Las cascadas Sipi en Uganda

Cascadas Sipi Uganda
Vista desde Sipi River Lodge

Uganda tiene mucha belleza natural, pero lo que más resalta son los parques nacionales para hacer Safaris u observar la fauna local, obviando otras zonas llenas de belleza. Por ejemplo los lagos de cráteres, la cordillera de los Ruenzori (esta cordillera es una de las pocas en África con glaciares, y tienen el Monte Stanley el tercero más alto del continente africano), los grandes lagos, el monte Elgon y las caídas Sipi. Nosotros después de nuestro primer safari nos quisimos ir a un lugar diferente y nos fuimos a la zona este de Uganda, a las faldas del Monte Elgon, un volcán inactivo que se encuentra en la frontera de Uganda y Kenia.

Las caídas Sipi son un grupo de tres cascadas de agua dulce que descienden del rio Sipi. Un circuito común de turismo es escalar el Monte Elgon y luego hacer senderismo alrededor de  las cascadas. Que significa menos intenso que escalar el monte, pero también puede ser un poco de turismo de aventura, porque estamos en África después de todo! Se puede hacer rapel y si eso es muy arriesgado, durante el simple senderismo encontraras aventura, ya te contaré.

Te puede interesar: “Parque Nacional Lago Mburo, primer Safari en África”

El camino desde Kampala en auto puede tomar unas cinco horas, tiene pasajes muy bellos, empieza a elevarse y las montañas empiezan a aparecer y la temperatura a bajar. Sin embargo, el camino para allá no esta tan bien conservado como las carreteras hacia los parques nacionales más famosos. Incluso, pasamos por la carretera más llena de cráteres que he visto en mi vida, parecía que había pasado una guerra por ahí. Afortunadamente el trayecto destruido era corto.

Ya instalados en el hotel que tenía cercano una de las caídas, nos fuimos a la primera caminata a ver el atardecer. El atardecer no fue tan lindo como esperábamos porque las nubes estaban en el camino, pero no le hacía falta a la vista.  El panorama era hermoso, algunas montañas parecían a los tepuys de Venezuela, montañas que han perdido su pico por la erosión. La inmensa sabana africana se explanaba hasta donde te llegara la vista. El viento era también asombroso en la zona, creo que sería perfecto para hacer parapente, pero parece una actividad no explotada en el lugar. Lo más pintoresco era que había unas vacas en la cima, creo que los locales que las cuidaban las llevaron a tomar un paseo hasta allá.

Al siguiente día y desde bien temprano nos dispusimos a conocer las tres cascadas. Para verlas todas de cerca necesitas posiblemente un día, nosotros hicimos dos desde muy cerca. Donde nos quedamos había una pequeña cascada, pero no se cuenta como parte de las  tres principales. Era  bello escucharla por las noches y ver como el agua blanca brillaba a la luz de la luna. Con el fin de conocer las otras caídas principales, pasamos por esta. Arriba de la cascada vimos a los niños con sus cabras jugando y a las madres lavando su ropa.

Las caminatas no eran difíciles, algunas subidas pero más que todo senderismo. Lo más aventurero nos pasó cuando bajamos a ver una de las caídas y había una escalera de metal que tienes que descender y está completamente paralela al suelo en pleno precipicio, luego no hay realmente un sendero para bajar hasta la cascada, había que deslizarse por la tierra rogando no caerse por la montaña. Un poco intenso pero posible, la caída en si fue un poco decepcionante porque creo que fuimos al final de la temporada seca y no había mucha agua. La otra caída a la que hay que subir por la montaña si nos pareció muy interesante, el agua y el viento caía fuertemente y la temperatura descendió unos cuantos grados dentro de las rocas. Fue refrescante después de la caminata quedarse ahí con el viento y el agua aliviando el sudor.

La última, la vimos desde lejos porque la escalera que te acerca a la cascada no estaba funcionando, un incendio la quemo. Al parecer esa escalera que se usa para llegar a la caída es la más intensa, porque es más larga, y como dije la vas bajando espaldas al precipicio.

Una de las cosas que más me gustó de Sipi aparte de los paisajes, fue que podías observar de cerca a los locales. En Sipi por ejemplo, la mayoría de las rutas y senderos te hacían pasar por los patios y sembradíos de la gente. Me daba un poco de vergüenza hacerlo, imagínate que estés en el patio de tu casa y gente que conoces empieza a pasar por ahí. Pero los ugandeses son muy amables, nunca nos hicieron sentir incomodos, incluso nos saludaban. Lo más bonito era ver a los niños de 2 a 4 años emocionados de ver Mzungus (extranjeros blancos). Creo que era evidentemente más era la emoción por mi esposo que es rubio que por mí, pero era gracioso. Hubo un niño que nos vio de lejos y nos saludaba con sus manos, bailaba y nos gritaba Mzungu. Otra niña como de tres años se emocionó tanto que pego un grito y su padre o hermano tuvo que llevarla a que nos viera de cerca, nosotros nos paramos y esperamos y no paraba de reír al vernos.

En esta zona pude comprobar una de esos términos que he oído y entiendo pero no había visto en persona: la siembra de subsistencia. En Uganda a pesar de la pobreza que existe uno no ve los niños desnutridos que muestran la peor cara de la pobreza en África. Sin embargo se ve pobreza con la simplicidad de las casas donde viven algunos y aunque no hay hambruna las personas más vulnerables no tienen acceso  a una dieta balanceada, ocasionando problemas de salud. En esta zona pude ver como subsisten con lo que pueden plantar en la muy fértil tierra ugandesa. Pero esto me hizo reflexionar sobre lo vulnerables que son al cambio climático, si la temporada de lluvia se atrasa y la seca se alarga, la gente de esta zona simplemente no tendría que comer.

Te puede interesar: “El lago Victoria y la fuente del río Nilo”

Por eso las actividades turísticas de la zona incluyen ayudas a la comunidad, por ejemplo siempre ir con un guía certificado y pagarle por el tour o ir a ver una siembra local de café. El tour es ir literalmente a casa de alguien y ver como siembran y cultivan el café. Con las historias de los sembradíos de café en Colombia (uno de nuestros primeros artículos) y mi experiencia en las plantaciones de té en Sri Lanka, pensaba que me iba a encontrar algo más elaborado pero no fue así y en realidad me alegro. Nos mostraron como siembran el café orgánicamente, usando los desechos de las cabras para fertilizar el suelo, y usando ramas de plantas con puyas para proteger las pequeñas matas de café de los animales. La única máquina que tenían era una manual con la que abrían la semilla del café. El dueño fue muy dulce, nos explicó todo con toda su familia y vecinos observando. Nos llevamos un poco de café, lo tostamos en leña y lo tomamos de una vez. Me pareció fascinante este encuentro con la realidad del proceso, algo que tomamos todos los días, que para nosotros es de fácil acceso, que lo tenemos al alcance de nuestras manos y lleva tanto trabajo, tiempo y dedicación. Nosotros en nuestra sociedad acostumbrada a la gratificación instantánea  lo damos por sentado. Siempre aprecio estas experiencias que me abren los ojos, más allá de mí día a día y de la realidad a la que estamos acostumbrados.

Te puede interesa: “Las tierras del té en Sri Lanka”

Datos Útiles

Estadía: Nos quedamos en el Sipi River Lodge. Tiene cabañas y las Bandas, que son habitaciones redondas como las típicas viviendas ugandesas. Con ellos mismos arreglamos los tours. Este Lodge es muy bonito y acogedor, la comida está muy bien también. En la zona hay varias opciones para todos los presupuestos.

Pin it! Pineálo!

Las Cascadas Sipi en Uganda

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress, en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog, y comparte este artículo con tus amigos! Gracias por ser parte de Desarrollo Peregrino

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Parque Nacional Lago Mburo, primer safari en África

IMG_3827

Hacer un safari en África es el sueño de cualquier persona que ame la naturaleza y los animales,  y que haya crecido viendo National Geographic o el Discovery Channel. Por lo que era y sigue siendo un sueño para mí, porque con uno no basta y ningún safari se parece al otro. Los mejores safaris están sin duda en África del Este y del sur,  así que cuando supe que iba a vivir precisamente por esa zona del mundo me dio una alegría inmensa, porque sabía que el maravilloso mundo de la Sabana Africana se abriría ante mis ojos.

Quisimos empezar con una aventura modesta, con un parque pequeño y tal vez no el más espectacular, para ir así poco a poco descubriendo toda la majestuosidad de la fauna africana. Así que fuimos al Lago Mburo en Uganda, uno de los parques más pequeños del país pero el único donde puedes hacer un safari caminando. Nos fuimos primero a la posada, que quedaba sobre una roca muy grande. Desde ahí teníamos una vista espectacular de la planicie. Llegamos al mediodía con un calor y un sol implacable, sin embargo yo quería salir de una vez a ver a los animales. Nos explicaron que así como para nosotros el clima era muy intenso al mediodía,  para los animales también lo seria y buscarían sombra, lo que quiere decir que no era el mejor momento para salir porque iban a estar escondidos, lo que tuvo mucho  sentido. Esperamos que el sol bajara un poco para salir.

Empezamos viendo muchas Cebras, que son impresionantemente bellas y raras. Son como unos caballos con un diseño de piel muy particular. Me encantaba verle sus ojos son grandes, negros y bellos y con unas pestañas largas como una muñeca. Cuando hacia contacto visual con ellas me veía por unos segundos y luego salían corriendo, galopando con el mismo sonido que hacen los caballos. El diseño de su pelaje a pesar de ser imitado tantas veces en ropa y decoraciones me sigue impresionando, es difícil distinguir si es blanca con rayas negras o negra con rayas blancas. Aunque en las más pequeñas el pelaje no se ve negro sino más bien marrón.

Sigue leyendo

El lago Victoria y la fuente del rio Nilo

IMG_3273

Después  de apenas unas semanas de mi llegada a Kampala, ya estaba ansiosa por salir de la ciudad y empezar a recorrer el país. Ese sentimiento es normal en  mí siempre que visito un país, pero ahora que Uganda es mi nuevo hogar me lleno de paciencia porque tendré mucho tiempo para descubrir cada rincón. Además que siempre es buena idea esperar un poco para escuchar las recomendaciones de locales y de las personas que viven en el país. Así que el primer viaje fue sencillo, un viaje de un día donde me disponía a conocer el Lago Victoria y la cuna del legendario Rio Nilo.

Primero tengo que confesar que pensé que Kampala estaba a las orillas del  Lago Victoria, y aunque ciertamente está muy cerca y desde algunas zonas de la ciudad se puede ver el lago, no es tan adyacente como que puedes ir a caminar a la orilla del lago. Sin tráfico,  podrías durar desde el centro de la ciudad hasta el lago aproximadamente una hora. El Lago Victoria es el lago más grande de África y el segundo más grande del mundo con 69,484 km cuadrados de superficie y se comparte en su mayoría entre Uganda y Tanzania, y un poco cae en el territorio de Kenia. Y como es de esperarse, muchas comunidades dependen del lago y viven en sus alrededores.

Te puede interesar: “06 cosas inesperadas sobre Uganda”

Lo recorrimos en un pequeño bote en un día soleado con este clima perfecto de Uganda, caliente pero no demasiado y nada de humedad. Vimos muchos pájaros, de diferentes colores, tamaños y velocidades porque había unos que vi solo por facciones de segundo. Como por ejemplo el bello kingfisher (en español Alcedinidae) que es tan pequeño y rápido como un colibrí y que se podía detectar por su color naranja y purpura brillante. Las orillas del Lago Victoria en Uganda y su zona alrededor conocida como Jinja es la escapada más rápida y fácil desde Kampala. Por la zona hay un montón de hoteles y hostales para los que se quieren escapar de la ciudad y hacer un poco de turismo de aventura incluyendo rafting.  El lago es inmenso, el azul del agua invita a querer lanzarse y nadar, pero no lo recomiendan  por la presencia del parasito Bilharziasis que se encuentra en el agua dulce en cada rincón del país. Algo desafortunado porque Uganda tiene muchos y hermosos cuerpos de agua dulce, pero hay que disfrutarlos solo con la vista. Mientras paseábamos en un bote el guía nos hablaba de la fauna presente en el lago, nos ensenaba los cultivos de peces de agua dulce y pudimos ver desde lejos las comunidades que viven a las orillas del lago.

Sigue leyendo

Seis cosas inesperadas sobre Uganda

Ankole Watusi raza bovina de Uganda- African Ankole Cattle

En el artículo anterior les conté sobre algunas cosas que me sorprendieron del país apenas llegué, pájaros gigantes volando por la ciudad, predicadores cristianos predicando a los carros en uno de los numerosos atascos de la ciudad, venta de insectos como meriendas en esos mismos atascos y los alegres y extrovertidos que son los ugandeses. Pues después de unas cuantas semanas en el país y de haber salido de Kampala les puedo contar más sorprendentes e inesperadas cosas sobre sobre Uganda:

Artículo relacionado: Bienvenidos a África, Uganda.

  1. Uganda es una República pero reconoce por ley Reyes tribales, cuatro en total que aunque no tienen soberanía absoluta de sus reinos, tienen influencia política. Para algunos ugandeses, los reyes son más importantes en cuanto a prestigio y depositarios de respeto que el mismo presidente. Este respeto a los reyes, que por supuesto son vitalicios, tal vez explique porque el presidente actual tiene más de 30 años de mandato.
  2. Tiendas al aire libre. Cuando recorres la ciudad y el interior, ves como venden de todo en las aceras. Las aceras no son para los peatones solamente, a veces son una extensión de las tiendas una vitrina al aire libre. Muebles, plantas, electrodomésticos, ropa, lo que sea lo encuentras al lado de la calle. La que me ha llamado más la atención son los que venden muebles de madera, al parecer no hay una tienda especifica en la cercanía, es solo vendedores ambulantes que tienen su mercancía en la calle porque no pueden cargar una cama o gabinete en la cabeza, entonces lo dejan a un lado de la calle. Entiendo que cuando llueve lo cubren con plástico y hasta pasan la noche ahí, porque mover tantos muebles cada noche no valdría la pena. Entonces no solo es una tienda al aire libre, es un depósito y taller al mismo tiempo porque hasta puedes ver de vez en cuando como construyen los muebles o los barnizan a plena luz del día. ¿A Alguien le provoca conocer esta tienda?

img_3281

Sigue leyendo

Bienvenidos a África: Uganda

Colinas de Kampala, vista desde la Mezquita Nacional - Uganda
Colinas de Kampala, vista desde la Mezquita Nacional – Uganda

Y lo hice otra vez, me vine a vivir a un país al que nunca había estado antes, a un continente al que no había visitado tampoco. Me rio de  mi suerte, de mi buena suerte, ya solo podría hacer esto una vez más si me mudo a Australia sin conocerla antes, pero esta oportunidad se siente maravillosamente única. Mi nuevo hogar: Kampala, la capital de Uganda. Los primeros días siempre son como un sueño, toda esta como en una nebulosa. No entiendo el valor del dinero no sabía si algo es caro o barato para la economía local, si se están aprovechando de mi por ser extranjera o Mzungu (se pronuncia Muzungu y significa extranjero o blanco). Hago la conversión en dólares pero nunca he vivido por más de tres meses en Estados Unidos, así que la referencia no es muy útil, me he visto haciendo la conversión de Shillings a Dólares Americanos y después Rupias Esrilanquesas, un desastre jaja. También sufro de estrés postraumático asiático y quiero regatear por todo, hasta que me di cuenta una vez que estaba regateando como por 30 centavos de dólar y lo dejé. Mi oído se adapta poco a poco al acento ugandés, que no es tan fuerte como algunos acentos en Asia.  El Jet Lag no hizo su aparición gracias a Dios, a pesar de que venía con 7 horas de diferencia, no me pego tanto. Creo que el Jet Lag hacia Asia que viví tres veces es tan intenso y horrible que todo lo demás es fácil. Estar sin Jet Lag me pareció una bendición porque con todo lo que uno tiene que entender cuando llegas a un país nuevo, no tener todo nublado por el sueño es mucho mejor, igual tu cerebro está funcionando a mil y los sentidos están sobre saturados con información. Pero esta vez he sido más paciente, ya sé que todo viene poco a poco, el oído, las direcciones, el lenguaje, los amigos, soy más paciente con todos y sobre todo conmigo misma, todo llega a su momento, no ha porque desesperarse: estoy en África.

Artículo relacionado: “Ficha Uganda”

En mis  primeros días en la calle voy observando todo con atención, nada es normal todo es único y curioso ante mis ojos. Kampala está conformada por varias colinas, las primeras que conformaron la ciudad fueron siete: Kasubi, Mengo, Kibuli, Namarimbe, Nsambya, Lubaga y Kampala, la ciudad sigue creciendo para incluir más colinas con su verdor. Hay mucha vegetación, en los topes de cada colina puedes ver la ciudad, que tiene muchos mercados de artesanías, restaurantes, centros comerciales, canchas de golf, lugares peligrosos, lugares bonitos y bares, muchos bares y discotecas, a los Ugandeses les gusta la fiesta.

Sigue leyendo

Ficha: Uganda

Niños ugadenses

Nombre oficial: República de Uganda

Otros nombres antiguos: Protectorado Británico de Uganda, Reino de Buganda (solo una parte de lo que constituye actualmente el país)

Ubicación: Este de África. Limita al norte con Sudán del Sur, al oeste con la República Democrática del Congo, al sur con Ruanda y Tanzania, y al este con Kenia.

Religión: Protestantes 45.1% (Anglicanos 32.0%, evangélicos  11.1%, adventista  1.7%, baptistas .3%), católicos romanos 39.3%, musulmanes 13.7%, otros 1.6%, ninguna 0.2%.

Idiomas: oficiales inglés y luganda o ganda el idioma del antiguo Reino de Buganda por donde se encuentra la capital Kampala,  además se hablan otros idiomas como iteso, suajili, idiomas de la región de Níger-Congo, idiomas Nilo-Saharianos y árabe.

Población: 38,319,241

Especialidad Económica: productos agrícolas como el té, café, yuca, algodón, flores y procesamiento de caña de azúcar, textiles, tabacos, entre otros.

Moneda: Chelín ugandeses (UGX), un dolár (USD) son aproximadamente 3500 chilines ugandeses.

Tiempo de estadía: 2 años

Transporte que más uso: Uber y carros particulares.

Un sabor: el café ugandés, intenso, oscuro perfecto para un café con leche oscuro.

Sigue leyendo