Compras locales, capítulo uno: Budapest y La Paz

mercados locales capítulo unoAcuérdate de ir  al mercado principal si vas de visita a una ciudad visita, venden la mejor comida típica.-

Este fue el consejo que mi papá me dio un consejo cuando era más joven. Cuando dijo mercados principales se refería a los mercados de campesinos de las ciudades. Y aparte de que tienen la mejor comida típica, también puedes encontrar a veces opciones más baratas, perfecto cuando uno anda de turista. Recuerdo que era una práctica que hacia mi abuelo materno también, para comprar comida más fresca. Entonces empecé a practicarla, la primera ciudad en lo que lo hice fue en Budapest, Hungría  cuando fui en diciembre del 2010. Llegué al Mercado Central (Central Market Hall o Great Market Hall). Primero porque el mercado es muy antiguo tiene más de cien años, es muy bello y es un “must” de la ciudad. Recuerdo sus altos techos de metal que además me sirvieron de refugio de la nieve, era mi primer invierno en la vida así que como caribeña lo agradecí mucho. Ahí me comí un Gulash espectacular, éste es el plato típico húngaro por excelencia, es un estofado/guisado de carne con salsa roja y vegetales, estaba caliente y bien condimentado, la carne estaba muy suave casi se derretía en la boca.  El mercado hasta encontré souvenirs un poco más baratos que en el resto de la ciudad, así que aproveche de comprar regalos para mi regreso, sobre todo la especia Paprika.  Y también encontré casitas de pan de jengibre, como las  que te imaginas cuando escuchas la historia de Hansel y Gretel.

Con esta primera visita entendí que ir a estos mercados te da un buen input acerca de la ciudad y la cultura. Ves que compran los locales, conoces las frutas y vegetales de esa tierra, seguramente te encontrarás con alguna que no habías visto y/o probado nunca. Además puedes encontrar comida típica como hecha en casa y fresca; también puedes conocer si donde estás los campesinos tienen prácticas de comida orgánica por ejemplo. Es una degustación para todos los sentidos, les recomiendo ir con la glándula de la curiosidad activada  para mejor disfrute de la experiencia. Esta es la primera entrega de una serie de artículos referentes a las visitas que realice a los mercados locales.

En mi estancia en la Paz aproveché de ir a un pequeño mercado que encontré un miércoles en la calle de una zona residencial. En cuanto a los vegetales y frutas no variaron tanto a los que podría encontrar en mi país, exceptuando los nombres de muchas de estos vegetales. Esto es muy común en Latinoamérica entre países y regiones cambia el nombre, ahora me acuerdo cuando no sabía esto y estando en Europa le hablé a un Nicaragüense de Cambur (banano o guineo), de lechosa (papaya) y de patilla (sandía), su cara de sorpresa me sorprendió a mí y luego hablando con él fue que entendí que esos nombres son más bien venezolanos, no de “español internacional”.

Volviendo a Bolivia encontré unas calabazas muy muy grandes, quínoa y lo que más me gustó descubrir fue una especie de Avocado (aguacate, palta) que no había visto nunca. Este tipo de avocado es pequeño y delgado puede tener el tamaño de un dedo, es cremoso como los avocados americanos, que son menos aguosos que la especie que se encuentra en Venezuela y Sri Lanka. Además no tienen semilla y tienen un tamaño perfecto para personas que viven solas, porque me sucedía que a veces quería comer avocado para el desayuno, cortaba uno, solo usaba un cuarto y lo dejaba en la nevera. Pues cuando volvía a recordarlo estaba con apariencia sospechosa e incomible. Entonces este avocado pequeño me gustó mucho e incluso pensé que podría ser una merienda saludable a la mitad del día, sin azúcar, sin gluten y bien natural. Lamentablemente estaba muy entusiasmada comiéndolo y cometí el error de no tomarle fotos, al menos tengo el nombre local para que lo busquen: palta peruana sin pepa. En Bolivia, como en los demás mercados que he ido, lo bueno es que si no conoces algo es muy posible que el vendedor te deje probar un poco, como estrategia de venta para ellos.

Mercado local La Paz

En este mercado vendían postres, vegetales, frutas, pollo, carne, especias, flores, productos procesados y hasta ropa usada. Los colores se olían por todos lados, en las frutas, en las flores y hasta en la ropa de los vendedores. Culturalmente me sorprendió encontrar Cholitas muy ancianas (parecían de más de 80) ofreciendo su ayuda para cargar las compras que hicieras en sus mantas multicolor (llamadas Awayu) y llevarlas en la espalda. Me mostró una de las caras de Bolivia, la gente trabaja hasta que el cuerpo aguante para comer. También las señoras que tienen servicio van y compran, luego son sus cholitas que llevan las compras a casa en sus awayu en la espalda, no se ven carritos especiales para llevar las compras. Los que venden hablan entre ellos las lenguas originarias que se encuentran todavía en Bolivia a gran escala como les contaba en mis otros artículos.

Artículo relacionado “La impasible paz, Bolivia-crónicas del altiplano”.

En varias zonas de La Paz puedes encontrar mercados de este tipo, hay que salirse un poco de la zona turística, ya que lo que están en esas zonas lo que venden más es artesanías. Pero por ejemplo alrededor del “Mercado de Hechicería” (al que no entre) en el centro de la ciudad, podrán encontrar vendedores campesinos con frutas y verduras. También hay mercados municipales en distintas zonas y el más viejo y visitado por los paceños, el llamado Mercado Rodríguez. Para seguirlos motivando acerca de lo divertido y delicioso que es ir a un mercado local, en las próximas entregas de esta columna de Mercados l¿Locales les traeré Santa Cruz y Sri Lanka.

Más artículos sobre Bolivia: A la altura del Lago y Santa Cruz de la Sierra.

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook e Instagram), para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

2 thoughts on “Compras locales, capítulo uno: Budapest y La Paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s