Escapada invernal a Jim Thorpe (Penssylvania)

Por fin se está acabando uno de los inviernos más fríos que Nueva York ha conocido en muchos años. Los expertos hablan de cambios climáticos. Los habitantes ya no aguantaban más el clima. Mientras, los turistas batallaban un poco para visitar las atracciones exteriores. (Si quieren checar mis fotografías de Nueva York bajo la nieve pueden dar click aquí y aquí) Pero la buena noticia fue para los que les gustan los deportes de invierno. Normalmente cuando uno está en Nueva York, tiene que ir hasta Vermont (al noreste de Estados Unidos) o a Colorado que parece que es todavía mejor (en el centro del país) en cuanto a buenas condiciones de nieve. Pero son viajes de muchas horas. Y este año no se necesitaba ir tan lejos porque cayó tanta nieve que las estaciones cercanas a Nueva York que no quedan tan altas, eran muy buenas opciones.

En mi primer artículo sobre las afueras de la ciudad, ya les había hablado de una estación de ski que queda en el norte del Estado de Nueva York. Hoy les contaré de la región más dinámica y cercana a la ciudad Nueva York para deportes de invierno. Estas montañas se llaman Pocono y quedan en Pennsylvania, a 1 hora o 2 de la ciudad. Ahora, también quedan muy cerca de la ciudad de Philadelphia, para la cual necesitaría más de un artículo, por lo que mejor nos quedaremos en las montañas 😉

Allá, también pueden ir en verano para hacer caminatas, bicicleta o rafting.  Hay buses que hacen el paseo en un día desde Nueva York hasta la montaña Shawnee (la más cercana a la ciudad) o si quieren ir más lejos, les recomiendo alquilar un carro desde Hoboken, New Jersey donde pueden llegar con el tren a una estación de Manhattan. Allá, los precios son más baratos y hay muchas opciones para restaurantes y bares. Además si van por el Hudson river, tendrán una vista espectacular sobre la skyline de Manhattan.

Hoboken

Este año, queríamos hacer raquetas de nieve, porque íbamos en pareja con diferentes niveles  de práctica y conocimiento en  cuanto a los otros deportes de invierno. Por lo  que buscábamos algo fácil que podíamos hacer juntos y que sea también barato y no tan peligroso como el ski. Buscando en el sitio web de Poconos, encontramos al pueblo de Jim Thorpe del cual les hablaré más adelante. Nos arreglamos con el guía de JTX para hacer una excursión con raquetas de nieve por medio día y nos fue muy bien. No solo, nos explicó muchas técnicas (como correr con raquetas, saltar troncos o subir montes), también nos llevó a sitios alejados y reveladores del pueblo para enseñarnos un poco de su historia. Parece que estos chicos también tienen alojamiento para grupos grandes así que quizás pueden checar esta opción. Para mi, era la segunda vez que hacía raquetas de nieve. La primera vez fue en Francia y recuerdo que mis piernas me dolían mucho el día siguiente. Esta vez no subimos tantas montañas así que no me molestaron tanto los músculos pero sigue siendo un deporte intenso. Y quedo perfecto que después de la excursión, el hotel nos ofreció servicios de masajes 🙂

Este hotel es el más famoso del pueblo y se llama the Inn at Jim Thorpe. Queda a la entrada de la calle principal frente a la histórica estación de tren. Nuestro cuarto se veía un poco viejo pero cuando luego me explicaron que la ciudad quiere promocionar su historia entonces me pareció justo. Jim Thorpe que hasta los años 50 se llamaba Mauch Chunk (que significa montaña en forma de oso en la lengua indígena del pueblo), construyó su riqueza sobre la industria del carbón y su infraestructura ferrocarril. Hoy el tren ya no funciona pero lo abren para tours turísticos en las montañas (no pudimos probarlo ya que está cerrado hasta mayo). Después de varias decenas de crisis económica, hoy la economía del pueblo depende mucho del turismo y de las actividades de verano e invierno de las cuales les hablé antes. Además parece que es muy buen sitio para observar la migración de las aves en otoño así que cada estación tiene su encanto. El pueblo también cuenta con un museo, una biblioteca y un centro cultural. Y en temporada alta, se puede visitar la casa del hombre de negocio Asa Packer quien fue uno de los actores principales del crecimiento económico del pueblo en el siglo XIX.  En la calle principal del pueblo (Broadway), podrán ver otras casas más modestas pero con estilo muy refinado que se desarrolló durante este periodo de crecimiento del pueblo.

Ahora quien era Jim Thorpe? Un atleta americano que ganó varias medallas olímpicas de oro. Y por qué se llama el pueblo así? Porque en 1953, cuando se murió el deportista, la esposa de Jim Thorpe quiso honrar su herencia con un memorial y el Estado de  Oklahoma de donde venía él, no quiso invertir en eso. Mauch Chunk que entonces recogía donaciones de sus habitantes para invertir en un proyecto comunitario, aceptó honrar al atleta que había empezado su carrera en el área. Hace pocos años, los hijos del deportista contestaron esta decisión y quisieron mover el cuerpo a Oklahoma pero la justicia decidió en favor del pueblo de Jim Thorpe.

Memorial Jim Thorpe

Cuando llegamos, me sorprendió el montón de decoración que colocaron para la fiesta irlandesa del Día de San Patricio, dado que se iba a celebrar 2 semanas después. Era un primer indicio de la dinámica del pueblo a pesar de sus pocos miles de habitantes. Muchas tiendas estaban cerradas porque la estación alta empieza en la primavera. Y la mayoría de estas vendían cosas vintage o hasta hippies. Alcanzamos ir a una casa que acoge varias tiendas y se llama Douglas House. Allá fuimos a la Stonekeep Meadery, y es donde descubrimos un alcohol antiguo a base de miel llamado mead y su hermano (melomel) que viene mezclado con frutas. Pueden probar hasta 5 alcoholes gratuitamente o lanzarse en la degustación completa por 5 dólares (a mi me dejó feliz pero nada grave). El vino no lo recomiendo porque estaba muy dulce, a lo menos para mi paladar que está más acostumbrado a sabores europeos. Una cerveza local que sí me gustó demasiado es una de la marca Victory que es de Pennsylvania. También les recomiendo el restaurante llamado Stone Row que queda en la calle Race, otra calle animada del pueblo. Allá tenían opciones vegetarianas con lentejas o hummus y fue bien barato en comparación con los otros restaurantes de la ciudad. Y para quienes quieren escuchar música contemporánea, hay también el opera y la sala de concierto Penn’s Peak.

Así que Jim Thorpe es perfecto para una escapada de algunos días en pareja o con un grupo. La gente es muy simpática y los precios no son aterradores.

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook e Instagram), para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s