Las Maldivas y yo

image

Las islas Maldivas es sin duda un destino famoso en el mundo, se le asocia con playas vírgenes de agua turquesa y arena blanca, restaurantes bajo el agua, lujo, lunas de miel y más. Por estar tan cerca de Sri Lanka es un destino más común por estos lados que por los lados de Latinoamérica, donde es un destino muy exótico, lejano, romántico y súper lujoso. Pero este país es más complejo de lo que imaginaba, incluyendo su poco estable situación política, pero con eso no los voy a aburrir.

Primero les digo que yo no sabía que Maldivas tiene miles de islas y que tienen más de 70 resorts a lo largo de su territorio, por lo general es un resort por isla. Hay muchos lugares a los que ir y las hermosas fotos de ese restaurante bajo el agua es solo uno, y está en uno en las decenas de resorts y por supuesto es uno de los más caros. Las bellas cabañas sobre el agua es otra de las fotos idílicas de las Maldivas, eso sí ha sido más copiado por varios resorts, pero de nuevo bien caro.

Segundo no sabía que la religión de las Maldivas es el Islam, no combina una isla paradisiaca con mujeres en Burkas ¿verdad? Pues el acuerdo es que en los resorts y hoteles por el turismo, hay una flexibilización y se vende alcohol y puedes andar con tu mini bikini y disfrutar del sol. En la capital del país Malé no hay esa flexibilización y aun en el aeropuerto cuando vienes con un micro short lista para saltar al agua, podrás ver a las mujeres locales con el hiyab. En las islas también verás mujeres con burka bajo el sol, lo que realmente me parece una pena.

Articulo relacionado: Ficha Maldivas

Otra cosa que nadie menciona es precisamente Malé, la Capital. Esta isla que se ve desde el aeropuerto es increíble. Es lo más cercano a una ciudad sacada de un libro de ciencia ficción que he visto en vida real. Cuando tu mirada se pierde en las aguas turquesas de la orilla del aeropuerto, después del suspiro de felicidad que provoca ver el mar (al menos a mí), giras un poco tu cabeza y en una isla pequeña, que ves de comienzo a fin, con la tierra o más bien la arena blanca que sirve de piso bien delgada y plana, se descubre una ciudad atrapada en una pequeña islita. La verdad no sé cómo aguanta la cantidad de edificios que tienen encima. Malé es la isla más poblada de las Maldivas y es una de las ciudades más densamente pobladas del mundo. Eso fue unas de las cosas que más me impresionó de este país, después de todo eso precisamente no lo tenemos en el Caribe.

Ahora hablemos de la playa, lo que todos quieren escuchar de las Maldivas. Pues sí, todo es cierto: el agua es turquesa y no solo de un turquesa: es una gama de turquesas, de azules, verde azulados, etc. La arena es perfectamente blanca de esa que no se recalienta y es tan fina que no se te queda pegada en la piel. El sol brilla, hay palmeras y de verdad que hay un encanto en esa sensación de serenidad, relajación y escape que te da estar en una isla remota. Los días me pasaron con tranquilidad, los atardeceres ponían tonos rosas, naranjas y dorados en la gama de turquesas.

Bueno la tranquilidad del viaje se vio opacada por unos momentos, les cuento. Me llevé el libro que estaba leyendo en ese momento “Crónicas de una Muerte Anunciada” de Gabriel García Márquez, es muy bueno ¡pero muy corto!! No sé qué me pasó por la mente, pero debí llevar más libros. Esa edición tiene solo como 130 páginas y me lo devoré en un día. En mi desilusión por mi poca planificación, me fui a la biblioteca que tienen en el resort. Había gran cantidad de libros en ruso, que se veían muy interesantes pero imposibles, por obvias razones. Había unos cuantos en italiano, pero a pesar de las similitudes entre los lenguajes y de que siento optimistamente que cuando hablo con italianos casi que domino el idioma, sabía que a la hora de leerlo la cuestión podría ponerse más compleja. Desilusionada y preocupada porque unas vacaciones en una isla desierta sin un libro no parecía ideal para mí, encontré el único, léase UNICO libro en inglés: “The Narrow Road to the Deep North”. No había escuchado del autor Richard Flanagan, era desconocido para mí, el libro era un mamotrete gigante y alardeaba de haberse ganado un premio, que para ese entonces era desconocido también para mí el Man Booker Prize. Con un suspiro y por ser mi única opción agarré el libro. Pues como se lo imaginan el libro es fantástico, espectacular, uno de mis libros favoritos hasta ahora. Una novela con todo, que me ayudó a entender mejor como se vivió la Segunda Guerra Mundial en esta parte del mundo, donde los malos malotes eran los japoneses, no los alemanes. Sé que debería dejarlo libre y que encuentre su próximo dueño como yo lo encontré a él, para que lo lleve a pasear por el mundo, pero el apego no me deja. Este es mi segundo libro que me encuentra a mí, el primero fue la edición del aniversario de 10 años de Mafalda por Quino, cuando tenía como 12 años. Me pasa poco, pero cuando me pasa, me pasa a lo grande, ambos hallazgos han sido maravillosos.

Te puede interesar: “El High Tea y la ciudad amurallada de Galle

Con el libro maravilloso, las vacaciones no podían ir mal, después de todo estaba en las Maldivas. Yo me quedé en el resort Kurumba, el primer resort del país que abrió sus puertas para inaugurar una nueva etapa, que cambiaría estas islas por siempre. Las instalaciones son fenomenales, así como la atención. Por ejemplo, en pleno mediodía cuando el calor estaba más fuerte venían y te ofrecían helados o frutas tropicales complementarias, y eso que yo no me quedé con “todo incluido”. Además el resort tiene todos los días actividades complementarias, desde happy hours de cócteles, a clases de snorkel y hasta clases de pinturas. Yo las hice todas.

Ahora siendo honestos y a pesar de la magia, hay que tener en cuenta que las Maldivas es un destino costoso y solo lo visité por estar tan cerca y por aprender algunos trucos para que la estancia no sea tan cara. Primero tienes que estar pendiente de los traslados desde el hotel al resort. En ese pequeño detalle te puedes ahorrar o derrochar mucho dinero. Como no te vas a poder montar en un bote pesquero sino en yates pequeños, porque todo aquí es de lujo, algunos resorts te pueden cobrar desde 50 $ hasta 200$-300$ y más por persona, por traslado. Eso puede ser hasta 600USD ¡nada más en traslado!!! Entonces escoge un resort que este cerca del aeropuerto y está pendiente de cuanto te cobran. Kurumba es cerca del aeropuerto, por cierto.

La comida es otro detalle. Encontrarás que algunos resorts ofrecen “todo incluido”, o “media pensión” o solo “cama y desayuno”. Ve por la opción que más se adapte a tu bolsillo claro, pero ten en cuenta que la comida por lo general es importada y si no es incluida podría ser más cara de lo que esperas. Ir con media pensión es bien recomendable. Eso sí espera buena comida, aunque puede variar dependiendo del resort creo que pagas por tener algo bueno y en este país están comprometidos con el turismo. Es una industria que empezó en los años 70, así que saben lo que hacen. Tienes clientes exigentes y saben complacerlos. La comida estuvo deliciosa, de primera calidad. En Sri Lanka aun no me he comido como comí ahí.

Lo único que no me gustó de Kurumba es que tienen como unos pequeños rompe olas artificiales a unos cuantos metros de distancia de la orilla de la playa. Es justo donde la piscina natural se pone más profunda y deja de ser cristalina. Pero la verdad me cortaba la vista, la nota, la emoción. Si ya sé que piensan, ¿me estoy quejando de las Maldivas?! Bueno si pero no, en mi defensa les recuerdo que vengo del Caribe, específicamente de Venezuela, mis estándares son muy altos. Bueno muy muy altos, ¿Han escuchado hablar del Archipiélago de los Roques? Es también un paraíso terrenal, con el agua de todas las tonalidades de Turquesa y arena blanca perfecta. La diferencia entre las Maldivas y los Roques es clave. Las Maldivas tienen muchísimas más islas que Los Roques y además está más desarrollada, con turismo de lujo por todos lados. Los Roques no tienen eso, hay hoteles en la isla más grande (el Gran Roque) y para visitar otras playas tienes que trasladarte en botes, pero puede que corras con la suerte de tener una isla para ti solo. Eso para mí vale la más que todo el dinero que se gasta en las Maldivas. Pero es cuestión de gustos, habrán de los que prefieren tomarse la piña colada frente una espectacular playa, mientras le reparten frutas tropicales.

Estás son las fotos del Archipiélago de los Roques en Venezuela

Más articulos sobre Destinos en Asia aquí

 Pin it! Pinéalo!

Las Maldivas

 

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

12 thoughts on “Las Maldivas y yo

  1. En Los Roques están construyendo una terminal de aeropuerto, ¡pronto se convertirá en Male!
    De hecho, en Krasky había como 50 yates en carnaval; la playa parecía Miami llena de sifrinos con sus carpas lujosas, kitesurf, champán en copa de cristal…

    Le gusta a 2 personas

    1. oh wow!! Esa es siempre la contradicción, desarrollo y expasión turistica, mas comodidades vs aislamiento, soledad y menos comodidades. Bueno pero no nos has dicho cual es tu favorita? Ahora que conoces ambos 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s