Bienvenidos a África: Uganda

Colinas de Kampala, vista desde la Mezquita Nacional - Uganda
Colinas de Kampala, vista desde la Mezquita Nacional – Uganda

Y lo hice otra vez, me vine a vivir a un país al que nunca había estado antes, a un continente al que no había visitado tampoco. Me rio de  mi suerte, de mi buena suerte, ya solo podría hacer esto una vez más si me mudo a Australia sin conocerla antes, pero esta oportunidad se siente maravillosamente única. Mi nuevo hogar: Kampala, la capital de Uganda. Los primeros días siempre son como un sueño, toda esta como en una nebulosa. No entiendo el valor del dinero no sabía si algo es caro o barato para la economía local, si se están aprovechando de mi por ser extranjera o Mzungu (se pronuncia Muzungu y significa extranjero o blanco). Hago la conversión en dólares pero nunca he vivido por más de tres meses en Estados Unidos, así que la referencia no es muy útil, me he visto haciendo la conversión de Shillings a Dólares Americanos y después Rupias Esrilanquesas, un desastre jaja. También sufro de estrés postraumático asiático y quiero regatear por todo, hasta que me di cuenta una vez que estaba regateando como por 30 centavos de dólar y lo dejé. Mi oído se adapta poco a poco al acento ugandés, que no es tan fuerte como algunos acentos en Asia.  El Jet Lag no hizo su aparición gracias a Dios, a pesar de que venía con 7 horas de diferencia, no me pego tanto. Creo que el Jet Lag hacia Asia que viví tres veces es tan intenso y horrible que todo lo demás es fácil. Estar sin Jet Lag me pareció una bendición porque con todo lo que uno tiene que entender cuando llegas a un país nuevo, no tener todo nublado por el sueño es mucho mejor, igual tu cerebro está funcionando a mil y los sentidos están sobre saturados con información. Pero esta vez he sido más paciente, ya sé que todo viene poco a poco, el oído, las direcciones, el lenguaje, los amigos, soy más paciente con todos y sobre todo conmigo misma, todo llega a su momento, no ha porque desesperarse: estoy en África.

Artículo relacionado: “Ficha Uganda”

En mis  primeros días en la calle voy observando todo con atención, nada es normal todo es único y curioso ante mis ojos. Kampala está conformada por varias colinas, las primeras que conformaron la ciudad fueron siete: Kasubi, Mengo, Kibuli, Namarimbe, Nsambya, Lubaga y Kampala, la ciudad sigue creciendo para incluir más colinas con su verdor. Hay mucha vegetación, en los topes de cada colina puedes ver la ciudad, que tiene muchos mercados de artesanías, restaurantes, centros comerciales, canchas de golf, lugares peligrosos, lugares bonitos y bares, muchos bares y discotecas, a los Ugandeses les gusta la fiesta.

Las calles son un poco estrechas, están las típicas que imaginamos de África: calles de tierra roja, pero la mayoría son calles normales, con algunos huecos por aquí y por allá. La ciudad es limpia, no se ve basura en las calles, lo que si es que la cantidad de carros es más grande de lo que las calles pueden tolerar.  La ciudad es verde pero el tráfico es intenso y hay un poco de caos pero no por tuk tuks, sino por los Bodas bodas que son moto-taxis. Se meten por todos lados, la gente va sin casco de a tres hasta cuatro personas en una, las mujeres van sentadas de un lado de la moto, con las piernas cruzadas a hacia el mismo lado, como lo vi en Tailandia y aunque no es novedad igual me parece atrevido y me da miedo de caerme con solo verlas. Un día iba caminando y veo una moto pasando, me ve y se da la vuelta. En ese momento se me pusieron las manos frías, pensé me iba a robar, como me pasó en Caracas cuando un motorizado me vio y dio la vuelta solo para robarme. El motorizado ugandés se acerca me ve y me hace señas para que me monte en la moto, era un Boda boda no un ladrón, con decirle que no quería, bastó. Dicen que hay que tener cuidado que a veces si roban, pero el miedo que me dan es infundado por Caracas no por las historias de aquí.

Te puede interesar: Últimos días en Sri Lanka y la isla Trapobane

El tráfico es una gran fuente de información estos primeros días, puedo observar algunas pistas sobre el país y su idiosincrasia que luego corroboro fuera del carro. Una novedad para mi es que el tráfico es silencioso. El ruido corto y constante de las cornetas que se oye en algunos países del Subcontinente en pleno tráfico y que ponía a prueba toda mi paciencia y tranquilidad mental, quedo atrás. Esto me revelo otra cosa característica de los ugandeses: hablan bajito como algunos asiáticos y llevan la vida con un mejor entendimiento y relajación que muchos, tocar la corneta no hace nada para aliviar el tráfico entonces no pierden el tiempo haciéndolo, no hay urgencia de nada, muy sabios ellos. En pleno trafico también vi un señor, bajo el sol en pleno, con una camisa de mangas largas, vestido muy elegante, caminando por el medio de los carros, con un libro entre las manos, hablando con los conductores, ¿Qué lee? Pues lee: la Biblia. Estaba predicando en el tráfico y entre esas y otras pistas me enteré de algo: los ugandeses son muy religiosos, en su gran mayoría cristianos. La media nacional de hijos es de 5.8 por mujer y la homosexualidad es ilegal.  Las colas son largas pero si me da hambre puedo comprar frutas de las  mujeres que visten telas de colores y tienen cestas en la cabeza, y venden mangos o bananas. Si un día me siento más aventurera podría comer Saltamontes Fritos  que venden hombres por las calles,  que al parecer son una merienda predilecta. En conclusión, en la cola de tráfico puedes comprar de todo desde juguetes y comida hasta zapatos.

Los Ugandeses son amables, bromean contigo, se ríen, pueden usar cualquier ocasión para mostrarte como bailan. Escuchan música que me gusta y me recuerda a la música caribeña. La música me tiene encantada, es relajada o bailable, con notas de reggae. Si no están escuchando sus artistas locales, están escuchando R&B, Soul o Hip Hop, me encanta. Saben de Venezuela, de Caracas y hasta de otras ciudades, algunos se saben frases en español y todo gracias a las telenovelas latinas (y venezolanas) que pasan en la televisión local.

Te puede interesar: “06 cosas que he aprendido de vivir un año en Asia”

Hay Mujeres con curvas, vistiendo telas de colores hermosos y llamativos, con trenzas largas en los cabellos, trenzas cortas, trenzas de lado, trenzas rectas, sin trenzas, con afros grandes y esponjosos, se ven bellas. Y si la música, el calor de la gente, lo abiertos que son, no pareciera suficiente tenemos la Naturaleza Africana. Mientras esperaba en el carro una sombra me paso por las piernas, alcé la mirada y encontré un pájaro gigantesco volando, parecía un avestruz, pero volaba muy alto para serlo. Luego pregunté que era y me contaron que es un Marabú Africano un ave de rapiña. He escuchado pájaros con sonidos únicos, unos se ríen, otros cantan y otros definitivamente imitan. Un día estaba en casa y escuché monos muy cerca, salí a buscarlos entre los árboles y no logré verlos. Los sigo escuchando casi todas las tardes. Un día los escuché mientras almorzaba con unas amigas y me asomé al jardín, les dije que estaba buscando los monos y me explicaron que no son monos, que ese sonido es de unas aves que se ríen así, ¿pueden creerlo? En un jardín frente a una casa vi un pájaro de plumas moradas tornasol, con un pico largo y curvado que insertaba constantemente en la tierra mientras caminaba. Un pájaro de plumas violetas y pico naranja volando entre las ramas, pájaros que vuelan tan cerca y son tan grandes que parecen águilas y hacen a los gatos de casa esconderse bajo los asientos y sillas del patio por temor, he visto camello caminando por las calles, arboles de papaya, arboles de avocado, arboles de mango, arboles muy grandes, lluvia tropical, lluvia con granizo, clima perfecto, tropical, pero nada húmedo, no muy caluroso, con ráfagas de viento intenso, flores de colores, brisa fresca: Bienvenidos a África, al Este de África, bienvenidos a Uganda.

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress y en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Pin it! Pineálo en Pinterest!

bienvenida-a-africa_-uganda

Guardar

3 thoughts on “Bienvenidos a África: Uganda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s