Las cascadas Sipi en Uganda

Cascadas Sipi Uganda
Vista desde Sipi River Lodge

Uganda tiene mucha belleza natural, pero lo que más resalta son los parques nacionales para hacer Safaris u observar la fauna local, obviando otras zonas llenas de belleza. Por ejemplo los lagos de cráteres, la cordillera de los Ruenzori (esta cordillera es una de las pocas en África con glaciares, y tienen el Monte Stanley el tercero más alto del continente africano), los grandes lagos, el monte Elgon y las caídas Sipi. Nosotros después de nuestro primer safari nos quisimos ir a un lugar diferente y nos fuimos a la zona este de Uganda, a las faldas del Monte Elgon, un volcán inactivo que se encuentra en la frontera de Uganda y Kenia.

Las caídas Sipi son un grupo de tres cascadas de agua dulce que descienden del rio Sipi. Un circuito común de turismo es escalar el Monte Elgon y luego hacer senderismo alrededor de  las cascadas. Que significa menos intenso que escalar el monte, pero también puede ser un poco de turismo de aventura, porque estamos en África después de todo! Se puede hacer rapel y si eso es muy arriesgado, durante el simple senderismo encontraras aventura, ya te contaré.

Te puede interesar: “Parque Nacional Lago Mburo, primer Safari en África”

El camino desde Kampala en auto puede tomar unas cinco horas, tiene pasajes muy bellos, empieza a elevarse y las montañas empiezan a aparecer y la temperatura a bajar. Sin embargo, el camino para allá no esta tan bien conservado como las carreteras hacia los parques nacionales más famosos. Incluso, pasamos por la carretera más llena de cráteres que he visto en mi vida, parecía que había pasado una guerra por ahí. Afortunadamente el trayecto destruido era corto.

Ya instalados en el hotel que tenía cercano una de las caídas, nos fuimos a la primera caminata a ver el atardecer. El atardecer no fue tan lindo como esperábamos porque las nubes estaban en el camino, pero no le hacía falta a la vista.  El panorama era hermoso, algunas montañas parecían a los tepuys de Venezuela, montañas que han perdido su pico por la erosión. La inmensa sabana africana se explanaba hasta donde te llegara la vista. El viento era también asombroso en la zona, creo que sería perfecto para hacer parapente, pero parece una actividad no explotada en el lugar. Lo más pintoresco era que había unas vacas en la cima, creo que los locales que las cuidaban las llevaron a tomar un paseo hasta allá.

Al siguiente día y desde bien temprano nos dispusimos a conocer las tres cascadas. Para verlas todas de cerca necesitas posiblemente un día, nosotros hicimos dos desde muy cerca. Donde nos quedamos había una pequeña cascada, pero no se cuenta como parte de las  tres principales. Era  bello escucharla por las noches y ver como el agua blanca brillaba a la luz de la luna. Con el fin de conocer las otras caídas principales, pasamos por esta. Arriba de la cascada vimos a los niños con sus cabras jugando y a las madres lavando su ropa.

Las caminatas no eran difíciles, algunas subidas pero más que todo senderismo. Lo más aventurero nos pasó cuando bajamos a ver una de las caídas y había una escalera de metal que tienes que descender y está completamente paralela al suelo en pleno precipicio, luego no hay realmente un sendero para bajar hasta la cascada, había que deslizarse por la tierra rogando no caerse por la montaña. Un poco intenso pero posible, la caída en si fue un poco decepcionante porque creo que fuimos al final de la temporada seca y no había mucha agua. La otra caída a la que hay que subir por la montaña si nos pareció muy interesante, el agua y el viento caía fuertemente y la temperatura descendió unos cuantos grados dentro de las rocas. Fue refrescante después de la caminata quedarse ahí con el viento y el agua aliviando el sudor.

La última, la vimos desde lejos porque la escalera que te acerca a la cascada no estaba funcionando, un incendio la quemo. Al parecer esa escalera que se usa para llegar a la caída es la más intensa, porque es más larga, y como dije la vas bajando espaldas al precipicio.

Una de las cosas que más me gustó de Sipi aparte de los paisajes, fue que podías observar de cerca a los locales. En Sipi por ejemplo, la mayoría de las rutas y senderos te hacían pasar por los patios y sembradíos de la gente. Me daba un poco de vergüenza hacerlo, imagínate que estés en el patio de tu casa y gente que conoces empieza a pasar por ahí. Pero los ugandeses son muy amables, nunca nos hicieron sentir incomodos, incluso nos saludaban. Lo más bonito era ver a los niños de 2 a 4 años emocionados de ver Mzungus (extranjeros blancos). Creo que era evidentemente más era la emoción por mi esposo que es rubio que por mí, pero era gracioso. Hubo un niño que nos vio de lejos y nos saludaba con sus manos, bailaba y nos gritaba Mzungu. Otra niña como de tres años se emocionó tanto que pego un grito y su padre o hermano tuvo que llevarla a que nos viera de cerca, nosotros nos paramos y esperamos y no paraba de reír al vernos.

En esta zona pude comprobar una de esos términos que he oído y entiendo pero no había visto en persona: la siembra de subsistencia. En Uganda a pesar de la pobreza que existe uno no ve los niños desnutridos que muestran la peor cara de la pobreza en África. Sin embargo se ve pobreza con la simplicidad de las casas donde viven algunos y aunque no hay hambruna las personas más vulnerables no tienen acceso  a una dieta balanceada, ocasionando problemas de salud. En esta zona pude ver como subsisten con lo que pueden plantar en la muy fértil tierra ugandesa. Pero esto me hizo reflexionar sobre lo vulnerables que son al cambio climático, si la temporada de lluvia se atrasa y la seca se alarga, la gente de esta zona simplemente no tendría que comer.

Te puede interesar: “El lago Victoria y la fuente del río Nilo”

Por eso las actividades turísticas de la zona incluyen ayudas a la comunidad, por ejemplo siempre ir con un guía certificado y pagarle por el tour o ir a ver una siembra local de café. El tour es ir literalmente a casa de alguien y ver como siembran y cultivan el café. Con las historias de los sembradíos de café en Colombia (uno de nuestros primeros artículos) y mi experiencia en las plantaciones de té en Sri Lanka, pensaba que me iba a encontrar algo más elaborado pero no fue así y en realidad me alegro. Nos mostraron como siembran el café orgánicamente, usando los desechos de las cabras para fertilizar el suelo, y usando ramas de plantas con puyas para proteger las pequeñas matas de café de los animales. La única máquina que tenían era una manual con la que abrían la semilla del café. El dueño fue muy dulce, nos explicó todo con toda su familia y vecinos observando. Nos llevamos un poco de café, lo tostamos en leña y lo tomamos de una vez. Me pareció fascinante este encuentro con la realidad del proceso, algo que tomamos todos los días, que para nosotros es de fácil acceso, que lo tenemos al alcance de nuestras manos y lleva tanto trabajo, tiempo y dedicación. Nosotros en nuestra sociedad acostumbrada a la gratificación instantánea  lo damos por sentado. Siempre aprecio estas experiencias que me abren los ojos, más allá de mí día a día y de la realidad a la que estamos acostumbrados.

Te puede interesa: “Las tierras del té en Sri Lanka”

Datos Útiles

Estadía: Nos quedamos en el Sipi River Lodge. Tiene cabañas y las Bandas, que son habitaciones redondas como las típicas viviendas ugandesas. Con ellos mismos arreglamos los tours. Este Lodge es muy bonito y acogedor, la comida está muy bien también. En la zona hay varias opciones para todos los presupuestos.

Pin it! Pineálo!

Las Cascadas Sipi en Uganda

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress, en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog, y comparte este artículo con tus amigos! Gracias por ser parte de Desarrollo Peregrino

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Parque Nacional Lago Mburo, primer safari en África

IMG_3827

Hacer un safari en África es el sueño de cualquier persona que ame la naturaleza y los animales,  y que haya crecido viendo National Geographic o el Discovery Channel. Por lo que era y sigue siendo un sueño para mí, porque con uno no basta y ningún safari se parece al otro. Los mejores safaris están sin duda en África del Este y del sur,  así que cuando supe que iba a vivir precisamente por esa zona del mundo me dio una alegría inmensa, porque sabía que el maravilloso mundo de la Sabana Africana se abriría ante mis ojos.

Quisimos empezar con una aventura modesta, con un parque pequeño y tal vez no el más espectacular, para ir así poco a poco descubriendo toda la majestuosidad de la fauna africana. Así que fuimos al Lago Mburo en Uganda, uno de los parques más pequeños del país pero el único donde puedes hacer un safari caminando. Nos fuimos primero a la posada, que quedaba sobre una roca muy grande. Desde ahí teníamos una vista espectacular de la planicie. Llegamos al mediodía con un calor y un sol implacable, sin embargo yo quería salir de una vez a ver a los animales. Nos explicaron que así como para nosotros el clima era muy intenso al mediodía,  para los animales también lo seria y buscarían sombra, lo que quiere decir que no era el mejor momento para salir porque iban a estar escondidos, lo que tuvo mucho  sentido. Esperamos que el sol bajara un poco para salir.

Empezamos viendo muchas Cebras, que son impresionantemente bellas y raras. Son como unos caballos con un diseño de piel muy particular. Me encantaba verle sus ojos son grandes, negros y bellos y con unas pestañas largas como una muñeca. Cuando hacia contacto visual con ellas me veía por unos segundos y luego salían corriendo, galopando con el mismo sonido que hacen los caballos. El diseño de su pelaje a pesar de ser imitado tantas veces en ropa y decoraciones me sigue impresionando, es difícil distinguir si es blanca con rayas negras o negra con rayas blancas. Aunque en las más pequeñas el pelaje no se ve negro sino más bien marrón.

Sigue leyendo

Y finalmente su majestad: Ankgor Wat

IMG_1374

Angkor Wat es posiblemente el templo budista más famoso del mundo, el más majestuoso, Patrimonio de la Humanidad, el mejor conservado porque desde su construcción en el siglo XII nunca ha sido abandonado… Con su majestad Angkor Wat quiero culminar mis publicaciones (por ahora tal vez, volveré) sobre mi mágica visita a Camboya.

Durante mis días paseando por las ruinas de Angkor no había manera de ignorar Angkor Wat, está ahí súper presente, con su torres que se imponen entre la basta selva, muy cerca de la entrada principal y por supuesto siendo el centro de esta inmensa área llena de ruinas. Las veces que lo vi, pensaba “Ya voy a venir a descubrirte, espérame” porque obviamente no fue el primer templo al que entré, lo quería dejar casi para el final, para que la belleza y mi nivel de asombro fuera en incremento con los días. Además que obviamente estaba esperando el momento con menos turistas posibles.

Artículo relacionado: “Las ruinas de Angkor en Camboya, más que solo Angkor Wat”

 

Sigue leyendo

Las sonrisas del Templo Bayón en Angkor Thom

Las caras del templo Bayon tridimensional Angkor Thom Camboya Ruinas Angkor
Las caras del templo Bayon tridimensional

Angkor Thom o la “Gran Ciudad” como señala su traducción literal, es una ciudad amurallada  dentro de Siem Riep y es la última capital del imperio Jemer. Lo que hace fácil reconocer Angkor Thom es la sonriente cara del Emperador Jayavarman VII. Pero la sonrisa, es una media sonrisa, serena, tranquila, acompañada con los ojos cerrados del emperador. Una media sonrisa que lo ha hecho acreedor del nombre la Mona Lisa de Asia. Su cara esculpida en altas torres y entradas te imparte la misma serenidad que emana de la cara de la mayoría de las estatuas de Buda.

Dentro de la ciudad amurallada se encuentra mi templo favorito de la ciudad (sí más que Angkor Wat), el templo Bayón. Lo visitamos muy temprano en la mañana en nuestro segundo día en las ruinas de Angkor, después de ver el amanecer. Cuando normalmente la gente se va a Angkor Wat, nosotros nos fuimos a Bayón y tuve la suerte de recorrerlo y disfrutarlo con solo tres personas más en él, incluyendo a mi esposo. La calidad de los grabados y relieves es impresionante, las historias que cuentan, historias budistas que tienen su origen en la mitología hindú.

Articulo relacionado: “Las Ruinas de Angkor en Camboya, más que solo Angkor Wat”

Caminar dentro del templo Bayón fue como estar en otro planeta, las 24 torres y 200 rostros del emperador mas la disposición circular me desorientó un poco, lo circulé tantas veces que al final no pude reconocer por donde entramos o por donde debíamos salir. Me encantó estar ahí, sentir su paz, sentir la serenidad que emanaba de los rostros, a pesar de que la idea de tener 200 rostros observándote podría ser horripilante, en este caso era todo lo contrario. Había una serenidad infinita, ayudada por el clima refrescante de la mañana y la solitud del sitio, tanta que me dio el espacio y el tiempo para meditar un poco entre las ruinas y sentir la maravillosa energía centenaria del lugar.

Artículo relacionado: “Y al fin su majestad: Angkor Wat”

Sigue leyendo

Las ruinas de Angkor en Camboya, más que solo Angkor Wat.

IMG_1144

Las ruinas de Angkor son mundialmente famosas y siempre despertaron en mí  sueños aventureros de ir a visitarlas. Una de las cosas que aprendí con mi visita es que Angkor Wat es el complejo religioso más grande del mundo, pero muchos asumimos que todas esas espectaculares ruinas en Camboya, donde la naturaleza reconquistó su espacio, y nos hace pensar en aventuras antropológicos al estilo Indiana Jones, son Angkor Wat y no es así. Todo el espacio que contiene decenas de ruinas y templos se llama Parque Arqueológico Angkor o Ruinas de Angkor y quedan en la ciudad de Siem Reap (o en español Siem Riep) en Camboya. Y aunque por supuesto que hay que visitar Angkor Wat porque es el templo mejor conservado, hay mucho más en este pedacito de Camboya que ese templo.

Mi primer día en las ruinas sentí que entré en un portal del tiempo,  me deje llevar a un mundo de fantasía donde la belleza de la naturaleza y la obra del hombre se unían en una danza sensual donde ninguno quería dejarse dominar por el otro completamente. Los altos árboles abrazan, besan y acarician las edificaciones, las cuales por su parte se dejan llevar, luego se enfurecen, se van, se escapan de los brazos de las naturaleza y colapsan…  La naturaleza en la búsqueda de recursos, a veces circunda las ruinas, otras veces no tiene la paciencia y le dan arrebatos de furia e impone sus poderosas ramas y raíces a la estructura…  En algunos casos estos amantes llegan a un acuerdo de mutua convivencia que se ve magnifico, único y majestuoso. Esta danza erótica se puede ver en pleno esplendor en el templo Ta Phrom, hecho famoso por la película Thomb Rider. El balance perfecto que permite a la naturaleza sobrevivir en armonía con las estructuras se ha mantenido gracias a que los esfuerzos de restauración y mantenimiento de las ruinas que quieren preservar esa danza intensa de amor y odio, que presenciaron los que re-descubrieron los templos a finales del siglo XIX,  como parte de la experiencia del mundo perdido.

“Artículo relacionado: Ficha Camboya”

Sigue leyendo

Ficha: Camboya

Yo en la ruinas de Angkor

Nombre oficial: Reino de Camboya

Otros nombres antiguos: Kattigara, Imperio jemer, Reino de Kambuya, entre otros.

Ubicación: Península de Indochina, sudeste asiático. Limita al norte y al oeste con Tailandia, con Laos al noreste, y con Vietnam al este y al sudeste. Tiene al sur y sureste una línea costera en el golfo de Tailandia.

Religión: 96.6 % de la población es budista, musulmanes 1.9%, otros 0.9%.

Idiomas: Jemer 96.3%, otros 3.7%

Población: 15 957 223 habitantes. Camboya es una sociedad bastante homogénea, el grupo étnico Jemer tiene un 97.6% de la población, el grupo étnico Cham (en su mayoría musulmanes) cuenta con el 1.2% de la población,  Chinos 0.1%, Vietnamitas 0.1%, otros 0.9%

Sigue leyendo

El lago Victoria y la fuente del rio Nilo

IMG_3273

Después  de apenas unas semanas de mi llegada a Kampala, ya estaba ansiosa por salir de la ciudad y empezar a recorrer el país. Ese sentimiento es normal en  mí siempre que visito un país, pero ahora que Uganda es mi nuevo hogar me lleno de paciencia porque tendré mucho tiempo para descubrir cada rincón. Además que siempre es buena idea esperar un poco para escuchar las recomendaciones de locales y de las personas que viven en el país. Así que el primer viaje fue sencillo, un viaje de un día donde me disponía a conocer el Lago Victoria y la cuna del legendario Rio Nilo.

Primero tengo que confesar que pensé que Kampala estaba a las orillas del  Lago Victoria, y aunque ciertamente está muy cerca y desde algunas zonas de la ciudad se puede ver el lago, no es tan adyacente como que puedes ir a caminar a la orilla del lago. Sin tráfico,  podrías durar desde el centro de la ciudad hasta el lago aproximadamente una hora. El Lago Victoria es el lago más grande de África y el segundo más grande del mundo con 69,484 km cuadrados de superficie y se comparte en su mayoría entre Uganda y Tanzania, y un poco cae en el territorio de Kenia. Y como es de esperarse, muchas comunidades dependen del lago y viven en sus alrededores.

Te puede interesar: “06 cosas inesperadas sobre Uganda”

Lo recorrimos en un pequeño bote en un día soleado con este clima perfecto de Uganda, caliente pero no demasiado y nada de humedad. Vimos muchos pájaros, de diferentes colores, tamaños y velocidades porque había unos que vi solo por facciones de segundo. Como por ejemplo el bello kingfisher (en español Alcedinidae) que es tan pequeño y rápido como un colibrí y que se podía detectar por su color naranja y purpura brillante. Las orillas del Lago Victoria en Uganda y su zona alrededor conocida como Jinja es la escapada más rápida y fácil desde Kampala. Por la zona hay un montón de hoteles y hostales para los que se quieren escapar de la ciudad y hacer un poco de turismo de aventura incluyendo rafting.  El lago es inmenso, el azul del agua invita a querer lanzarse y nadar, pero no lo recomiendan  por la presencia del parasito Bilharziasis que se encuentra en el agua dulce en cada rincón del país. Algo desafortunado porque Uganda tiene muchos y hermosos cuerpos de agua dulce, pero hay que disfrutarlos solo con la vista. Mientras paseábamos en un bote el guía nos hablaba de la fauna presente en el lago, nos ensenaba los cultivos de peces de agua dulce y pudimos ver desde lejos las comunidades que viven a las orillas del lago.

Sigue leyendo

El islam y su arte. Museo de Arte Islámico en Kuala Lumpur

IMG_0935

Vivir en Asia me enseñó muchas cosas, me ayudó a comprender el mundo de diferentes perspectivas. Me enamoré definitivamente y de por vida del té y del yoga, antes había un romance pero ahora hay amor profundo. Entre otras cosas que aprendí a amar Asia y a su gente. Una de las cosas que aprendí allá fue a entender más las religiones que no se encuentran muy comúnmente en Latino América, como el hinduismo, el budismo y el islam. Las dos primeras llegan a nuestro continente a través de su filosofía pero el islam cuando llega, llega desvirtuado con malas noticias y fanatismo. Como por principio creo que no todo puede ser malo y que lo malo es el fanatismo vengan de donde vengan, me encantó conocer más del incomprendido islam.

Ya mientras estaba en Sri Lanka realice una meditación con unos Derviches Giradores, los cuales forman parte de los Sufíes la rama mística del islam. Ellos practican el “whirling” o vueltas, una meditación activa para acercarse a Dios. Durante la meditación giras con la tierra y los planetas de nuestro sistema solar para pedir amor para la humanidad y los seres vivos. Una experiencia hermosa y única, que llenó mi corazón de amor, compasión y felicidad. Pero fue Malasia el primer país musulmán que he visitado. Un país desarrollado con una vibrante capital e islámico. Ya por ahí se van cayendo algunas de las concepciones que tenemos con esa religión. Para conocer más nos fuimos al Museo de Arte Islámico en Kuala Lumpur ¿Qué mejor manera para entender mejor un sistema de creencias que a través de su arte?

Artículo relacionado: “Al fin Kuala Lumpur”

Sigue leyendo