Las inesperadas características del metro en D.C.

las inesperadas caracteristicas del metro de dc

Como venezolana cuando empecé a viajar a otras ciudades del mundo, que contaban con transporte subterráneo, me sorprendía que algunos metros eran sucios y viejos (como el de París y el de Nueva York), otros peligrosos (como el Budapest, al menos así lo sentí), otros sumamente complicados por tantas líneas que se entrecruzan, hasta hacer una araña del mapa (como el de París, Nueva York y Berlín). Lo que por supuesto, dificultaba su navegación. También hay algunos que tienen todas estas características combinadas.

Todo esto me sorprendía porque el metro de Caracas era lo contrario, era limpio, relativamente nuevo, pocas líneas y seguro. Ya que éste, es de principios de los años 80, no podría compararse con metros centenarios como el de Nueva York.

Ahora lo que me sorprendió del metro de D.C. es que me hacía sentir un poco como en casa, como en el metro de Caracas hace unos pocos años. Los trenes se parecían mucho a los viejos trenes de Caracas, que algunos siguen en circulación, tanto por el diseño interior como el exterior. Con la diferencia que los asientos en el de D.C., tienen cojines de colores y los vagones tienen alfombras. Además las estaciones están construidas con concreto armado como algunas en Caracas y que me recuerdan a la arquitectura de la Ciudad Universitaria de Caracas, la cual es una Arquitectura Moderna, la misma de algunas estaciones del metro de D.C. Estas similitudes deben ser porque ambos abrieron sus puertas en años relativamente cercanos, en menos de una década de separación (Metro de Caracas en 1983 y el D.C. en 1976). Claro el sistema de líneas y conexiones en D.C. es más grande, las estaciones de conexión son más complejas, el tiempo de espera es mucho menor, es mucho más seguro y hay cobertura telefónica en gran parte del recorrido. Sigue leyendo

Lo inesperado de Washington D.C. Parte 2

Lo inesperado de D.C. parte 2-2Como les había contado en el artículo anterior, me parece fantástico que siempre podamos encontrar cosas inesperadas en los viajes que hacemos, hay cosas que te dejan con la boca abierta (como el Templo de la Fraternidad de los Masones en D.C.) y otras cosas que se te cruzan en el camino en el momento que menos lo esperabas y más lo necesitabas. Hoy les quiero contar  sobre tres pequeñas experiencias de este estilo, que viví en mi estancia en Washington D.C.:

  1. Los Cines WEC y AMC Loews Uptown. Cuando pensaba en salas de cine en Estados Unidos, me imaginaba los grandes Multiplex, esos complejos grandes, espaciosos y con un mínimo de 4 salas de cine, que solo aseguran proyectar las películas más taquilleras de la temporada. Éstos Multiplex han sido importados en el resto del mundo y fueron las causantes que las clásicas salas de cine, con las que muchos crecimos, cerraran. En algunos sitios de Europa llegué a ver estas salas clásicas pequeñas, luchando por subsistir en el mundo del Multiplex y solo lo hacían por el apoyo incondicional de los habitantes de los pueblos o ciudades en los que se encontraban. Por lo general, pasaban películas alternativas, no muy taquilleras, en las cuales no importa si la silla se mueve o no como parte de los efectos especiales; sino que importa más los diálogos, la fotografía y las actuaciones. Ya que en el viejo continente hay más apego a las costumbres, a lo tradicional, a eso que hacían tus abuelos. En mi ciudad natal en Venezuela, las salas de cine fueron cerrando una a una, con la llegada de los Multiplex al principio de la década de los 2000. Los espacios que antes ocupaban éstos cines clásicos, fueron cayendo en manos de una iglesia evangélica brasileña llamada “Pare de Sufrir”, quienes utilizan las salas para sus convenciones.

Pues para mi sorpresa, me encontré en el país creador de las avasallantes Multiplex, dos salas bien diferentes. Sigue leyendo

Lo inesperado: la herencia masónica de D.C.

lo inesperado la herencia masónica 2

Cuando uno viaja a un sitio, ya sea una ciudad o en la naturaleza, siempre tienes ciertas expectativas. Bien sea porque lees sobre el lugar al que vas o porque tus amigos/conocidos te cuentan. Hay ciudades y lugares que tienen una energía única, que es tan fuerte que a veces supera cualquier predefinición del sitio que tengas, como por ejemplo Nueva York, El Salto Ángel o el Perito Moreno. Los tres son lugares únicos y tienes que ir para entenderlo. Otros sitios como París, los hemos idealizado tanto y hemos visto tanto de ellos, que las expectativas se cumplen al pie de la letra cuando los visitas, e igual podrías volver a recorrerla.

Ahora siempre (o al menos casi siempre), hay cosas que no te esperas y que te toman por sorpresa, al final eso es lo maravilloso de viajar. ¿Se imaginan que con escuchar una historia o ver un vídeo sea suficiente para saber cómo es un sitio? Sería aburrido!! Precisamente los vídeos, guías y hasta  estos mismos artículos, son para transportarlos al sitio y que se les genera la curiosidad por ir, a comprobar o no la historia, a sentir el lugar, a descubrirlo con sus propios sentidos y a tener su dosis de imprevisto.

Como estas sorpresas son una de las bellezas del peregrinaje, compartiré con ustedes de forma regular sobre lo inesperado de los lugares que visite, esas cosas que me sorprendieron. Les he estado contado sobre Washington D.C. y los próximos artículos serán sobre esos detalles inesperados.  En este artículo les contaré mi experiencia en el Templo de la “Scottish Rite of Freemasonry”.

Sigue leyendo

Washington D.C. te consiente

D.C. te consiente

Continuando con el tema del anterior post sobre la capital estadounidense, les quiero comentar ahora sobre esas cosas buenas para consentirnos que nos ofrece D.C., desde donde hacer ejercicios, donde ir a comer bien y hasta a donde pueden ir un viernes por la noche a bailar o beber. Sigue leyendo

Washington D.C. es sexy

Río Potomac
Río Potomac

Washington D.C puede que no sea la primera opción del que desee visitar los Estados Unidos si el viaje es de placer. Sin embargo, después haber pasado dos meses en D.C. me di cuenta que D.C. tiene su sex-appel, D.C .es sexy. No solo por las razones obvias, como que es la ciudad capital, o es donde se supone que pasa toda la trama de la serie “House of Cards”, sino porque tiene un encanto más allá de lo obvio y aquí les contaré sobre lo que más me gustó de esta capital. Sigue leyendo