocida pero no me sé el nombre, si alguna alma se lo sabe, me lo puede dejar en un comentario)  la encontré también en Healdsburg, así como la segunda. La  tercera en Santa Cruz. Todas tienen un color tan vivo y profundo que resaltan a distancia.  Y les dejo este delicioso helado, que aunque no es una flor, el sabor fue extraído de una. El helado era de lavanda, lo comí en la heladería Marianne’s en Santa Cruz. La cual es una heladería local y que ofrece helados caseros, con mas de 50 años en el mercado.

En un artículo anterior “California dreaming”, les conté sobre unos árboles al estilo Van Gogh que se encontraban en Santa Cruz, pues no fueron los únicos en sorprenderme ya que encontraba árboles a lo largo de todo el norte del Estado, con un color de hojas sorprendente, tan oscuro como un vino tinto. De verdad no los he visto en otra parte.

También encontré verduras, que comúnmente reconocemos con el color violeta, como la remolacha y la berenjena. Estas fotos las tomé en un mercado de campesino en Santa Cruz y en ese momento no me sorprendió el color, sino las medidas de estos vegetales. En Venezuela tienen tamaños diametralmente opuestos. Las remolachas son pequeñas y las berenjenas muy grandes.

Y hasta encontré vegetales de los cuales desconocía su variedad de colores, como las zanahorias que pueden ser además de naranja, púrpura y amarillas,  y la coliflor que puede ser además de blanca, amarillo y violeta. Esto fue interesante para mí porque en mi país la zanahoria es naranja y la coliflor es blanca, no hay más tonalidades.

Si todas los tonos que ven en mis fotos los han confundido sobre cómo es el color índigo, les cuento un poco de historia. En el pasado había sido usado como colorante de telas. Se dicen que los primeros demin (jeans) eran pintandos con una pasta derivada de plantas del género Indigofera. Que se obtenían principalmente de la India, de ahí viene el significado etimológico de la palabra “índigo”, en latín ndĭcus que significa ‘de la India’. El primer color índigo artificial se creó en 1890 por un Suizo y a partir de ahí se empezó a utilizar más y más en el arte, bajo el nombre de Azul de Prusia.

Les dejo los colores relacionados al índigo que encontré en mi colección de colores prismacolor y  las variaciones en las tonalidades, que siempre van como les dije entre el azul y violeta. Además de los tonos que encontré en mi colección de acuarelas, donde tengo el famoso Azul de Prusia. Me encanta usarlo para pintar el color azul intenso de cielo nocturno, sombras generadas por objetos o las capas de montañas que se ven a la distancia de una cordillera.

Más allá de la teoría del color, los colores son asociados con sensaciones y creencias. En el caso del índigo este color tiene un significado espiritual importante, según el hinduismo se le asocia con el Chakra (centros de energía inmensurables del cuerpo) del tercer ojo, que es el de la intuición y la percepción extrasensorial. También lo asociamos con el poder y la imaginación. Y  ustedes como se sienten con este color?  que les recuerda? que les inspira?

4 thoughts on “California y el índigo, relatos del color.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s