Bolivia desde Olympya (parte 2) : Potosí, Sucre y la Amazonia

Por Olympe

Esta es la segunda parte del relato de nuestra amiga Olympe. Encontrarán el primer artículo sobre el salar de Uyuni aquí.

“El 26 de noviembre,

Después del desierto, seguimos el camino en bus.

Nos paramos algunos días en la ciudad minera de Potosí, cuyo centro histórico nos permite imaginar su antigua gloria. Damos un paseo por las calles: pequeñas casas de colores, balcones de hierro forjado, muchas iglesias barrocas, a la ciudad no le falta encanto y el ambiente nos gusta, porque es muy festivo. Los jóvenes hacen desfiles y bailan con trajes tradicionales; todas las generaciones están en las calles para asistir al evento.

Luego, aprendemos un poco más sobre la ciudad y su historia: las minas fueron explotadas durante más de tres siglos por los españoles y Potosí fue probablemente la ciudad más rica de toda América del Sur. Nos enteramos de que también fue el escenario de atrocidades, ya que cerca de 8 millones de esclavos indígenas y negros (procedentes de África en el comercio triangular) perdieron la vida en las minas… Todavía hoy, 6.000 personas (incluyendo a niños) trabajan diariamente en las minas y a veces mueren allí. Muchos turistas pagan unas agencias para poder ir a ver a los mineros en el trabajo. Me recuerda los “slum dog tours” en la India, donde los turistas pagan para ir a ver los barrios.

Después, visité la “Casa de la Moneda”, es aquí donde era forjada la moneda para toda América del Sur.

Continuamos nuestro camino hacia el valle para pararnos en Sucre, nuestro favorito!

Sucre es la capital constitucional de Bolivia, pero en realidad todo el poder (y los edificios administrativos) se encuentra en La Paz, que se ha convertido en la capital de facto. El clima en Sucre es mucho más suave, son veinte grados y por primera vez, puedo quitar mi ropa de invierno.

Es en Sucre donde se firmó la independencia de Bolivia y se ratificó la Constitución, es un lugar altamente simbólico.

Fachadas blancas, techos naranja, plazoletas enarboladas … no me sorprende que Sucre fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Sucre es una ciudad bastante moderna, la mayoría de la población está vestida de estilo occidental, hay restaurantes, bares, cafés, es un lugar dinámico.

También es aquí donde por primera vez sentí una cierta desconfianza en el presidente socialista Evo Morales (el primer presidente indígena elegido en América del Sur). Desde que empezamos el viaje, el presidente es omnipresente: el nombre está pintado de blanco y azul en las paredes de las casas, tiendas, y a lo largo de las carreteras. Muchas veces distinguimos su retrato. Hasta ahora, había escuchado cosas positivas sobre él, dado sus acciones para reconocer la diversidad cultural del país y de reforzar los derechos de los indígenas. En Sucre, los bolivianos con quien hablé, temen que Evo Morales se acostumbro al poder! Me informan que enmendó la Constitución para introducir la posibilidad de un tercer mandato presidencial (lo que no era posible antes) y en unas elecciones en octubre de este año volvió a ganar y es  el presidente que más tiempo ha estado en el poder en Bolivia. …

Nos vamos mañana a un entorno muy diferente, la Amazonia …

El 1 de diciembre,

La diversidad geográfica y cultural que ofrece Bolivia es fantástico. Después del altiplano árido, los valles y ciudades coloniales, descubrimos la Amazonia.

La temporada de lluvias comenzó así que las pistas para llegar a la Amazonía son  peligrosas, por lo que tomamos un vuelo interno (pequeño avión con capacidad para 40 personas). Es increíble, estamos literalmente aterrizando en medio de la selva, Rurrenabaque. Este es el aeropuerto más pequeño que he visto en mi vida, es más como una gran cabaña con techo de hierro corrugado.

Dormimos en la pequeña ciudad, es muy caliente y húmedo, coleccioné mangos amarillos caídos en las calles. Un tucán y un loro domesticados viven en el hotel. Un montón de jóvenes mochileros israelíes (a menudo en busca de experiencias chamánicas y sustancias dudosas) se encuentran aquí por un momento al final de su servicio militar. Por lo que, algunos locales  aprendieron el hebreo y los menús en los restaurantes también están traducidos al hebreo.

Nos vamos el día siguiente al corazón de la Pampa (por supuesto, no solos, sino como parte de una excursión con tres nativos para acompañarnos), nos hundimos en la selva con el coche por varias horas, para después subir a un barco de madera motorizado. Las tortugas, cocodrilos, monos, garzas, garcetas, y todo tipo de aves exóticos hacen parte de la decoración. Nuestros tres guías son muy amables y conocen perfectamente la flora y fauna local.

Todos dormimos en un campamento de madera y, por primera vez desde el comienzo de nuestro viaje, la comida es excelente. El día siguiente, experimentamos la pesca de pirañas, mi novio atrapó uno rojo, la especie más peligrosa, este pez puede morder siete veces en un segundo.
Despues buscamos anacondas. El calor es abrumador, andamos en la hierba alta, en 30 centímetros de agua estancada, el olor es difícil de sostener. No encontramos anacondas (y puede ser que sea mejor así;)).

Al día siguiente nadamos con delfines rosados. No me tranquilicé por la idea de tirarme al agua sabiendo que la pirañas son tan numerosos en el río y que los cocodrilos descansan en las orillas, pero nuestro guía nos asegura que los delfines no les permitirán acercarse. Confiamos en los delfines, nadamos tranquilamente en el río y todo va bien. Los delfines son juguetones, chapotean y se vienen a tocar mis pies. Quedaremos cinco días en la Amazonia. Me voy con imágenes mágicas en mente y con más de cien picaduras de mosquitos sobre el cuerpo.”

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

One thought on “Bolivia desde Olympya (parte 2) : Potosí, Sucre y la Amazonia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s