Al fin en Kuala Lumpur

img_0766

En mi primer año de la universidad tuve que hacer un trabajo súper largo y detallado sobe Malasia. Fueron meses de investigación con unas queridas amigas y me encantó conocer tantos detalles de este país que quedaba al otro lado de Venezuela y sorprendentemente tenía muchas cosas en común con mi país. Mientras lo hacía, siempre estuve soñando con ir a conocer con mis propios ojos algún día este país y ese día finalmente llegó, más pronto que tarde.

Kuala Lumpur es una de esas megas ciudades asiáticas que impresionan con su tecnología, construcciones y autenticidad. Tiene un estilo parecido a Bangkok y Singapur, pero por supuesto es única. Bangkok es la tierra de los tailandeses y algunos occidentales, Singapur es la tierra de los singapurenses descendientes de chinos, malayos e indios; y Kuala Lumpur (KL) es la tierra de todos ellos y más. Lo que más me sorprendió de la ciudad fue sin duda su diversidad, que nunca había visto antes en Asia. Y en gran parte se debe a la religión del país: el islam. El islam ha atraído a muchos árabes y estos le dan un toque más a la ya diversa población que me pareció como un crisol cultural. A pesar de todo lo que había estudiado sobre el país igual me sorprendió, definitivamente hay cosas que nadie te puede explicar y que no puedes aprender a través de los libros. Lo único malo, es que me pareció que el país no celebra tanto esta diversidad. Las culturas están muy separadas en parte gracias a una ley de 1971 llamada “Política de Cultura Nacional”, donde se establece que la cultura malaya proviene de las costumbres indígenas del país y que el islam es parte importante de esta cultura. Esto deja a un lado al resto de la población malaya de ascendencia  extranjera como los descendientes chinos e indios. Incluso hay dos sistemas educativos, un sistema nacional que enseña en malayo y un sistema paralelo que se enseña en chino y tamil.

La religión forma parte importante del país pero no es tan limitante como pensé, siendo este el primer país musulmán que visito fue una grata sorpresa. Hay muchos bares y  la vida nocturna es vibrante. Hay bares latinos, lugares para fumar narguile, discotecas y demás. A la hora de vestimenta femenina, no me pareció tan conservadora como para ser un país musulmán pero si un poco más que Tailandia o Singapur, claro yo como turista no me vi tan limitada pero por supuesto que ves a las locales vestidas con el hiyab. Los malayos son unos foodies, les encanta comer en la calle hay restaurantes y puesticos de comida callejera en cada esquina. Una vez más, la comida fue gran parte de mi experiencia y es que la comida asiática es deliciosa y en Kuala Lumpur tienen buena comida callejera, sobre todo china.

Artículo relacionado: “Ficha Malasia”

Podría decir que KL es una versión mejorada de Bangkok en algunos aspectos, las calles están más limpias, menos olores a drenaje, menos prostitución visible  y menos trampas para turistas. Y tiene las buenas cosas de Bangkok, buena comida, buen sistema de transporte público y centros comerciales para todos los gustos y todos los bolsillos. Aunque turísticamente para algunos, Bangkok tiene más que ofrecer y la comida tailandesa no tiene igual, me sentí un poco triste de no haber ido a Kuala Lumpur antes y más de una vez, me quedaba más cerca que Bangkok aunque en costos Kuala Lumpur es más cara. Y una comparación un poco más rara, fue que algunas partes KL me recordaron a Caracas, específicamente la zona de oficinas y empresas me recordó a la misma zona en Caracas (Altamira y la Castellana), grandes edificios, abundantes árboles y restaurantes escondidos en lo que eran casas residenciales antiguamente.  En fin, basta de comparaciones: Kuala Lumpur es una ciudad que tienes que conocer y disfrutar, tiene mucho que ofrecer, de verdad la diversidad de culturas que conviven ahí la hace muy especial. Entre los sitios que visité durante mi corta estadía están por supuesto las Torres Petronas, la calle Changkat que es donde hay muchos bares,  el mercado de comida callejera Jalan Alor, las cuevas de Batu y el Museo de arte islámico.

Te puede interesar: “06 cosas sobre Bangkok lo inesperado y lo que no”

Empecemos con las imponentes torres Petronas que fueron las más altas del mundo hasta 2004, pero no te preocupes igual tienes que torcer el cuello para verlas completas y maniobrar con la cámara para que te salgan las dos en una sola foto. Gigantes, brillantes e imponentes, no decepcionan. Se dice que aún tienen oficinas vacías pero desde abajo no lo ves. Me dio la impresión que en cualquier momento los edificios en los alrededores van a sobrepasar las majestuosas Petronas y sacarlas de la bella Skyline o línea del horizonte de la ciudad, porque la zona sigue creciendo. Las puedes ver desde distintos puntos de la ciudad, mi vista preferida fue cuando andábamos una noche buscando bares y de repente aparecieron entre los edificios,  iluminadas contra el fondo oscuro de la noche. Lo único desafortunado sobre las torres es que las llaman “The Twin Towers” y por supuesto al decirlo en voz alta al taxi no pude dejar de pensar en las desaparecidas Torres Gemelas de Nueva York que nunca pude conocer (suspiro).  También puedes subir a las torres y ver el resto de la ciudad o cruzar el puente que las comunica, yo vi el precio para subir y pensé en todo lo que podía hacer con ese dinero y decidí no hacerlo, total lo que quería admirar era las torres.

En la calle Changkat Bukit Bintang puedes encontrar cualquier tipo de bar que te puedas imaginar, latino, para bailar, bares irlandeses, bares que sirven cervezas artesanales y pare de contar. Encontrarás meseros y trabajadores que tratan de atraer clientes pero no son tan fastidiosos y es solo al principio de la noche, ya después los bares se llenan y no tienen que buscar a nadie para entrar. Cerca de ahí puedes encontrar el  Jalan Alor, que es una calle llena de restaurantes y puesticos de comida callejera. Las dos noches que fuimos estaba bastante lleno, pero es tan grande que seguro encuentras un lugarcito. La atención es rápida y de verdad no tengo un lugar específico que recomendarles porque nuestra técnica era seguir los olores, ver la comida que ofrecen y pues escoger lo que nos llamaba más la atención. Lo mejor eran los platos de comida china y un helado de coco que siempre recordaré. El helado tenía leche de coco y arroz inflado por encima. Uno de los mejores helados de coco que me he comido, dulce pero no tanto, con la textura suave de la leche de coco y el toque crujiente del arroz inflado. Me pareció espectacular en una noche calurosa por Kuala Lumpur, porque eso si tiene la ciudad, como en casi todos los países del sudeste asiático el calor es húmedo y pegajoso, así que preparen la maleta con ropa de algodón. Nuestra noche perfecta fue ir a comer en Jalan Alor, después ir a fumar narguile  en un establecimiento árabe y luego ir por unos tragos en Chanktat, porque por supuesto en los establecimientos árabes no venden alcohol. También prueben la comida árabe, es la más auténtica que he visto en Asia. Y siguiendo con la comida les tengo que recomendar el restaurante japonés Hokkaido Ramen Santouka en el centro comercial Pavilion KL, donde comimos el mejor Ramen (sopa japonesa) y el mejor sashimi de salmón en la vida, lo más impactante es que un restaurante en un Centro Comercial y nos tomó por sorpresa su calidad.

Te puede interesar: “Singapur, más que un país desarrollado”

Ah y les tengo que hacer una advertencia, en el aeropuerto de Kuala Lumpur hay puestos de sanidad donde piden llevar la tarjeta de la vacuna de la fiebre amarilla. Pues en Tailandia son súper estrictos con eso y pensamos que mejor lo hacía antes de hacer la cola en emigración y que me devolvieran. Pues resulta que fui a la unidad sanitaria y tuve que esperar un montón, parecía que era la única que había pasado por ahí por años. Y mientras buscaban a la persona encargada del darme el papel de que certificaba que mi vacuna estaba al día,  estuvimos esperando en un saloncito por largo tiempo y al final ni me vieron lo de la vacuna de fiebre amarilla sino que me hicieron preguntas sobre el Zika porque mi pasaporte es de Venezuela, sin que importara el hecho que tenía más de un año sin pisar Latinoamérica. La segunda vez que estuve en el aeropuerto cuando regresaba de Camboya y tenían una parada de doce horas, al pasar por aduana no mencioné lo de la fiebre amarilla ni el Zika y me dejaron pasar, así que no pierdan su tiempo con eso a menos que vean que realmente lo están revisando. En los próximos artículos les traeré sobre mi visita en las cuevas Batu y al Museo de Arte Islámico.

Datos Útiles

Transporte: Desde el aeropuerto tomamos el metro hasta la ciudad que tomó como 30 minutos. Pendiente que hay uno que va directo hasta la ciudad y otro que hace paradas antes de llegar. Dentro de la ciudad usamos taxis, los de color azul son más nuevos y un poco más caros, y los de color rojo son más baratos. Si quieres aire acondicionado tal vez debas pagar un poco más y tomar los taxis azules.

Requisitos para visa: Malasia no pide visa a muchos de los ciudadanos de las nacionalidades de Latinoamérica si te quedas menos de un mes, pero tienes que llevar la prueba que estas vacunado de la fiebre amarilla, pero como les dije no la piden mucho, igual llévenla.

Estadía: Nos hospedamos en Kuala Lumpur Journal. Es un hotel nuevo y bonito, en pleno centro de la ciudad, así que se puede caminar hasta la calle Changkat y  el mercado de comida callejera Jalan Alor.

Pin it! Pinéalo en Pinterest!

kuala-lumpur

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress, en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog, y comparte este artículo con tus amigos! Gracias por ser parte de Desarrollo Peregrino

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Más artículos sobre países en Asia aquí

Guardar

2 thoughts on “Al fin en Kuala Lumpur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s