Descubriendo Seúl 

Vista de Seúl desde Gangnam
Vista de Seúl desde Gangnam

A finales del año pasado me salió un viaje a Corea casi que de sorpresa. Tengo que aclarar que todo el Planeta Tierra está en mi lista para visitar o bucket list, digamos que Corea no estaba en el top 10, así que las ideas que tenía sobre el país y la ciudad eran un poco generales, me leí unos cuantos blogs para buscar información (nuestro amigo Iván tiene un blog en Español sobre Corea), hice mi maleta y me fui a pasar cinco días en la capital.  En el camino del aeropuerto a la ciudad, íbamos en una súper carretera y a  mi mano derecha vi un campo de tierra gris y con un follaje rojo intenso, algo como de una película de ciencia ficción cuando te presentan otros planetas. En el aeropuerto es fácil encontrar un taxi con taxímetro, lo importante es que sepa a dónde vas porque no todos hablan español. En el camino del aeropuerto al sector donde nos íbamos a hosperadar, que era por mera casualidad en el sector de Gangnam, la ciudad se veía bien grande con edificios por todos lados, aunque no tan sobresaturada como he visto fotos de Tokio. Seúl tiene un largo río largo que la atraviesa y le da un poco de sabor a naturaleza.

 Aunque me imagino que los coreanos deben odiar a extranjeros posando frente al cartel con el nombre del sector de Gangnam y bailar el Gangnam style, de la mundialmente famosa estrella del KPOP (korean Pop): Psy, yo igual estaba buscando este cartel pero no lo encontré.

Articulo relacionado Castillos reales de Corea: un paseo por el Palacio de Gyeonbokgung”

Seúl es mi primera ciudad que navegue yo sola, ya que mi compañero de viaje estaba en reuniones de trabajo. Vaya sitio que vine a escoger donde ni el alfabeto es el mismo! Para mi tranquilidad el metro hace la ciudad bien navegable. Igual me perdí les confieso, ya que mi sentido de orientación es muy malo, pero sin el metro creo que hubiera sido aún más desafiante.  Les había hablado previamente de mis experiencias en metro de diversas metrópolis del mundo, y les contaba que algunos eran un poco sucios. Este no es el caso del metro Seúl, que es sumamente limpio y todo parece nuevo. Lo que sí es un sistema complejo y  el mapa parece como una araña de tantas líneas.

Este metro de Seúl tiene sus particularidades.Por ejemplo por toda la ciudad hay como centros comerciales subterráneos, algunos tienen buenas ofertas de ropa y de verdad venden de todo, los artículos más ofertados eran zapatos y el “Selfie Stick”. Lo malo es que ves una entrada subterránea en la calle y crees que es el metro, bajas y puedes pasar mucho tiempo caminando sin encontrar el metro porque es en realidad un centro comercial y a veces tienes que bajar un nivel más o caminar más hasta encontrar la entrada a algunos de los trenes, es decir: no todas las entradas subterráneas te llevan al metro directamente. Yo fui en otoño, el frío y la lluvia eran malos consejeros y me hacían bajar en la primera entrada subterránea que veía y que va, me tocaba caminar mucho, pero al menos hacia menos frío. También la tecnología del metro me sorprendió, por ejemplo tienen puertas por todas las vías del metro que solo se abren cuando llega el tren. Imagino que para evitar arrollamientos, para ese momento esto solo lo había visto en aeropuertos y después en Tailandia. También tenían pequeñas estaciones digitales táctiles donde puedes buscar información sobre las atracciones turísticas alrededor de esa parada. La otra peculiaridad del metro de Seúl son kits de emergencias con máscaras anti gases, creo que debe estar relacionado a tener de vecino y enemigo a Corea del Norte.

Mi otro consejo con el metro, tengan una buena guía donde les diga por cual puerta salir para llegar a la atracción que desean, porque el metro tiene muchas salidas y si salen por la que no es puede ser complicado llegar a donde esperan.Les hable con tanto detalle del metro porque de verdad pase mucho tiempo en el, fue mi compañero en este viaje descubriendo Seúl, algunos días podría pasar hasta hora y media en el, o mas tiempo solo buscándolo.

Ahora, les quiero contar de tres atracciones que fueron visitas cortas y luego les contaré con más detalles en otros artículos de visitas que me encantaron y que me tomaron más tiempo como el Palacio de Gyeongbokgung y varios mercados locales.

Empecemos con el Buckchon Hanok Village. Esta urbanización o villa, está en un área entre los palacios reales y contiene 900 casas típicas coreanas. Lo interesante es que están habitadas a pesar de su antigüedad. Entonces estas caminando por casas reales, ves los carros, la gente saliendo al trabajo y anuncios pidiéndote que seas silencioso en respeto a los residentes.

Las calles son estrechas, algunas van de subida y de bajada. Hay unas cuantas calles donde sales y tienes una buena vista de la ciudad. Las casas tienen techos de un azul intenso y brillante, que pude apreciar a pesar del gris y lluvioso del cielo, ya que eran lo más colorido del día. Las esquinas del techo se tuercen hasta ser puntiagudas y hay algunos verdes esmeralda y rojos terracota en las fachadas de la casas que resaltan a la vista. Allá, por pura casualidad encontré un museo de esculturas funerarias. Es un museo pequeñito con la historia de los muñecos funerarios coreanos, que como otras culturas tienen estos muñecos para acompañar a las personas a la otra vida. A pesar que el tema podría ser tenebroso, en realidad el museo no lo era. Los muñecos son curiosos y bonitos, el museo es también bonito, nada que temer. Lo que quieren mostrar es esta vieja costumbre que se está ya casi esta en desuso. Le tome foto a la dirección del museo para ver si lo encontraba en internet porque el nombre estaba en coreano, sin embargo no tuve suerte.

Para llegar al Buckchon Hanok Village se pueden bajar en la estación del metro Anguk (línea de metro 3) y salir por la salida número 2, caminan derecho como 300 metros y encontraran el barrio. En el camino hay también puntos de información turística con mapas y personas que hablan inglés para guiarte. Hay otra urbanización con casas tradicionales, que fue creada con fines turísticos donde hay tiendas de té y souvenirs, a la que no fui porque me llamaba más la atención el auténtico, pero que tal vez pueda que tenga más cosas para hacer, se llama Namsangol Hanok Village.

Trato de ser lo más imparcial posible y pienso si recomendar este barrio, porque realmente es sencillo como les cuento, es caminar por las calles con otros turistas y descubrir museos o ver las vistas de la ciudad. Pero realmente a mí me gustó, porque en realidad Corea ha sido tan diferente a cualquier sitio al que he ido que disfrute todo, desde lo más común como el metro hasta lo más exótico como el Palacio y el Kimchi (el famoso repollo fermentado coreano). Creo que también depende de los gustos por lo menos a mí estos lugares tradicionales que me transportan a otra época los disfruto mucho, me da una idea real de cómo se vivía en esos tiempos. Además Seúl es tan moderna que un poco de tradición es bien recibida.

Hay otra atracción que la mencionan como una atracción obligada, la N Seoul Tower. Esta torre queda en una montaña de la ciudad (para los caraqueños es como el Ávila de Seúl y para los bogotanos como el Monserrat). Subes en un funicular/teleférico llenos de locales y sobre todo parejas. La razón por la que quería ir es porque la torre la iluminan con animaciones. Así que subimos una noche. Hacia un poco más de frío para mi gusto, la ciudad de noche se ve grande e iluminada pero no tiene  monumentos que reconocer a la distancia como Paris desde la torre Eiffel o al menos yo no los reconocía, porque no conocía la ciudad en detalle. El ticket para subir te lleva tan lejos como a la base de la torre donde puedes comer un helado e ir a una tienda de souvenirs y puedes ver como iluminan la torre. Las animaciones son un despliegue tecnológico que no había visto en vivo nunca, de música y colores. Para subir a la torre como tal, hay que pagar nuevamente, hay un observatorio y un restaurante con la vista 360 de la ciudad. Para el observatorio hay que pagar 9000 won (que serían como 8 USD) o podrías tomar cena o almuerzo (entre 25-35 USD aproximadamente) en el restaurante y la entrada al observatorio te saldría gratis. Nosotros no vimos la necesidad de subir, el frío nos estaba espantando. La torre objetivamente no me pareció tan interesante y si son amantes de la tecnología hay otros sitios a los que podrían ir en la ciudad, una vez más depende del gusto personal. Para llegar allí toma la línea 4 del metro y baja en la estación Myeong-dong, y al salir verán el teleférico.

 

Corea es un país desarrollado y con una economía de mercado. Por lo que hay muchas marcas de ropa, comida, zapatos, cosméticos, etc. Una economía mucho más abierta que en Sri Lanka y no pude contener mis deseos consumistas y me fui de shopping. El distrito para hacerlo es Myeong-dong, el mismo que para visitar la torre, así que podrían combinar las visitas. Esta zona me recordó muchísimo al Time Square de Nueva York, calles con mucha gente caminando, muchísimas tiendas con anuncios luminosos, lo que hace ver todo muy colorido. Aquí encontraran muchas marcas americanas, asiáticas y europeas, así como cadenas de comidas.

Hay muchas cosas que me gustaron de la ciudad así que pronto les contaré sobre otros lugares espectaculares de esta capital, los mercados locales que tienen que visitar y las cosas más inesperadas de mi visita!

 Te podría interesar: “Entre las nubes del Golden Gate, una guía poco común para San Francisco” y “Los cinco sitios para encontrar los restos del muro de Berlín”

Pinéalo! Pin it!

Descubriendo Seúl

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

8 thoughts on “Descubriendo Seúl 

    1. En serio viviste por allá? Que experiencia! Si uno se recuerda de muchas cosas cuando lee sobre un lugar, esas cosas que te sorprendieron pero que luego por la cotidianidad empiezan a pasar desapercibidas. Ya seguiré escribiendo sobre Seúl, a ver si te traigo mas memorias! Saludos

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s