El Real Alcázar de Sevilla

Patio de las Doncellas  El Alcazar, Seville Seville España Spain
Patio de las Doncellas

Tengo que empezar diciendo que el Alcázar es el castillo más bello que he visto en mi vida. Para algunos será Versalles, para mí fue  Sanssouci en Potsdam (Alemania) por mucho tiempo, pero el Alcázar es ahora sin duda mi favorito. Su combinación de estilos es asombroso, arte mudéjar, gótico y muchos más.  Es la unión de la Europa cristiana y del África musulmana, azulejos con escrituras en árabe, arcos de yesos hechos por artistas musulmanes y detalles en las paredes sobre el Emperador Carlos I (también conocido como Carlos V). El palacio ha sufrido modificaciones y ampliaciones durante siglos, por eso se notan diferentes estilos y es el palacio más antiguo y todavía en uso en Europa.

Al Alcázar hay que dedicarle mínimo un día, tiene muchos detalles que admirar. Sus arcos no son sencillamente arcos, son una obra de arte y de yesería. Se puede observar las delgadas líneas de yeso que se unen con las otras y van creando otras  formas. Los azulejos cuentan historias sobre el Emperador Carlos V o te deslumbran con sus colores, hay textiles gigantes mostrando grandes batallas en Salón de los Tapices, hay baños subterráneos, en el piso o en el techo puedes admirar detalles hermosísimos que nunca antes has visto.

Artículo relacionado: “Días de ensueño en Sevilla”

 

Mis lugares favoritos fueron el Patio de las Muñecas, el Patio de las Doncellas, el Salón de los Embajadores, los jardines y los Baños de María Padilla, les cuento por qué.

Sigue leyendo

Y finalmente su majestad: Ankgor Wat

IMG_1374

Angkor Wat es posiblemente el templo budista más famoso del mundo, el más majestuoso, Patrimonio de la Humanidad, el mejor conservado porque desde su construcción en el siglo XII nunca ha sido abandonado… Con su majestad Angkor Wat quiero culminar mis publicaciones (por ahora tal vez, volveré) sobre mi mágica visita a Camboya.

Durante mis días paseando por las ruinas de Angkor no había manera de ignorar Angkor Wat, está ahí súper presente, con su torres que se imponen entre la basta selva, muy cerca de la entrada principal y por supuesto siendo el centro de esta inmensa área llena de ruinas. Las veces que lo vi, pensaba “Ya voy a venir a descubrirte, espérame” porque obviamente no fue el primer templo al que entré, lo quería dejar casi para el final, para que la belleza y mi nivel de asombro fuera en incremento con los días. Además que obviamente estaba esperando el momento con menos turistas posibles.

Artículo relacionado: “Las ruinas de Angkor en Camboya, más que solo Angkor Wat”

 

Sigue leyendo

Seis cosas inesperadas sobre Uganda

Ankole Watusi raza bovina de Uganda- African Ankole Cattle

En el artículo anterior les conté sobre algunas cosas que me sorprendieron del país apenas llegué, pájaros gigantes volando por la ciudad, predicadores cristianos predicando a los carros en uno de los numerosos atascos de la ciudad, venta de insectos como meriendas en esos mismos atascos y los alegres y extrovertidos que son los ugandeses. Pues después de unas cuantas semanas en el país y de haber salido de Kampala les puedo contar más sorprendentes e inesperadas cosas sobre sobre Uganda:

Artículo relacionado: Bienvenidos a África, Uganda.

  1. Uganda es una República pero reconoce por ley Reyes tribales, cuatro en total que aunque no tienen soberanía absoluta de sus reinos, tienen influencia política. Para algunos ugandeses, los reyes son más importantes en cuanto a prestigio y depositarios de respeto que el mismo presidente. Este respeto a los reyes, que por supuesto son vitalicios, tal vez explique porque el presidente actual tiene más de 30 años de mandato.
  2. Tiendas al aire libre. Cuando recorres la ciudad y el interior, ves como venden de todo en las aceras. Las aceras no son para los peatones solamente, a veces son una extensión de las tiendas una vitrina al aire libre. Muebles, plantas, electrodomésticos, ropa, lo que sea lo encuentras al lado de la calle. La que me ha llamado más la atención son los que venden muebles de madera, al parecer no hay una tienda especifica en la cercanía, es solo vendedores ambulantes que tienen su mercancía en la calle porque no pueden cargar una cama o gabinete en la cabeza, entonces lo dejan a un lado de la calle. Entiendo que cuando llueve lo cubren con plástico y hasta pasan la noche ahí, porque mover tantos muebles cada noche no valdría la pena. Entonces no solo es una tienda al aire libre, es un depósito y taller al mismo tiempo porque hasta puedes ver de vez en cuando como construyen los muebles o los barnizan a plena luz del día. ¿A Alguien le provoca conocer esta tienda?

img_3281

Sigue leyendo

Bienvenidos a África: Uganda

Colinas de Kampala, vista desde la Mezquita Nacional - Uganda
Colinas de Kampala, vista desde la Mezquita Nacional – Uganda

Y lo hice otra vez, me vine a vivir a un país al que nunca había estado antes, a un continente al que no había visitado tampoco. Me rio de  mi suerte, de mi buena suerte, ya solo podría hacer esto una vez más si me mudo a Australia sin conocerla antes, pero esta oportunidad se siente maravillosamente única. Mi nuevo hogar: Kampala, la capital de Uganda. Los primeros días siempre son como un sueño, toda esta como en una nebulosa. No entiendo el valor del dinero no sabía si algo es caro o barato para la economía local, si se están aprovechando de mi por ser extranjera o Mzungu (se pronuncia Muzungu y significa extranjero o blanco). Hago la conversión en dólares pero nunca he vivido por más de tres meses en Estados Unidos, así que la referencia no es muy útil, me he visto haciendo la conversión de Shillings a Dólares Americanos y después Rupias Esrilanquesas, un desastre jaja. También sufro de estrés postraumático asiático y quiero regatear por todo, hasta que me di cuenta una vez que estaba regateando como por 30 centavos de dólar y lo dejé. Mi oído se adapta poco a poco al acento ugandés, que no es tan fuerte como algunos acentos en Asia.  El Jet Lag no hizo su aparición gracias a Dios, a pesar de que venía con 7 horas de diferencia, no me pego tanto. Creo que el Jet Lag hacia Asia que viví tres veces es tan intenso y horrible que todo lo demás es fácil. Estar sin Jet Lag me pareció una bendición porque con todo lo que uno tiene que entender cuando llegas a un país nuevo, no tener todo nublado por el sueño es mucho mejor, igual tu cerebro está funcionando a mil y los sentidos están sobre saturados con información. Pero esta vez he sido más paciente, ya sé que todo viene poco a poco, el oído, las direcciones, el lenguaje, los amigos, soy más paciente con todos y sobre todo conmigo misma, todo llega a su momento, no ha porque desesperarse: estoy en África.

Artículo relacionado: “Ficha Uganda”

En mis  primeros días en la calle voy observando todo con atención, nada es normal todo es único y curioso ante mis ojos. Kampala está conformada por varias colinas, las primeras que conformaron la ciudad fueron siete: Kasubi, Mengo, Kibuli, Namarimbe, Nsambya, Lubaga y Kampala, la ciudad sigue creciendo para incluir más colinas con su verdor. Hay mucha vegetación, en los topes de cada colina puedes ver la ciudad, que tiene muchos mercados de artesanías, restaurantes, centros comerciales, canchas de golf, lugares peligrosos, lugares bonitos y bares, muchos bares y discotecas, a los Ugandeses les gusta la fiesta.

Sigue leyendo

Historias e hinduismo en las ruinas Mahabalipuram en India

img_7561
Historias mitológicas del hinduismo en relieve de piedra tallada

Cuando fui a Chennai en el Estado de Tamil Nadu había algunos lugares que conocer cerca de la ciudad pero casi sin pensarlo mucho me decidí ir a las ruinas de Mahabalipuram que están ricas de historia y simbolismo. Mahabalipuram  también conocida como Mamallapuram, fue una ciudad puerto que vio su esplendor en el Siglo VII y VIII bajo la dinastía de los Pallavas. Durante la visita disfruté mucho del lugar, pero después que aprendí más sobre hinduismo y pude recordar y entender muchos de los simbolismos y leyendas escondidas en estos milenarios tallados de piedra.

Estas ruinas quedan a un poco más de 50 Km de Chennai y a una hora y media de camino desde la ciudad. Nosotros fuimos con un chófer privado que contratamos desde el hotel. En India los monarcas regionales peleaban entre sí por poder, dominio regional y el favor de los Dioses, y una de las formas de ganar todo esto era construyendo mejores y majestuosas estructuras religiosas y templos. No sé si la majestuosidad de las estructuras les ayudaba a encontrar más adeptos, o si les ayudaba a recibir las bendiciones de los Dioses, lo que si estoy segura es que ayudaba a innovar en las artes y arquitectura, lo que hoy en día agradecemos porque aún podemos apreciar estas estructuras a pesar de los años.

Artículo relacionado: “Mi primera entrada a India: Chennai”

Sigue leyendo

Mi primera entrada a India: Chennai

Dioses Hinduismo Chennai Templo Shiva India
Dioses Hinduismo en el templo de Shiva en Chennai

Tenía años soñado ir a India, por su misticismo, por ser la tierra originaria del Yoga, del budismo, por tantas cosas. Cuando me enteré que iba a vivir tan cerca de este país cuando me mudé a Sri Lanka, pensé que iba a ir muchas veces. La verdad es que no fui tanta veces como soñé, pero fui y quiero volver. Mi entrada a la India fue la ciudad de Chennai o Madras como se le conoce, capital del estado Tamil Nadu al sur del país y esta fue mi experiencia.

Llegué justo para el cumpleaños del Dios Ganesha (el que tiene cabeza de elefante) el 07 de septiembre. Era ya de tarde casi de noche y camino al hotel pude ver comparsas y peregrinajes de gente paseando las estatuas de Ganesha por las calles o ya llevándolas dentro del templo, con guirnaldas de flores blancas. Mi primer pensamiento fue: quiero bajarme y tomar fotos, pero me di cuenta que  en las comparsas eran todos hombres y tal vez no era lo más prudente, además mi novio me esperaba en el hotel, así que seguí mi camino. Desde el taxi todo me pareció más o menos parecido a Sri Lanka, había más gente en la calle sí, había autopistas y elevados, la ciudad más modernizada y más grande pero todavía parecido. Internamente sentía que estaba sentada en un pedestal de superioridad porque pensé que por haber escuchado tanto sobre India y por haber vivido en Sri Lanka donde también hay tamiles y es parte del subcontinente,  el famoso choque cultural que todos tienen cuando llegan a India, esa impresión tan grande que te puede hacer amarla u odiarla a primera vista, no me no me iba a pasar. Llegué al hotel, comimos algo cerca del mismo y me fui a dormir temprano porque al día siguiente me esperaba una gran aventura: iba finalmente a descubrir India yo sola y además iba de compras en el imperio de las telas de colores, tenía que guardar mi energía.

Al día siguiente con mis pilas bien puestas y toda la emoción y energía del mundo me lancé a la calle, sin bajarme del pedestal de superioridad en el que me monté yo misma. Recordé las lecciones que había aprendido en Sri Lanka para pasear en tuk tuk y las apliqué como pude. Primero que todo negociar,  cualquier precio que me daban les decía la mitad, me decían que no pero me bajaban el precio y me montaba. Segunda lección saber que nunca vas tan lejos como pare que el paseo sea más de 10 USD en total. La tercera lección es saber a dónde vas, pero en este no sabía. Tenía las direcciones escritas o los nombres de los centros comerciales que quería ir, nada de Google Maps. La primera sorpresa fue que los conductores de India quieren llevarte rápido y hacer dinero rápido, nada de muchas vueltas y lo mejor de todo: todos sabían a donde iban exactamente. No era que iba comparando, pero les digo que la puntuación para este momento era India 1-Sri Lanka 0. En general la gente me pareció dulce como los esrilanqueses pero menos inocentes. En India la gente conoce el poder del dinero mucho más que en Sri Lanka, buscan más intensamente hacer negocios, por eso el servicio puede ser mejor en India que en Sri Lanka.

Te puede interesar: “Guía viaje en Tuk tuk”

Sigue leyendo

Útimos días en Sri Lanka y la isla Trapobane

image
Isla Trapobane Sri Lanka

Mientras me preparaba para mis últimas semanas en Sri Lanka hice algunas cosas que había querido hacer por mucho tiempo, pero que seguía postergando porque sentía que tenía todo el tiempo del mundo. Y bueno para no dejar que la nostalgia me agarrara por mucho tiempo, me mantuve bien ocupada durante los últimos meses. Noté que las emociones cuando llegué por primera vez a Sri Lanka eran parecidas a la de mis últimos días, apreciaba cada detalle, cada sabor, cada caminata, cada saludo como si fuera la primera vez, aunque posiblemente eran la última vez que recorría, probaba, recibía  y miraba cosas. Y corroboré algo que en teoría sabía: la temporalidad de las cosas siempre te hace apreciarlas más, como cuando estas enamorada, los primeros encuentros están llenos de magia porque no sabes si la emoción va a durar, va a florecer y crecer o no. Así sentía Colombo y Sri Lanka las últimas semanas, sintiendo toda su belleza, con nostalgia ya de todo lo que iba a extrañar y lo que no iba a extrañar ni lo pensaba. Lo que más me impresiona es que pasé dos años en este país que no conocía, en el que nunca había estado antes, lo hice mi hogar, lo disfruté, lo entendí y lo malentendí por dos años, que ya llegaron a su fin y solo puedo pensar que todo pasó muy rápido. Entre la nostalgia y despedidas de mis amigos y de mis lugares y actividades favoritas, aproveché para hacer cosas nuevas.

Empecé por atreverme y comer un poco de comida rápida callejera que previamente me daba un poco de miedo, pero después de dos años y de algunas indigestiones y virus estomacales me atreví, me sentía fuerte y preparada. Lo primero que hice fue ir a comer Kottu Roti uno de los puesticos frente al mar en le Galle Face Green. Después de caminar con la brisa marina y de darnos cuenta que hay dos puestos de comida con nombres igualitos nos decidimos por el primero, extrañamente los meseros pelearon en Cingalés por nosotros, creo que reciben comisión por atraer clientes. Después de pasar la incomodidad del momento, nos sentamos y ordenamos. El kottu rotti es como un arroz frito con vegetales o carnes, pero en vez de arroz tiene pedazos cortados de Roti que es un tipo de pan. Lo cortan en una plancha con utensilios de metal y al hacerlo casi parecen que estuvieran haciendo música, suena como unos tambores. El pan queda tan delgado que por mucho tiempo pensé que que era un tipo de tallarines. Ir a comer Kotu Rotti en el Galle Face Green es una de las cosas populares que hacer en Colombo en cuanto a comida callejera.

Te puede interesar: “Una tarde local en Colombo: Galle Face Green

Sigue leyendo

Relatos desde Varsovia

IMG_5997

Nunca pensé que asociaría Varsovia con calor y brillante sol.

Haciendo mi maleta para visitar Polonia mis amigos me advirtieron que el verano estaba súper fuerte y que había muchísimo calor. Yo escéptica, pensaba: ¿bueno, que tan caliente se puede poner? Es Polonia después de todo, un país con frontera con Rusia y conocido por sus inviernos. También pensé: además vengo de Sri Lanka ya estoy aclimatada… Por supuesto que estaba equivocada.

En el verano del 2015 (específicamente en agosto) se registraron nuevos récords de temperaturas en Varsovia. Y aunque no era un calor insoportable para mí porque no era húmedo, pues los pobres polacos se estaban derritiendo y la ciudad no está muy preparada para ese tipo de calor. Por supuesto que no tienen aires acondicionados en las casas o restaurantes, ya que cae nieve en cantidades industriales casi la mitad del año. Yo de necia igual me lleve zapatos cerrados y pantalones largos que nunca use y me quedé con las ganas de probar las deliciosas sopas polacas que tanto me encantan, porque nadie estaba vendiendo o cocinando sopas con esa ola de calor. Visitar Varsovia durante esta ola de calor de seguro me dio una perspectiva peculiar y diferente de la ciudad. Los polacos son muy abiertos y amables para estar tan al este de Europa y no al sur, sin embargo estaban un poco atontados con el calor y hasta un poco desatados, había gente bañándose en las fuentes con su ropa interior, esto me pareció graciosísimo.

Artículo relacionado: “05 Cosas que debes saber sobre Polonia”

Por esa razón y otras, Varsovia para mi es esta ciudad cálida y única. Entre sus calles y fachadas de edificios se relatan tres realidades que unen y desunen el paisaje. La primera realidad es la historia del pasado reconstruido. Varsovia fue arrasada tres veces durante la Segunda Guerra Mundial, una primera vez con la llegada de los alemanes en 1939, una segunda vez durante el levantamiento del Gueto de Varsovia en 1943 y luego durante y al final de levantamiento de Varsovia en 1944 (dos hechos distintos que no deben confundirse). Para 1945 aproximadamente el 90% de Varsovia estaba destruida. Su centro histórico, se ve muy nuevo para ser histórico y se debe a que fue reconstruido gracias a dibujos de artistas italianos del siglo XVIII.

Sigue leyendo