Castillos reales de Corea: un paseo por el Palacio de Gyeonbokgung

Entrada Principal Palacio de Gyeonbokgung

Aún recuerdo como si fuera ayer el primer palacio al que entré. Por supuesto, fue en Europa pero no en Versalles sino el Palacio de verano de Federico el Grande, Rey de Prusia. Este palacio queda en Alemania, cerca de Berlín en la famosa Potsdam y su nombre es Sanssouci, lo que se traduce del francés:“sin preocupaciones”. El palacio era pequeño pero hermoso, decorado con muy buen gusto sin sobrecargarlo demasiado. Ese primer castillo, sin saberlo, se convertiría en la regla con la que mediría todos los demás palacios que he visitado después. Lo que no sabía en ese entonces tampoco, es que iba a ver un Palacio en la Península de Corea años más tarde y que no se parecería a nada que haya visto antes.

Como les había contado previamente, Seúl para mí fue la primera vez de muchas cosas, la más importante primera vez de ese viaje, es que sería la primera vez que recorría una ciudad yo sola. El primer castillo que quise conocer en Seúl fue el Palacio Changdeokgug que sirvió también como residencia real en ciertos periodos. Pero el destino o mejor dicho mi sentido de orientación no me permitió llegar. Seúl es bastante navegable como les había mencionado, gracias a su metro. Pero claro el metro no te lleva siempre exactamente hasta la puerta de las atracciones, hay que caminar y para mi suerte fui al final del otoño y el frío me acechaba. Caminé y caminé, con un mapa que me dieron en el hotel que ya estaba  mojado y mal doblado (saben cuándo después de abrir completamente un mapa plegable pareciera que volverlo a doblar de forma correcta es imposible, bueno a mí me pasa siempre). Me salí tanto del área turística, que ya los nombres de las calles no estaban en abecedario latino sino en Hangul, los caracteres coreanos del abecedario, lo que por supuesto hizo más difícil mi búsqueda. Después de dos horas caminando, buscado referencias, pidiendo ayuda a los transeúntes sin que lamentablemente me pudieran ayudar aunque lo intentaron, unos dólares gastados en té en tiendas donde me metía para calentarme y usar el wifi, no lo encontré. Me di por vencida y busqué el metro de regreso al hotel.

Articulo Relacionado: “Descubriendo Seul”

Al día siguiente me informé mejor y me fui a conocer otros castillos, era mi penúltimo día y decidí no volver al Palacio de Changdeokgug. Para evitar el episodio del día anterior, preferí irme al Palacio de Gyeongbokgung que es el complejo real más grande, y casi como si lo hubiera planificado, dejé lo mejor para el final y este Palacio se convirtió en mi lugar preferido en toda Seúl.

Este Palacio fue el complejo real principal de la última dinastía de Corea, la Dinastía Joseon que estuvo al mando desde 1392 hasta 1910. El complejo fue construido en 1394, a partir de ahí sufrió modificaciones, ampliaciones, incendios y reconstrucciones durante los cinco siglos de historia. En su última modificación, donde vio su máximo esplendor, el palacio contaba en total con 330 edificios y 5,792 habitaciones. Los edificios son de madera, por eso su sensibilidad a los incendios. Recorrerlo es sumamente agradable, el día que fui hacía mucho sol así que no me tuve que preocupar por el frío, tomé mi audio guía y lo recorrí completo dejándome llevar por historias totalmente desconocidas para mí.

Cada edificio tenía una finalidad, donde se reunía el rey con sus ministros, los dormitorios de los reyes, ya que  cada uno tenía su propio edificio y dormían separados, el edificio de las consortes del rey, que si tenían problemas entre ellas o con el rey, la reina era la que mediaba. Una costumbre un poco rara hoy en día cuando la monogamia es la norma. También había un instituto de ciencias, el edificio donde el rey recibía clases diarias para entender los cambios climáticos, otras ciencias y el confucionismo, que fue introducido por ésta dinastía en Corea, alejando la práctica previa del Budismo. Lo más bello para mi sin duda eran los techos, con sus esquinas un tanto puntiagudas, más las pinturas en los mismos, con un delicado trabajo para darle vida a las formas, que resaltaban por sus brillantes colores. No se podía entrar a los edificios, pero muchos podían verse muy bien desde afuera por sus amplias puertas y ventanas, donde también se podían observar los muebles, todos con ese estilo asiático cliché que vemos siempre, mesas muy bajitas que solo permiten sentarse en piso. La arquitectura es completamente diferente de lo que había podido apreciar en otro lugar del mundo, claro cabe destacar que Corea ha sido el único país de Asia continental que he conocido hasta ahora.

Articulo relacionado “Ficha: Corea”

Gracias al audio guía, pude tener una explicación detallada de la vida en la corte coreana, algunas lindas costumbres que me conmovieron mucho, como por ejemplo: si la reina estaba embarazada la llenaban de belleza, atenciones y tranquilidad durante la gestación, para que sus pensamientos fueran buenos y así el bebé saliera bueno y cándido para beneficio del mundo. Cuando llegué al  edificio de la biblioteca explicaron que un rey consideraba los libros “tesoros acumulables”, que los apreciaba muchísimo y que también tenía ediciones de libros del occidente para mantenerse al tanto de lo que se estudiaba en el mundo. Con estas bellas historias, llegue al Salón de Fiestas que quedaba en el medio de un lago.  Y el audio guía (mi gran compañero) empezó a explicar cómo se llevaban a cabo allí bailes y recepciones, así como me contó una anécdota: una visitante en aquellos tiempo, que visitaba el salón de fiesta por primera vez, lo describió como lo que ella creía que era el cielo. Y mientras estaba ahí observando este bello edificio que se reflejaba perfectamente en el agua sumamente quieta, colocaron música típica coreana que es una música instrumental muy suave y me recomendaron sentarme en unos de los bancos para disfrutar de la vista del salón de fiesta, el lago y los jardines que lo rodeaban, que estaban además llenos de colores por el otoño. Pues todo el escenario me conmovió muchísimo y me sentí muy afortunada de estar presenciando algo tan bello y tan foráneo, algo que no me había imaginado. Ese sentimiento abrumador en el buen sentido, lo he sentido en otros sitios, pero nunca en algo hecho por el hombre, por lo general me ha pasado cuando veo un paisaje natural espectacular (como el Glaciar Perito Moreno en Argentina y el Salto Ángel en Venezuela por ejemplo). Como ven fue la primera que me conmoví tanto en un sitio así.

A pesar de la belleza que envuelve este bello complejo de palacios reales, también está envuelto por historias tristes y un trágico final. Corea fue invadida un par de veces por los japoneses, pero ya para finales del siglo  XIX querían otra vez tener bajo su influencia a Corea y la Emperatriz Myeongseong, conocida también como la Reina Min se oponía fuertemente. Una conspiración interna apoyada por fuerzas pro japonesas infiltraron el Palacio de Gyeongbokgung y asesinaron a la reina en 1895. El Rey más nunca pudo vivir dentro del complejo real y lo abandonó para siempre. Después la historia del país y del palacio no mejoró. En 1910 el Imperio Japonés se anexó a Corea y en 1911 demolió sistemáticamente 10 edificios  del Palacio Gyeongbokgung para usar el espacio hasta que se retiraron del pais,  al perder la II Guerra Mundial en 1945.  Lo que se ve es una reconstrucción del palacio que fue llevada a cabo gracias a un plan nacional que empezó en 1989, para reconstruir muchos de los edificios tradicionales que fueron destruidos por la ocupación de los japoneses, el palacio empezó a reconstruirse en 1990 y su puerta principal fue completada en el 2010.    

Realmente les recomendó muchísimo visitar el palacio, de una manera muy didáctica puedes aprender de la historia de Corea, previa a la segunda guerra mundial, así como de sus costumbres y culturas, ya que dicen que la dinastía Joseon por haber sido la última dinastía, influyó mucho la idiosincrasia de los coreanos que se conoce hoy en día.

Articulo relacionado “Compras locales, Capitulo II: Seul”

Datos útiles

Para llegar pueden tomar el metro hasta la estación Gyeongbokgung Palace Station (esta vez el metro si te deje en la entrada  así que no hay pérdida). Es la línea 3 del metro  y la salida es la número 5.

Se puede comprar un ticket para los cuatro palacios en Seúl por 10 000 won (7.5USD), si solo quieren entrar a este palacio el ticket es 3000 won (2.5 USD). Hay unos tours gratis todos los días, en inglés es a las 11:00, 13:30, 15:30. Yo alquilé un audio guía en la parte derecha de la taquilla donde compré la entrada y me funcionó maravillosamente, además el audio se activa solo cuando entrabas a un área en específico, así que no me tenía que preocupar de buscar los números que correspondían a cada zona ni de nada.

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

3 thoughts on “Castillos reales de Corea: un paseo por el Palacio de Gyeonbokgung

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s