Vesak y luces en Sri Lanka, unos días de iluminación

El vesak y las luces en Sri Lanka

La primera luna llena del mes de mayo se celebra en Sri Lanka una de las principales festividades en el mundo budista: El Vesak o Wesak. Esta fecha tiene tres motivos que la hacen especial, es el aniversario del nacimiento del Buda Gautama (el Buda histórico que fundó la religión), aniversario de su iluminación (cuando alcanzó el nirvana) y el aniversario de su muerte física. Sin duda los tres eventos son muy importantes. En diferentes países lo celebran en fechas distintas, dependiendo de la costumbre. En Sri Lanka lo celebran el primer Poya Day de mayo. Como les había contado en un artículo previo, cada luna llena es un Poya. Los budistas se visten de blanco y van a los templos, no se trabaja ese día, ni se vende alcohol, ni carne. En el Vesak esperaba lo mismo un día tranquilo.

Cuando me hablaron del Vesak por primera vez, me decían que  que la luna llena era el domingo el  03 de mayo,  pero además el lunes que le seguía sería libre. Sumado al 01 de mayo que también sería libre por el Día Internacional del Trabajador, por lo que iba a ser un fin de semana de 04 días. Alrededor de dos o tres semanas antes de la fecha, empecé a ver estructuras hexagonales de metal y madera delgada que vendían a los lados de las calles más concurridas.  La semana siguiente las estructuras estaban más elaboradas, ya no era el metal o la madera cruda, sino que empezaron a revestirlos de papel crepe de diferentes colores o plástico, formando lámparas con flecos en la parte inferior, muy bonitas y de diferentes tamaños. Me explicaron que sería un Festival de Luces y dos días antes en un periódico local vi un mapa de donde serían los eventos principales. Uno en el famoso lago Gangarama, cerca del Galle Face Green así que el domingo de la inauguración decidí ir a verlo.

La primera impresión es que frente a mi casa había una tienda grande donde estaban regalando barquillas de vainilla gratis, patrocinadas por un banco nacional. Los comercios (restaurantes, hoteles y centros comerciales) estaban iluminados por primera vez con las lámparas de los colores de la bandera budista (azul, amarillo, rojo, blanco y naranja),  que tenían guindando desde hace unos días. Cuando me fui acercando a las calles adyacentes al lago, empecé a ver la cantidad de gente, familias enteras, con las abuelas y los niños de todas las edades. Cuando llegué al lago, la negrura de la noche se iluminó con miles de lucecitas de diversos colores, que adornaban las fachadas de edificios, templos, estupas budistas y las bellas lámparas de papel que estaban por toda la calle.  La ciudad estaba iluminada literalmente para honrar la iluminación de su profeta.

La oscuridad y quietud  del agua del lago reflejaba las luces y formas perfectamente. Había unos barcos iluminados con personas vestidas de blancos adentro que pasaban mientras cantaban canciones suaves. Era un festival de luces en serio. Alrededor de la calle había unas tiendas que contenían lámparas más elaboradas, que a la vez estaban formadas de  lámparas. Los materiales podrían variar, algunas eran de conchas de coco, bambú, otras de plástico y otras de pantallas que reflejaban las luces. Lo especial es que la gran mayoría cambiaban de colores, tenían música y contaban la historia de Buda.

Además de las lámparas, había un gran Pandal. Los Pandal o Thorona (no encuentro el nombre en español) son estructuras grandes temporales o no, que se hacen para rendir culto en una ceremonia religiosa, se usa en el budismo e hinduismo. En el Vesak los Pandal se iluminan con diversos colores que cambian y cuentan la historia ilustrada de Buda o sobre el budismo, recitando versos budistas. Esto es muy especial de Sri Lanka por lo que entiendo, los ubican en distintos lugares de la ciudad durante el Vesak, que a veces se extiende varios días después de la luna llena.  Al que yo fuí se extendió hasta el miércoles, estuve por 4 noches.

Te puede interesar “Navidades Budistas”

Lo que más me gustó además del espectáculo de luces que me recordaban la navidad, era el sentimiento festivo que reinaba en la calle. Había música, muchos puestos de comida, vendían flores de loto, incienso y juguetes. Los niños jugaban, usaban máscaras, admiraban con sus ojos grandes y negros las luces y la historia del Buda. La gente hacía colas por comida o helados gratis. Luego me explicaron que es considerado de buena fortuna regalar y compartir durante el Vesak. Olvídense de los costosos regalos que damos en occidente para celebrar navidad, día de los enamorados, de la madre, del niño o de lo que sea. Aquí se comparte comida, con los vecinos, con los que pasan por tu casa o por tu calle. Me encantó conocer esa tradición tan generosa como los esrilanqueses. También aprendí que en las casas las familias se reúnen a hacer las lámparas ellos mismos que encienden la noche la luna llena.

De verdad es un evento muy especial en Sri Lanka que hizo que este país se adentrará más en mis mejores recuerdos y memorias más afectuosas.

Más artículos sobre eventos en Sri Lanka aquí

Pinéalo! Pin it!

Vesak y las luces en Sri Lanka un artículo de Desarrollo Peregrino

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

2 thoughts on “Vesak y luces en Sri Lanka, unos días de iluminación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s