Las Tierras de Té en Sri Lanka

Plantaciones de té Sri Lanka Hill Country
Plantaciones de té en Sri Lanka

Sé que salir de Colombo en carro va a hacer un camino largo. Poco a poco voy dejando atrás los edificios altos, las calles no se ponen necesariamente más amplias, el tráfico no baja, pero sé que voy  saliendo de la ciudad porque el paisaje se va ampliando, los árboles empiezan aparecer más seguido, árboles frutales con el rojo/fucsia del rambután colgando de ellos y todo se ve más rural, empiezan a aparecer los animales de la carretera: perros y vacas. Sigo, sigo, de repente se pone todo más caótico otra vez, gente por todos lados, tienditas, vendedores en las aceras, más carros, mas tuk tuks, ¿volvimos a Colombo? No, estamos pasando por pequeñas ciudades caminos a la Tierra del Té de Sri Lanka. Sigo, los caminos se ponen más angostos, la carretera tiene muchas curvas, una tras otra, me mareo. El paisaje empieza a cambiar otra vez,  vamos subiendo, hace más frío, los árboles altos frutales son reemplazados por pequeños arbustos plantados en las colinas formando terrazas, sigo mareada, veo colores: una explosión de verdes ante mis ojos, tantas tonalidades distintas como nunca había visto y lo supe. Esos colores me daban la bienvenida a la Tierra del Té, donde se cultiva uno de los mejores tés del mundo, en el país que fue primer exportador de Té hasta el año pasado y ahora es el segundo.

El aire es fresco, es más frío. Que alegría es poder dejar de sudar por un rato. En Colombo sudo por la humedad y la temperatura como nunca antes, en sombra o bajo el sol, ni en mi país caribeño sudé tanto. Aquí la brisa es templada, no demasiado sino lo suficiente para disfrutarlo. Mientras disfruto de las vistas  y los colores sigo pensando que quiero llegar pronto las vueltas y vueltas del camino me marean. De repente recibo algo más para mis sentidos, empiezo a ver puntos de colores brillantes entre la marea verde de las plantaciones, sigo, vueltas y vueltas, quiero ver de cerca. Me acerco más y compruebo que, son las recolectoras de té. Las famosas recolectoras de té que son descendientes de Tamiles de la India que los británicos trajeron hace mucho tiempo. Visten sus saris multicolores, tienen su Bindi, el punto que colocan las hindúes entre sus cejas que significa el centro del universo, el centro de la creación donde empieza el Mandala de la vida, donde todo se une,  dónde está el Anja Chakra, el chakra del tercer ojo. Sonríen y recogen rápido el Té, tan rápido que casi no puedes ver sus manos moviéndose. Son bellas.

Te puede interesar: “Las Mejores Playas de Sri Lanka Parte I

Llegamos al hotel después de 4 horas de camino aproximadamente para recorrer 150 kilómetros desde Colombo hasta Hatton. Veo el paisaje, respiro profundamente, es tan bello tan único, tan diferente al resto de Sri Lanka que siento que he salido del país. Que esas horas de mareo, en el carro sorteando entre curvas, precipicios, vacas y tuk tuks me llevaron fuera de la isla de manera mágica.

Me levanto al día siguiente  con las ventanas abiertas entre el verdor y el azul del cielo. Hago mis rutinas matutinas con un poco del frío mañanero, me encanta. Vamos a caminar 11 kilómetros entre las plantaciones de Té. Suena como mucho, además es domingo las recolectoras no estarán, espero que valga la pena. Caminamos y caminamos, el paisaje no deja de ponerse más hermoso. El paisaje es distintivamente único por aquí, las plantaciones le dan una forma especial de terrazas a las colinas, que van en movimientos semi-circulares, con el arbusto del té decorando cada centímetro. A veces ves algunos árboles altos, que le dan sombra al arbusto de Té durante la temporada seca, ahora que es temporada del monzón los altos árboles no tienen ni una hoja, no quieren que las copas de los árboles se interpongan entre la lluvia y las mágicas hojas de Té.  El sol está brillando, a veces sudo cuando subo por una colina, pero otras veces con tan solo tomar una curva en el camino, se viene una brisa refrescante.

En pleno sendero vemos unas casitas con unos coloridos Saris colgados secándose al sol, creo que estamos por las casas de las recolectoras. Niños nos saludan, hombres nos saludan, pocas mujeres alrededor, deben estar descansando. Todos están cepillándose sus dientes, fuera de casa o cerca de una tubería con agua fresca. Creo que es la hora en que llega el agua y todos se cepillan. Todos saludan con sus manos así se están cepillando, si no se están cepillando nos sonríen. Los niños corren para tomarse fotos con nosotros, tomo fotos con mi cámara, les muestro y sonríen. No intercambiamos más palabras en inglés que Buenos Días, Como estas y foto (Good morning, how are you and picture), pero igual nos señalan el sendero, nos sonrieron y nos despidieron. Qué calidez y que dulzura tiene esta gente, mi corazón se llenó de ternura, amor y felicidad al ver tanta gentileza, tanta nobleza e inocencia.

Seguimos por los pequeños senderos entre las terrazas, escuché un murmullo, me detuve un momento para escuchar mejor y reconocer el sonido, era un riachuelo. Mojé mis manos y la parte de atrás de mi cuello para refrescarme y seguir el camino, el agua estaba fría, como todo rio de montaña. El camino se hizo corto entre tanta belleza, tanto verdor y tanto amor.

Te puede interesar: “Las Mejores Playas de Sri Lanka, parte II 

No quería despedirme, quería un día más en el paraíso verde. Hicimos los arreglos y nos quedamos una noche más. Al día siguiente quisimos caminar y experimentar dentro de estas bellas plantas, que viajan por el mundo y llegan a tantos personas, que luego de un largo proceso y camino, calientan y reconfortan a personas en todo el mundo, acompañan en momentos felices que compartimos con amigos o en momento en los que solo necesitamos espacio y momento a solas. Caminamos y caminamos otra vez, por calles y senderos entres las plantaciones. Del otro lado de la curva venían un bullicio que no podía distinguir, al cruzar  mis ojos se conectaron con los ojos de ellas todas se callaron, al unísono. Estamos frente a un centro de recolección de Té, donde las recolectoras llevan las hojas tres veces al día para ser pesadas. Me dio risa al vernos todas se callaron y les dije que siguieran hablando. Posiblemente no entendieron mis palabras, pero si mi sonrisa y las más de veinte mujeres me sonrieron de regreso y siguieron su conversación.

Esta vez también pasamos por entre sus casas, aunque era otra ruta. También pasamos por alrededor de sus templos hindúes, sus altares, sus escuelas. Vimos a los niños cargando bolsos de colegio más grande que ellos, sosteniendo una sombrilla más grande que ellos, caminando solos y tranquilos, mientras nos saludaban con las manos.

Después fui a la ciudad conocida como la Pequeña Britania o Nuwara Eliya. Calles pequeñas, un poco de tráfico caótico, gente por las calles, mercados, tiendas, tuk tuks. No me gusta tanto. Vamos a la zona frente a un lago con Casas Británicas Coloniales de campo. Bonitas altas, distintas. Entiendo porque lo conquistadores británicos les gustaba aquí, seguro les recordaba su hogar. Veo caballos, vacas, pero no me gusta tanto prefiero volver al paraíso de mil tipos de verde, prefiero estar rodeada de plantaciones de Té.

Me fui con el corazón vibrando y llena de energía de la Tierra del té de Sri Lanka. Respiré hondo y profundo muchas veces mientras estaba en Tadasana (la pose de Montaña), para tener toda su hermosura y para que me acompañara el movido camino de regreso.

Te puede interesar: “La Danza de los Elefantes en Minneriya”

Datos Útiles

Hoteles: me quedé en Nuwara Eliya en Jetwing St. Andrews. En Hatton me quedé en Tea Trails. Los recorridos y caminatas que hice fueron en rutas de Tea Trails. Por la estadía nos dieron un recorrido por una fábrica de Té.

Si quieren recoger su propio té, les recomiendo ir al hotel  Heritance Tea Factory. Pueden pagar una tarifa y recogen el té y les dan el recorrido por una pequeña fábrica.

Transporte: A la zona se puede llegar también por tren y los recorridos son muy famosos por su belleza. Para tener puesto asegurado y una mejor experiencia tienen que reservar asientos de primera clase en este website http://www.exporail.lk Si no puedes viajar en primera clase no tendrás puesto asegurado, pero puedes comprar los tickets cuando quieras, teniendo así más flexibilidad. Más información en este website http://goo.gl/CAq8xM

 

Mas artículos sobre Sri Lanka aquí

Pin it! Pinéalo

las-tierras-del-te-sri-lanka

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

5 thoughts on “Las Tierras de Té en Sri Lanka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s