“Sin dolor, no hay ganancias”, el Crossfit y yo

Sin dolor, no hay ganancia! el #crossfit y yo

Continuando con mi historia practicando Crossfit, les mostraba en mi artículo anterior un video donde explican la disciplina y decían que es una experiencia emocional. Practicar un deporte puede ser sin duda una experiencia emocional para los atletas que están buscando una clasificación, una medalla o un campeonato. Para el resto de los mortales difícilmente les pase esto, no he encontrado a nadie que me diga que el spinning es una experiencia emocional. Sin embargo con el Crossfit si pasa y les voy a contar el porqué.

Empecemos por donde quedamos la vez pasada, después de practicar dos meses en Washington D.C. nos fuimos a California, a la ciudad de Santa Cruz, la cuna de este entrenamiento. ¿Cómo es practicar en la ciudad que vio nacer la disciplina? La verdad es que fue muy duro, aunque me enseñaron algunas cosas con mucho más detalle cómo las sentadillas, que tenía que sentir el peso en los talones. Incluso el instructor (de Crossfit West Santa Cruz) se echó al piso a mis pies para comprobar si estaba haciendo realmente la posición  y corregirme cuando no. Les dejo aquí un .gif  con dos videos para que vean las diferencias entre las sentadillas, en el primero estoy levantando 30 kg (65 libras), fue tomado en D.C. cuando tenía como un mes desde que inicie Crossfit aproximadamente. Podrán ver como no bajaba mucho, no me sentía muy segura porque no tenia el peso completo de mi cuerpo en los talones. En el segundo vídeo estoy haciendo 38.5 kilos en sentadillas (squads) que fue en febrero hace dos meses.

Ayer les mostré desde la cuenta de @deregrino un video haciendo #squads y un amigo me recordó este primer #video de mis inicios en crossfit. En el primero estoy levantando 29,5 kg (65 libras), todavía no bajaba mucho en mis #sentadillas y tenía como un mes desde que inicie crossfit. En el segundo video estoy haciendo 38.5 kilos en #sentadillas (#squads) que fue en febrero, ahora estoy haciendo 50 kg (85 libras). Y creanme que se puede ir mucho más rápido si se entrena continuamente, mi entrenamiento se interrumpió un poco con el viaje a #SriLanka y hasta que encontramos el box para entrenar! Les invito a que lean mi articulo en mi #blog #DesarrolloPeregrino donde les cuento mas! #Crossfit #Workout #fitness #Ejercicios #Entrenamiento

A post shared by Rebeca Isabel (@rebek_isabel) on

También como Santa Cruz es un poco hippie como les he contado previamente, el mismo entrenador que entrenó con el creador de Crosffit en sus inicios, nos explicaba que cuando íbamos a levantar pesas teníamos que estar concentrados, en estado meditativo, enfocándonos en nuestro cuerpo y la posición para así evitar lesiones y levantar cantidades de peso que antes no habíamos pensado que podíamos levantar. Lo mismo que se recomiendan para practicar yoga. Las rutinas y los WODs (workout of the day) en esa ciudad fueron también más rudos, se apegaban a la raíz del entrenamiento, lo que quería decir muchas pesas, correr mucho y empujar o correr con objetos raros (odd objects), es decir con cosas que no fueran pesas y que incluían sacos de arena por ejemplo.  Ya me había pasado una vez en D.C. que enfrenté uno de los WOD más fuertes, fue entrenamiento en equipo, pero eso fue solo la antesala de lo que me esperaba en California. En aquella ocasión en D.C. hicimos un circuito con cinco estaciones, que incluía la máquina de remar (rowing machine), saltos de caja (box jump), burpees, levantamiento de peso muerto (deadlift) y lanzamientos de pelotas con peso (ball slams).  En las últimas rondas del circuito, yo ya no podía más de verdad estaba exhausta, pero el resto de mi equipo no se paraba, los otros equipos iban terminando y no podíamos parar hasta que completáramos las rondas. Yo seguí pero empecé a sentir una emoción que no podía explicar, estaba agotada pero sentía que no podía parar, me obligaba a seguir y como estaba haciendo algo que no quería, me dieron ganas de llorar. Terminamos el circuito, mi equipo fue último pero lo terminamos. Después, de camino a casa despeinada, empapada en sudor, con manchas negras en mi ropa de cuando me tiraba al piso a hacer burpees y con mi cara llena manchas blancas de cal que usé para que el sudor no me hiciera resbalar las pesas en mis manos, empecé a llorar. Ha sido una de las situaciones más absurdas que me ha pasado en mi vida adulta. Y realmente no entendía porque, estaba como brava y no tenía sentido. Después vi algo que me alegró el día como les conté en uno de mis primero artículos.

En crossfit es normal hacer entrenamientos en equipo es parte de la filosofía, para que te sientas apoyado, para que te sientas parte de algo y además para que sientas el compromiso con tu equipo. Esta última por lo menos es lo que yo pienso, porque es lo que me pasó esa vez con el entrenamiento de circuito. Pensaba que no quería renunciar para no dejar mal a mi equipo. Pero luego entrenando en Santa Cruz esa misma sensación la sentí muchas veces después, sin importar si eran entrenamientos en equipo o en solitario.  Era eso de no poder seguir, pero no poder renunciar. A nadie le gusta “perder” obviamente, pero yo no sabía que era tan importante para mí, sobre todo porque era una competencia conmigo misma. Cuando sentía que no podía más, no era opción parar, tenía que cumplir con el workout, pero estaba agotada y mi cuerpo no quería seguir, entonces entraba en una contradicción que me daba por llorar al final. Siempre termine el workout pero las ganas de llorar llegaban después.

Ahí conocí el “dolor”, ese dolor del que hablan cuando te dicen “sin dolor, no hay ganancia”

El Crossfit utiliza Entrenamiento Intervalo de Alta Intensidad (o HIIT por sus siglas en inglés) y busca llevar a tu cuerpo al límite para lograr ganancias. Este método tiene muchos beneficios porque obtienes más beneficios en menos tiempo invertido (aquí un artículo si quieren saber más).  Pero llevar a tu cuerpo al límite, es el límite del cansancio y ahí puedes empezar a sentir dolor. Ahora no es que te desgarras un músculo y vas a seguir con el ejercicio, no es un dolor localizado en ninguna parte es un dolor de cuando estás exhausto, de cuando tu voluntad está a punto de quebrarse, tu cuerpo te pide que pares pero tu mente te pide que sigas. Si ustedes sienten un dolor localizado, por favor paren el entrenamiento.

Para superar mis episodios y no convertir mi entrenamiento diario en una relación bipolar, en un romance enfermizo y sin futuro; empecé a aceptar una de las ventajas del Crossfit: adaptarlo a tu condición física. Todos los ejercicios pueden adaptarse a ti colocando más o menos peso y/o repeticiones. Ya yo evidentemente estaba adaptando porque no podía hacer la cantidad de peso que recomendaban para los levantamientos ni siquiera el mínimo, tampoco podía hacer algunas posiciones como un pullup sin tener asistencia de una banda elástica o sin modificarlo y hacer más bien flexiones con anillos. Pero empecé a adaptar también las repeticiones. Hay algunos WOD que te piden un numero de repeticiones de una o varias posiciones, por ejemplo 5 sets de 30-24-18-12-6 repeticiones de burpess y saltos de caja. Cuando yo empecé a escalar, hablaba con el entrenador para que me recomendara que hacer, si era con pesas me ponía pocos kilos o que quitara el set de más repeticiones. Así todos los entrenamientos empezaron a ser más llevaderos, aunque la idea es que siempre sea desafiante para ti y que quedes empapado en sudor con ganas de tirarte al piso, lo cual me sigue pasando pero al menos no tengo esas ganas absurdas de llorar al final. Si vas a adaptar el entrenamiento debes comprometerte en hacer un número de repeticiones o una cantidad de peso antes de empezarlo y te comprometas a cumplirlo. No es que a mitad del workout decidas disminuir repeticiones porque no puedes más, aunque si te pasa algún día pues ni modo, hazlo.

El Crossfit no solo me ha permitido a tener una mejor condición física sino a conocerme mejor a mí misma, aspectos que no conocía o que sencillamente había olvidado porque no me había retado así desde hace mucho tiempo. También me ha ayudado a mejorar esos aspectos de mi personalidad que no conocía, primero que deje de asumir que no hacer todo el entrenamiento como el resto de los compañeros era “perder”, sino más bien adaptar a mis capacidades reales y con eso puedo buscar objetivos más alcanzables, dejando al ego y la competencia de un lado. Y me ha hecho pensar y revisar si esa actitud necia de “no querer renunciar” y “no querer perder”, cuánto me habría costado a lo largo de mi vida. Ya realmente no importa, lo importante es que conocí ese aspecto de mí y puedo manejarlo mejor.

Ahora sigo entrenando y también en casa porque tenemos un set de pesas y una máquina de remar. Ya mi repetición máxima en sentadillas (squad) es de mi peso corporal (50kg) es decir que ya hago sentadillas con 50kg en mi espalda y en peso muerto ya logro hacer 5 repeticiones de mi peso corporal, que es el peso que hago en todas las fotos de este artículo. Aunque sigo soñando hacer una largartija completa hasta abajo (push up) y un pull up por mi sola, cada vez estoy más cerca. Pronto les contaré como ha sido la experiencia de practicar Crossfit en Sri Lanka y tips que he aprendido para mejorar mis posiciones.

Nota: este artículo fue editado porque recibí un vídeo que muestra mejor la progesión de mi entrenamiento 🙂

Te puede interesar “El regreso del yogui” 

Mas artículos sobre Crossfit aquí 

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

One thought on ““Sin dolor, no hay ganancias”, el Crossfit y yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s