El reino perdido de Polonnaruwa

Buda del Vatadage de Polonnaruwa Sri Lanka

Polonnaruwa es la antigua capital del Reino Cingalés del Siglo XI. Pero lo que queda no son las ruinas de una ciudad, creo que la descripción más apropiada es que son las ruinas de un complejo espiritual budista. Los reyes quisieron  mostrar su devoción a sus subalternos y vivir para siempre a través de sus obras, por lo que construyeron hermosas Estupas y hermosas estatuas. Las ruinas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1982 y yo tuve la oportunidad de visitarla a principios de este año con unos amigos que me visitaron desde Caracas.

La visita a las ruinas empezó con lo que yo llamo el Mandala de Budas. Los mándalas son formaciones circulares con diversos patrones o niveles que se repiten hasta formar un círculo y que significan distintas cosas dependiendo a qué religión le preguntes, pero en general está relacionado con simbología espiritual, significa el universo, la relación del ser con lo divino. Esta  estructura en  Polonnaruwa empieza dándote la bienvenida con la famosa Piedra Lunar (Moon-stone o Sandakada Pahana) típica de la arquitectura cingalés de Sri Lanka y es básicamente un medio mándala. Es hecho de piedra tallada y cada semicírculo tiene un significado, representaciones simbólicas de animales que representan los deseos de la vida, las etapas de la misma que se pueden ir superando una a una hasta llegar a la flor de loto, a la iluminación, al nirvana. Tanto la Piedra Lunar como los Muragalas o Guardias de Piedra, eran parte de la decoración espiritual típica de la época que se colocaban en las entradas de los recintos y aun se pueden ver versiones de estos en casas y en templos modernos.

Te puede interesar “Descubriendo las Cuevas de Dambulla y el arte budista”

La primera etapa de la estructura tiene una primera pared y la Piedra Lunar, pasamos a la segunda plataforma o lo queda de esta etapa que contiene columnas, luego viene la tercera con otro muro y otra Piedra Lunar. Este muro si es circular y está también custodiada por Muragalas.  Subimos los escalones y nos encontramos adentro con el siguiente nivel: los mismísimos budas sentados con sus manos en posición de descanso sobre sus muslos y sus ojos cerrados en meditación. Hay cuatro de ellos,  uno por cada entrada que están orientadas por los puntos cardinales. Estos Budas tienen las mejillas un poco más abultadas que otros que he visto, están un poco más rellenos,  varían dependiendo del artista. Esta maravillosa estructura es el Vatadage de Polonnaruwa. Se dice que fue creada para resguardar la Reliquia del Diente de Buda, el objeto mas venerado de Sri Lanka.

Te puede interesar: Kandy y el Diente en el templo

En esa zona puedes ver otras ruinas, otros restos del pasado, como estatuas con los pies de Buda con un poco de los pliegues de su túnica, así como otras estructuras. Mi preferida fue la estructura más completa de esta zona. Una torre aún con techo donde al entrar y separarme del sol brillante que se reflejaba en la rocas de ladrillos de las ruinas, me encontré con una oscuridad casi absoluta. Al entrar sentí eso que he explicado antes, esa sensación de paz y armonía que sólo puedes sentir en un lugar sagrado. En este pequeño espacio estaban quemando incienso y tenían una velita encendida, la única luz en el lugar. Los devotos podían dejar su ofrenda de flor de loto o incienso. Me encantó ese pequeño lugar, hubiera podido quedarme ahí mucho más tiempo, pero el espacio era limitado y tenía que dar paso a las demás personas para que rindieran su ofrenda. Este lugar solo me estaba preparando para lo que venía después: La gran Estupa de Polonnaruwa.

Esta majestuosa estructura me dejó boquiabierta, por su magnitud e incluso por su color marrón desgastado, con un poco de moho, que aun así te presenta una energía impresionante, una paz poco describible. Tuve la suerte de circularla sin mucha gente alrededor, por lo que pude sumergirme en esa energía plenamente. Increíble pensar que esta masiva estructura fue construida hace 800 años. Esa energía de ser recipiente de adoración por tantos siglos se siente, se respira. Se ve como la naturaleza la ha reclamado poco a poco, llenándola de vida con microscópicas plantas que le ponen una capa aterciopelada por encima, para adornar su majestuosidad. Su nombre es la  Rankoth Vehera y tiene 185 metros de circunferencia.

Puedes ver muchas ruinas deteniendo en decenas de lugares, nosotros hicimos un paseo por las más importantes. Aunque igual nos dio tiempo de ver algunas interesantes y no tan famosas como esta Piscina Real: el Kumara Pokuna. También puedes ver en Lankatilaka la bellísima y alta estatua de Buda. Esta estatua o lo que queda de ella, tiene un encanto especial porque gracias al desgaste de los años, se ha podido relevar cómo hicieron la estatua, descubriendo así los secretos de la estructura, que fue construida primero de ladrillos y luego tallaron el acabado de la capa exterior para que se viera liso. En sí, todas las ruinas parecían como secretos que se iban revelando, por ejemplo con algunos muros que parecían vacíos si prestabas atención podías ver los detalles de los tallados en piedra que aún existen y las historias que revelan.

Luego nos pasamos a las famosas estatuas de Buda, Gal Vihar o Monasterio en la Roca. Famosa por tener 4 Estatuas de Buda esculpidas en una misma roca de granito. Estas magníficas estatuas tienen unos niveles de detalles impresionantes y me fascinó ver las líneas de sedimentos de la roca que se dibujan en el Buda. Aquí también se encuentra un Buda reclinado de 14 metros de largo!! Me decepcionó un poco el techo que hicieron para protegerla de los elementos. Sé que es lo mejor para preservar las estatuas, pero creo que hubieran podido hacer algo más estético.

Ya al final fuimos a una estructura donde quedaban unos frescos como los de Sigiriya, pero para nuestra suerte una lluvia torrencial se desató. Corriendo entramos a la estructura, que gracias a Dios tenía techo, pero vimos cómo rápidamente a medida que la lluvia avanzaba, la luz natural disponible iba desapareciendo y mi cámara por más que jugué con ella, se negó a producir una foto. Lo último que pude tomar fue esta bellísima ardilla con una cola larga y abundante, que vino a comer un poco de frutas que el cuidador de las ruinas le da todos los días a la misma hora. El tipo de ardilla que no había visto en ningún lugar es la Ratufa Macroura o Ardilla Gigante Gris.

Artículo relacionado: La Roca, el León y el Castillo  

Polonnaruwa fue interesante de visitar, me gustó mucho la Gran Estupa Rankoth Vehera y las estatuas de Gal Vihar, las más bonitas que encontrarás en Sri Lanka. Decidimos ir aquí en vez de Anuradhapura, otra de las capitales antiguas, porque Polonnaruwa está más compactada y era más fácil visitarla. Además me encantaba la idea de verla tomada por la naturaleza, con ese color marrón tierra en las estructuras. Anuradhapura al parecer es majestuosa también pero ha sido renovada en varias veces, quitándole tal vez esa belleza de reino perdido.

Te puede interesar: “La Danza de Elefantes en Minneriya”

Datos útiles

Hotel: Me quede en el Seyara Holiday es bien sencillo pero es a buen precio. Yo recomendaría quedarse en hoteles más grande que ofrezcan diferentes opciones de comida, incluyendo occidental. Porque el pueblo de Polonnaruwa a pesar de atraer turistas no está bien desarrollado y no hay muchas opciones para comer. Un viaje a Polonnaruwa puede ser combinado con visitas al Parque Nacional Minneriya para ver elefantes, Sigiriya y las cuevas de Dambulla.

Para moverse dentro de las ruinas puedes hacerlo en bicicletas, en carro particular o negociando un día de recorrido con un conductor de tuk tuk.

Empezar temprano es siempre mi recomendación, nosotros estábamos una media hora más temprano de como 8 buses. Empezamos como a las 7:30 AM con el museo y eso nos dio mucha ventaja.

Vestimenta: Recuerden vestirse modestamente, cubriendo los hombros y las rodillas.

Costo de la entrada: 25$ por ticket

Más artículos sobre Sri Lanka aquí

Más articulos sobre lugares que son Patrimonio Mundial de la Humaniadad aqui

Pin it! Pinéalo!

el-reino-perdido-de Polonnaruwa

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Guardar

3 thoughts on “El reino perdido de Polonnaruwa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s