Kandy y el Diente en el templo

Kandy y el Diente en el Templo

¿Diente y Kandy? ¿Será Candy? ¿Caramelo en inglés? No, Kandy es una ciudad en Sri Lanka y tiene un templo que se llama el Templo del Diente o Sri Dalada Maligawa. El Diente al que debe su nombre es un diente del mismísimo Buda que se encuentra en el templo.  La historia de esta reliquia es una bella leyenda al mejor estilo clásico. El príncipe Danta y la princesa Hemamala trasladaron el canino que quedó después de la incineración del cuerpo de Gautama Buda a Sri Lanka, escondido en el cabello de la princesa en el Siglo IV antes de cristo. Luego de cambiar varias veces de lugar entre Sri Lanka y la India, se estableció en esta ciudad en el siglo XVI y le hicieron un templo para mantenerlo cerca de la casa real. Este templo no es el original y tiene varios anexos y edificios que lo hace un complejo arquitectónico en el que debes pasar horas para recorrerlo, además fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1988. El diente atrae peregrinos de todo el mundo budista y es el protagonista del Esala Perahera el festival más colorido de Asia, donde al ritmo de decenas de elefantes, fuego y bailarines, se realiza un peregrinaje por la ciudad.

Kandy es una ciudad que queda en el centro del país, en la parte montañosa y es la segunda ciudad más grande después de la capital Colombo. Fue el hogar de la historia real del país, donde estuvieron famosos reyes y fue la última ciudad en caer bajo el dominio colonial, ante los ingleses. Luego de resistir por dos siglos a los portugueses y holandeses. Y es por esto que es la ciudad donde reside parte del nacionalismo y orgullo esrilanqués. También es conocida como la capital cultural de la isla, por haber conservado por más tiempo las costumbres pre coloniales. El camino hacia la ciudad te muestra el variante del paisaje de la isla, porque empiezan las montañas, la temperatura baja un poco y no tiene nada que ver con la planicie de la costa húmeda y azul. Aquí el paisaje es de diferentes tonalidades de verde intenso por las plantaciones de té, montañoso y con un poco de neblina.

Al entrar al templo habrá guías que te ofrecen tours. Yo tenía apenas unas semanas en el país cuando fui y no me quise arriesgar a ser embaucada con un tour, así que no lo tomé. Creo que se podría negociar el precio y pagar entre 500 y 1000 rps (4-7 USD) por media hora. Hay que pagar la entrada y quitarte los zapatos, los puedes dejar en un sitio especial para esto y  luego pagar algo (40-20 rps que son como 30 centavos de USD) para que te los resguarden. Este es una de las cosas que más me impresionó de entrar a un templo budista, hay que quitarse los zapatos, al igual que para entrar a los templos hinduistas. Es una costumbre muy importante, demuestra respeto y además consideran que los zapatos son sucios y no hay que traer sucio a un lugar sagrado. Aunque al principio te puedes sentir un poco raro y hasta un ataque de germafobia/bacterofobia te podría dar, luego se te pasa. Caminar sin zapatos te da más libertad y sientes la experiencia más real, sintiéndolo desde tus pies mucho más que si anduvieras con zapatos.  Tambien es importante estar vestido apropiadamente, cubrir hasta las rodillas y los hombres. Nada de escotes. Hay que hacer el esfuerzo a pesar del calor y respetar esa cultura, recuerden no darle la espalda a ninguna estatua de Buda tampoco, no está permitido.

Los lugares sagrados tienen su propia energía, sin importar de qué religión sea el lugar. Cuando son realmente usados para la devoción religiosa se puede sentir, ahora si no se usan para eso están como vacíos, son un sitio como cualquier otro o como un museo. Esto me pasó en algunas iglesias en Europa, que aunque son una obra de arte arquitectónico, adentro me sentía como un bazar que te vendían de todo y parecía como si ya no usaran el sitio para la devoción. En los templos budistas en Sri Lanka no he sentido esto. Aunque en el templo del diente puedes comprar una flor de loto como ofrenda (solo cuestan 1 USD), es solo en la entrada y no me parecía tan mercantilista. Y si es verdad que hasta ahora siempre he tenido que pagar para entrar en estos templos, a los locales no les cobran nada. El templo tenía una energía fuerte, digamos que no me sentía tan en paz como en otros, creo que era por la cantidad de gente y era un poco más frenético. La gente quería pasarte por encima, tenían como una urgencia para llegar y dar su ofrenda antes que tú. Y es que este templo atrae peregrinos de todos lados de Asia, es muy importante para los budistas y sobre todo para los esrilanqueses.

Al entrar pasas por un pasillo con pinturas en la pared que va hasta el techo. Este tipo de pintura que cuenta con elefantes, peregrinos llevando ofrendas y reyes, se repiten en otros templos y en sourvenirs es algo muy típico de Sri Lanka. Al entrar al santuario (shrine) ves un par de largos colmillos de elefante en la entrada de una puerta, pensé que ahí estaba el diente, pero estaba cerrado así que no lo pude certificar, este lugar se llama Drummer’s Courtyard o Hewisi Mandapaya. Luego subí unas escaleras, entre empujones y dejándome llevar por una marea de gente. Allí entregue la flor de loto que había comprado, gracias a la muchedumbre que me llevaba como en un río, no pude sacar fotos. Dejé mi flor de loto en una mesa donde todos los dejaban y salí de ahí para dispensarme de la multitud. Después corroboré que ahí donde la euforia era mayor, era donde está el diente. Que no está a la vista del público y solo lo exponen unos días cada cierto tiempo. Así me ha pasado en varios sitios en Sri Lanka donde tienen alguna reliquia o símbolo del budismo, no están a la vista. Hay que ir para experimentar el lugar pero no a saciar la curiosidad de ver lo que sea que tengan porque no lo muestran, un poco decepcionante para los no creyentes, pero al final eso es la fé ¿no creen?, creer sin ver.

Al bajar nuevamente por las escaleras salí por la puerta izquierda, donde te encuentras con una estructura de columnas de madera talladas muy bella. Es el Audience Hall donde se firmó el tratado en el cual los habitantes de Kandy les cedieron el poder a los británicos. Aquí puedes sentarse y descansar un rato, porque como les dije al principio, el Templo es un complejo grande de museos y edificios para ver, así que necesitas energía para continuar.

 Detrás del santuario queda el nuevo santuario (New Shrine Room) o Alut Maligawa. Este me gustó mucho más, es un salón largo y blanco, con pisos de cuadros blanco y negro, con estatuas de Buda en todas partes. Además tiene 21 imágenes de la historia completa de la reliquia del Diente de Buda, donde relatan todo su recorrido hasta que llego a Kandy. Sobre este edificio se encuentra el Sri Dalada Museum o Museo de la Reliquia del Diente. En el primer piso hay ropa e información de los jefes del templo de varios años, algunas no tan bien conservadas. Así como encontrarán fotos del atentado terrorista que sufrió el templo en  1998 a manos de la guerrilla separatista los Tigres de Liberación de Eelam Tamil (LTTE por sus siglas en inglés) en los tiempos del conflicto civil. Aunque la antigüedad de las piezas puede sorprenderte, la poca conservación desanima un poco. Yo la pase mejor porque había unas religiosas que visitaban desde Vietnam y les estaban abriendo las puertas a balcones normalmente clausurados, así que use mi cara de turista curiosa y me colee con ellas a ver la vista del lago artificial que se encuentra frente al templo.

Te puede interesar: “Elecciones y visita del Papa Francisco a Sri Lanka: dos semanas históricas”

El segundo piso de este edificio parece una quincallería, tiene de todo, lentes, joyas, estatuas miniaturas de Buda, monedas, etc. Son todos los regalos y ofrendas de todas partes del mundo para la Reliquia Del Diente. Aunque nuevamente la conservación de los objetos es discutible, es bien interesante verlo. Parecen cosas sacados desde el fondo del Titanic, cosas de todas las épocas. En estos dos pisos no había posibilidad de sacar fotos lamentablemente.

Frente a este edificio está el museo mundial del budismo al que no fui por falta de tiempo. Sin embargo atravesé a pie limpio saltando por el calor del pavimento hasta llegar al Raja Tusker Museum. Este museo está dedicado al Raja, el elefante más famoso de Sri Lanka. El museo es más para locales, porque no hay información en inglés solo en los idiomas locales. Es un cuarto pequeño con fotos de este elefante y el elefante mismo disecado al fondo. Raja murió en 1988 después de 50 años de servicio como el Kady’s Maligawa Tusker, que es el elefante elegido para llevar la reliquia del diente en procesión de Esala Perahera. Fue el elefante con más tiempo en servicio y desde su muerte ha sido difícil sustituirlo, por todas las características específicas que debe tener el elefante elegido para dicho honor. Sri Lanka es conocida por sus elefantes y a pesar de los esfuerzos para la protección de este majestuoso animal, todavía son usados en eventos religiosos, por lo cual no están en libertad. Aunque puede ser difícil verlos en procesiones y en templos con cadenas, al menos siento que los respetan y admiran.

Elefante Raja al Raja Tusker Museum
Elefante Raja al Raja Tusker Museum

Si quieren conocer sobre el festival Esala Perahera que dura 10 días revisen esta página con la información. Todos los años cambia de fecha por adaptarse a la luna llena. Este año cae a finales de agosto para los que se animen, igual espero tenerles más información del festival 😉

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook e Instagram), para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Artículo relacionado: “Una tarde local en Colombo: Galle Face Green”

Mas artículos sobre Sri Lanka aquí 

6 thoughts on “Kandy y el Diente en el templo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s