Impresiones de Venezuela y la historia del iphone en el inodoro

Centro Simón Bolívar Caracas
Centro Simón Bolívar Caracas

Mis días en Venezuela pasaron volando entre cariños, sabores, olores y muchos “corre-corre”. Les prometo escribir un artículo sobre el único lugar al que regrese y mi respiración cambio su ritmo y se convirtió en suspiros continuos (pueden adivinar cual?). Mientras me recupero del jetlag que consume mis días y regreso a mi rutina de escritura, quiero compartirles un resumen de las cosas que noté al visitar mi país nuevamente después de un año y de muchas aventuras.
• Olvide que en Caracas hay que llevar una chaqueta/suéter si sales y sin importar a donde vayas, por los cambios de temperatura (En Sri Lanka esto, por supuesto, no pasa).
• Había olvidado la existencia de Ricardo Arjona (recordar su existencia fue un shock de mal gusto)
• Todos los billetes de la economía son nuevos, recién impresos, nada de billetes sucios, ni arrugados, ni viejos: que elegancia (son tan nuevos que te hacen cortaduras de papel en los dedos, en el bolsillo y en el corazón, pobre Bolívar).
• El venezolano, sospecho, que sufre de bipolaridad colectiva, te puede tratar con el más inmenso y cálido cariño o con la más colérica ira (será ese nuestro mal?).


• Las letras de reguetón siguen igual, es decir un poco ofensivas (aunque no reconozca ni una).
• En Venezuela dicen que no hay cultura de servicio, yo creo que lo que hay es cultura de venta (de todo te convencen y de todo te venden: capitalista Venezuela).
• Los hombres en Venezuela ahora usan barbas y cortes de cabello hípster (es raro).
• Los flores de frangipani huelen igual de fabuloso en Sri Lanka y en Venezuela (internacionalizaron su fragancia).
• Después de vivir en Asia no puedo decir que las cosas insólitas pasan “solo en Venezuela”, pero encontrar un iphone dentro de un inodoro (o poceta) de una disco, cuando me disponía a orinar, escuchando gritos desde afuera de una chica desesperada preguntando si alguien había visto un iphone, y tener que gritar “Aquiii” mientras me volvía a abotonar el pantalón y le abría la puerta de mi minúsculo comportamiento, cuando sin pensarlo metió su mano para rescatar su celular, mientras entre gritos, suspiros y recomendaciones de colocarlo en arroz, de no prenderlo, de pegarle el secador de cabello… me hicieron darme cuenta que eso “sólo pasa en Venezuela”.

Artículo Relacionado “El largo camino de regreso a Casa”

Mas artículos sobre Cultura aquí

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

4 thoughts on “Impresiones de Venezuela y la historia del iphone en el inodoro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s