Historias e hinduismo en las ruinas Mahabalipuram en India

img_7561
Historias mitológicas del hinduismo en relieve de piedra tallada

Cuando fui a Chennai en el Estado de Tamil Nadu había algunos lugares que conocer cerca de la ciudad pero casi sin pensarlo mucho me decidí ir a las ruinas de Mahabalipuram que están ricas de historia y simbolismo. Mahabalipuram  también conocida como Mamallapuram, fue una ciudad puerto que vio su esplendor en el Siglo VII y VIII bajo la dinastía de los Pallavas. Durante la visita disfruté mucho del lugar, pero después que aprendí más sobre hinduismo y pude recordar y entender muchos de los simbolismos y leyendas escondidas en estos milenarios tallados de piedra.

Estas ruinas quedan a un poco más de 50 Km de Chennai y a una hora y media de camino desde la ciudad. Nosotros fuimos con un chófer privado que contratamos desde el hotel. En India los monarcas regionales peleaban entre sí por poder, dominio regional y el favor de los Dioses, y una de las formas de ganar todo esto era construyendo mejores y majestuosas estructuras religiosas y templos. No sé si la majestuosidad de las estructuras les ayudaba a encontrar más adeptos, o si les ayudaba a recibir las bendiciones de los Dioses, lo que si estoy segura es que ayudaba a innovar en las artes y arquitectura, lo que hoy en día agradecemos porque aún podemos apreciar estas estructuras a pesar de los años.

Artículo relacionado: “Mi primera entrada a India: Chennai”

Sigue leyendo

Mi primera entrada a India: Chennai

Dioses Hinduismo Chennai Templo Shiva India
Dioses Hinduismo en el templo de Shiva en Chennai

Tenía años soñado ir a India, por su misticismo, por ser la tierra originaria del Yoga, del budismo, por tantas cosas. Cuando me enteré que iba a vivir tan cerca de este país cuando me mudé a Sri Lanka, pensé que iba a ir muchas veces. La verdad es que no fui tanta veces como soñé, pero fui y quiero volver. Mi entrada a la India fue la ciudad de Chennai o Madras como se le conoce, capital del estado Tamil Nadu al sur del país y esta fue mi experiencia.

Llegué justo para el cumpleaños del Dios Ganesha (el que tiene cabeza de elefante) el 07 de septiembre. Era ya de tarde casi de noche y camino al hotel pude ver comparsas y peregrinajes de gente paseando las estatuas de Ganesha por las calles o ya llevándolas dentro del templo, con guirnaldas de flores blancas. Mi primer pensamiento fue: quiero bajarme y tomar fotos, pero me di cuenta que  en las comparsas eran todos hombres y tal vez no era lo más prudente, además mi novio me esperaba en el hotel, así que seguí mi camino. Desde el taxi todo me pareció más o menos parecido a Sri Lanka, había más gente en la calle sí, había autopistas y elevados, la ciudad más modernizada y más grande pero todavía parecido. Internamente sentía que estaba sentada en un pedestal de superioridad porque pensé que por haber escuchado tanto sobre India y por haber vivido en Sri Lanka donde también hay tamiles y es parte del subcontinente,  el famoso choque cultural que todos tienen cuando llegan a India, esa impresión tan grande que te puede hacer amarla u odiarla a primera vista, no me no me iba a pasar. Llegué al hotel, comimos algo cerca del mismo y me fui a dormir temprano porque al día siguiente me esperaba una gran aventura: iba finalmente a descubrir India yo sola y además iba de compras en el imperio de las telas de colores, tenía que guardar mi energía.

Al día siguiente con mis pilas bien puestas y toda la emoción y energía del mundo me lancé a la calle, sin bajarme del pedestal de superioridad en el que me monté yo misma. Recordé las lecciones que había aprendido en Sri Lanka para pasear en tuk tuk y las apliqué como pude. Primero que todo negociar,  cualquier precio que me daban les decía la mitad, me decían que no pero me bajaban el precio y me montaba. Segunda lección saber que nunca vas tan lejos como pare que el paseo sea más de 10 USD en total. La tercera lección es saber a dónde vas, pero en este no sabía. Tenía las direcciones escritas o los nombres de los centros comerciales que quería ir, nada de Google Maps. La primera sorpresa fue que los conductores de India quieren llevarte rápido y hacer dinero rápido, nada de muchas vueltas y lo mejor de todo: todos sabían a donde iban exactamente. No era que iba comparando, pero les digo que la puntuación para este momento era India 1-Sri Lanka 0. En general la gente me pareció dulce como los esrilanqueses pero menos inocentes. En India la gente conoce el poder del dinero mucho más que en Sri Lanka, buscan más intensamente hacer negocios, por eso el servicio puede ser mejor en India que en Sri Lanka.

Te puede interesar: “Guía viaje en Tuk tuk”

Sigue leyendo

10 cosas inesperadas de mi primer viaje a la India

  • La comida

Para mi fue una revelación! Claro ya había comido indio antes pero la complejidad de las combinaciones de especies en India es otra cosa. Además, hay tantas opciones vegetarianas que para mi fue un paraíso. Para el desayuno, posiblemente encontrarán el idli acompañado de un chutney verde a base de coco y otra salsa roja; a mi me gustó mucho tanto el Poha que es hecho con arroz y a donde les echan azúcar y el Uttapam que es como un panqueque con lo que quieran encima. En general, la comida del sur de la India es una barbaridad y les recomiendo mucho el viaje en barco de Alleppey. Lo único que harán allá es comer y ver cómo viven los pueblos a cada lado del río. Para el postre, hay muchas opciones, como el famoso postre llamado Gulab Jamun. Disfrutenlo todo con té Chai que es muy sencillo  de preparar. Se hace con con leche, jengibre , clavos y cardamomo. Y para terminar sobre las bebidas en India, encontrarán muy fácilmente la cerveza nacional llamada Kingfisher; y también producen vinos en la región de Nasik cerca de Mumbai.

Sigue leyendo