Útimos días en Sri Lanka y la isla Trapobane

image
Isla Trapobane Sri Lanka

Mientras me preparaba para mis últimas semanas en Sri Lanka hice algunas cosas que había querido hacer por mucho tiempo, pero que seguía postergando porque sentía que tenía todo el tiempo del mundo. Y bueno para no dejar que la nostalgia me agarrara por mucho tiempo, me mantuve bien ocupada durante los últimos meses. Noté que las emociones cuando llegué por primera vez a Sri Lanka eran parecidas a la de mis últimos días, apreciaba cada detalle, cada sabor, cada caminata, cada saludo como si fuera la primera vez, aunque posiblemente eran la última vez que recorría, probaba, recibía  y miraba cosas. Y corroboré algo que en teoría sabía: la temporalidad de las cosas siempre te hace apreciarlas más, como cuando estas enamorada, los primeros encuentros están llenos de magia porque no sabes si la emoción va a durar, va a florecer y crecer o no. Así sentía Colombo y Sri Lanka las últimas semanas, sintiendo toda su belleza, con nostalgia ya de todo lo que iba a extrañar y lo que no iba a extrañar ni lo pensaba. Lo que más me impresiona es que pasé dos años en este país que no conocía, en el que nunca había estado antes, lo hice mi hogar, lo disfruté, lo entendí y lo malentendí por dos años, que ya llegaron a su fin y solo puedo pensar que todo pasó muy rápido. Entre la nostalgia y despedidas de mis amigos y de mis lugares y actividades favoritas, aproveché para hacer cosas nuevas.

Empecé por atreverme y comer un poco de comida rápida callejera que previamente me daba un poco de miedo, pero después de dos años y de algunas indigestiones y virus estomacales me atreví, me sentía fuerte y preparada. Lo primero que hice fue ir a comer Kottu Roti uno de los puesticos frente al mar en le Galle Face Green. Después de caminar con la brisa marina y de darnos cuenta que hay dos puestos de comida con nombres igualitos nos decidimos por el primero, extrañamente los meseros pelearon en Cingalés por nosotros, creo que reciben comisión por atraer clientes. Después de pasar la incomodidad del momento, nos sentamos y ordenamos. El kottu rotti es como un arroz frito con vegetales o carnes, pero en vez de arroz tiene pedazos cortados de Roti que es un tipo de pan. Lo cortan en una plancha con utensilios de metal y al hacerlo casi parecen que estuvieran haciendo música, suena como unos tambores. El pan queda tan delgado que por mucho tiempo pensé que que era un tipo de tallarines. Ir a comer Kotu Rotti en el Galle Face Green es una de las cosas populares que hacer en Colombo en cuanto a comida callejera.

Te puede interesar: “Una tarde local en Colombo: Galle Face Green

Sigue leyendo

Las Tierras de Té en Sri Lanka

Plantaciones de té Sri Lanka Hill Country
Plantaciones de té en Sri Lanka

Sé que salir de Colombo en carro va a hacer un camino largo. Poco a poco voy dejando atrás los edificios altos, las calles no se ponen necesariamente más amplias, el tráfico no baja, pero sé que voy  saliendo de la ciudad porque el paisaje se va ampliando, los árboles empiezan aparecer más seguido, árboles frutales con el rojo/fucsia del rambután colgando de ellos y todo se ve más rural, empiezan a aparecer los animales de la carretera: perros y vacas. Sigo, sigo, de repente se pone todo más caótico otra vez, gente por todos lados, tienditas, vendedores en las aceras, más carros, mas tuk tuks, ¿volvimos a Colombo? No, estamos pasando por pequeñas ciudades caminos a la Tierra del Té de Sri Lanka. Sigo, los caminos se ponen más angostos, la carretera tiene muchas curvas, una tras otra, me mareo. El paisaje empieza a cambiar otra vez,  vamos subiendo, hace más frío, los árboles altos frutales son reemplazados por pequeños arbustos plantados en las colinas formando terrazas, sigo mareada, veo colores: una explosión de verdes ante mis ojos, tantas tonalidades distintas como nunca había visto y lo supe. Esos colores me daban la bienvenida a la Tierra del Té, donde se cultiva uno de los mejores tés del mundo, en el país que fue primer exportador de Té hasta el año pasado y ahora es el segundo.

El aire es fresco, es más frío. Que alegría es poder dejar de sudar por un rato. En Colombo sudo por la humedad y la temperatura como nunca antes, en sombra o bajo el sol, ni en mi país caribeño sudé tanto. Aquí la brisa es templada, no demasiado sino lo suficiente para disfrutarlo. Mientras disfruto de las vistas  y los colores sigo pensando que quiero llegar pronto las vueltas y vueltas del camino me marean. De repente recibo algo más para mis sentidos, empiezo a ver puntos de colores brillantes entre la marea verde de las plantaciones, sigo, vueltas y vueltas, quiero ver de cerca. Me acerco más y compruebo que, son las recolectoras de té. Las famosas recolectoras de té que son descendientes de Tamiles de la India que los británicos trajeron hace mucho tiempo. Visten sus saris multicolores, tienen su Bindi, el punto que colocan las hindúes entre sus cejas que significa el centro del universo, el centro de la creación donde empieza el Mandala de la vida, donde todo se une,  dónde está el Anja Chakra, el chakra del tercer ojo. Sonríen y recogen rápido el Té, tan rápido que casi no puedes ver sus manos moviéndose. Son bellas.

Te puede interesar: “Las Mejores Playas de Sri Lanka Parte I

Sigue leyendo

El reino perdido de Polonnaruwa

Buda del Vatadage de Polonnaruwa Sri Lanka

Polonnaruwa es la antigua capital del Reino Cingalés del Siglo XI. Pero lo que queda no son las ruinas de una ciudad, creo que la descripción más apropiada es que son las ruinas de un complejo espiritual budista. Los reyes quisieron  mostrar su devoción a sus subalternos y vivir para siempre a través de sus obras, por lo que construyeron hermosas Estupas y hermosas estatuas. Las ruinas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1982 y yo tuve la oportunidad de visitarla a principios de este año con unos amigos que me visitaron desde Caracas.

La visita a las ruinas empezó con lo que yo llamo el Mandala de Budas. Los mándalas son formaciones circulares con diversos patrones o niveles que se repiten hasta formar un círculo y que significan distintas cosas dependiendo a qué religión le preguntes, pero en general está relacionado con simbología espiritual, significa el universo, la relación del ser con lo divino. Esta  estructura en  Polonnaruwa empieza dándote la bienvenida con la famosa Piedra Lunar (Moon-stone o Sandakada Pahana) típica de la arquitectura cingalés de Sri Lanka y es básicamente un medio mándala. Es hecho de piedra tallada y cada semicírculo tiene un significado, representaciones simbólicas de animales que representan los deseos de la vida, las etapas de la misma que se pueden ir superando una a una hasta llegar a la flor de loto, a la iluminación, al nirvana. Tanto la Piedra Lunar como los Muragalas o Guardias de Piedra, eran parte de la decoración espiritual típica de la época que se colocaban en las entradas de los recintos y aun se pueden ver versiones de estos en casas y en templos modernos.

Te puede interesar “Descubriendo las Cuevas de Dambulla y el arte budista”

La primera etapa de la estructura tiene una primera pared y la Piedra Lunar, pasamos a la segunda plataforma o lo queda de esta etapa que contiene columnas, luego viene la tercera con otro muro y otra Piedra Lunar. Este muro si es circular y está también custodiada por Muragalas.  Subimos los escalones y nos encontramos adentro con el siguiente nivel: los mismísimos budas sentados con sus manos en posición de descanso sobre sus muslos y sus ojos cerrados en meditación. Hay cuatro de ellos,  uno por cada entrada que están orientadas por los puntos cardinales. Estos Budas tienen las mejillas un poco más abultadas que otros que he visto, están un poco más rellenos,  varían dependiendo del artista. Esta maravillosa estructura es el Vatadage de Polonnaruwa. Se dice que fue creada para resguardar la Reliquia del Diente de Buda, el objeto mas venerado de Sri Lanka. Sigue leyendo

Mejores Playas de Sri Lanka Parte II

IMG_7837
Hiriketiya

Continuando con mi artículo sobre las mejores playas en Sri Lanka, llegamos a las mejores de este top, a las playas que deberías colocar en tu itinerario si vienes por la Perla de Océano Indico. Pónganse su traje de baño y lentes de sol para que me acompañen en este recorrido, en el cual las playas de este lado del mundo me robaron mi corazón caribeño. Estas playas tienen el agua azul y caliente sin duda, porque cada vez que nos adentramos más hacia al sur de la isla, las playas se van poniendo más bellas y más vírgenes. Además de mis playas preferidas, les voy a complementar con lugares para hacer yoga y surf, y otra curiosidad sobre la mística isla Trapobane.

Articulo relacionado “Mejores playas de Sri Lanka parte I”

image
Playa en Dondra
image
Playa Wijeya
image
Playa Mirissa

05) Unawatuna: larga playa con palmeras, que no amé a primera vista pero que fui apreciando un poco más con cada visita. Queda al sur de la isla muy cerca de la ciudad amurallada de Galle. Quisiera dar un descripción correcta pero la playa ha cambiado de apariencia las veces que la visité y ahora puede ser otra. Los cambios se deben a que se construyó un rompe-olas en de las esquinas de la bahía, para hacer la playa más tranquila y más adecuada para familias imagino. Una idea no muy brillante que no se a quien se le ocurrió. Pero obviamente no contaron que la mayoría de las veces la naturaleza es indomable y no siempre hace lo que los humanos quieren. Después de la construcción de esa barrera artificial el mar se tragó (por decirlo de alguna manera) la arena y  parte de la playa, las olas rompían en las fachadas de los hoteles y restaurantes frente al mar. Para mejorar la situación empezaron a tomar arena del fondo marino y colocarla en la orilla para hacer de nuevo la playa. Esto hizo que la arena de la playa como tal sea ahora muy dura y  llena de residuos marinos que te puyan los pies, nada que ver la suave blanca arena de las otras playas. Eso era lo que pasaba la primera que vez que fui, la segunda vez ya vi que estaban quitando el rompe-olas artificial, tratando de enmendar el error.  Se preguntaran entonces porque a pesar de estos inconvenientes está alta en la lista pero tiene sus cosas buenas y se las voy a contar. Ambas veces con solo dos pasos en el agua ya se hacía súper profunda lo que para mí era muy agradable, nunca he sido fanática de esas playas en las que tienes que caminar grandes distancias buscando una profundidad adecuada.  Esta playa fue muy famosa en décadas anteriores y se nota aun por su desarrollo  y capacidad turística con opciones de hoteles, restaurantes y tiendas. La callecita para acceder a la playa está llena de restauranticos playeros con buena comida, música, tragos y con tienditas para comprar recuerdos de Sri Lanka, incluyendo algunas buenas galerías de arte. Esta calle, la variedad de hoteles y la cercanía a Colombo y Galle, la hacen una muy conveniente escapada.

Sigue leyendo

Mejores playas de Sri Lanka parte I

IMG_5870

Sri Lanka como isla tropical tiene muchísimas playas para tu disfrute. Cuando llegué mis expectativas estaban controladas porque viniendo del Caribe es difícil sorprenderse. Esto suena muy engreído lo sé, pero tranquilos, por supuesto que me he equivocado muchísimas veces aunque tenga esta percepción fijada en mi cabeza. Cada playa tiene su encanto bien sean las playas con piedritas  en vez de arena y agua cristalina de la isla de Rodas en Grecia o los grandes riscos que acompañan las playas en el norte de California en Estados Unidos. Es que en general en el “mar la vida es más sabrosa” como dice el dicho. Ahora después de ser justa y admitir que las playas de todo el mundo pueden sorprenderme positivamente, hay unas que tienen más encantos que otras. Para mí no basta con que el agua sea cristalina y la arena blanca, me gusta que tengan palmeras o vegetación alrededor (al menos que sea un archipiélago como los Roques en Venezuela, mi única excepción), importa cuanta gente hay en la playa y los servicios a los que tienen acceso, y por supuesto el clima, si es frío o la agua es fría va a ser problemático para mi que soy super friolenta. Yo amo la playa, crecí muy cerca de ella y me fascina.

Artículo relacionado “Mejores Playas de Sri Lanka parte II”

En Sri Lanka lo que más me ha sorprendido  es que el agua es más caliente que la del caribe, lo que es impresionante. Puedo de una vez meterme al agua, no necesito aclimatarme mucho.  Para visitar las playas esrilanquesas les recomiendo que tomen en cuenta la temporada del monzón. El sur de la isla tiene las mejores playas y la mejor infraestructura, pero es mejor visitar la zona entre noviembre y abril, que es en general la mejor época para visitar la costa oeste y el sur. Y de abril a septiembre es la mejor temporada para visitar la costa este.

Hoy quiero empezar la lista de las playas que más me han gustado en Sri Lanka en orden ascendiente, empezando por la número 10. Aunque algunas no quisiera recomendar necesariamente que las vayas a visitar, las incluyo para que tengas una idea de qué esperar y decidir si ir o no, no todos tenemos los mismos gustos!

Mejores playas Sri Lanka parte 1
En esta mapa pueden ver las playas de las que les cuento en este artículo. Mapa de India Odessey Tours

Empezamos con el número 10 en la lista Negombo:

Sigue leyendo

La danza de elefantes en Minneriya, Sri Lanka

La Danza de Elefantes

Mi historia con los elefantes asiáticos se remonta a mi niñez. En mi ciudad natal Maracay en Venezuela hay un zoológico donde había una elefanta asiática. Su espacio o jaula daba hacia la calle así que al pasar frente al zoológico siempre la veía. Recuerdo que la visitaba de niña y ella acercaba su trompa para buscar comida. Era cándida, tranquila y símbolo  de la ciudad. Se dice que llegó al Caribe como un regalo o adquisición de un dictador de principios de Siglo XX que gobernaba Venezuela desde Maracay y no desde la capital Caracas.  Más que en circos, mi recuerdo de los elefantes era en este zoológico y el poema del nicaragüense Rubén Darío “Margarita” del que ya les hablé en un artículo anterior.

Mis experiencias con los elefantes en Sri Lanka había tenido sus altos y bajos, no por lo elefantes en sí, que me parecen unos animales hermosos, inteligentes, cándidos, sabios y empáticos. Sino más bien por la experiencia con los humanos y cómo los trataban, empezando en fondo de la decepción con el Colombo Perahera, mejorando con la visita al Parque Nacional Yala, bajando un poquito con la visita de los elefantes en los templos y llegando a la cúspide con la visita al Parque Nacional Minneriya, de verdad no creo que se ponga mejor que esto, en cuanto a elefantes asiáticos. A lo mejor mi visita al Parque Minneriya pueda ser solo superado por un safari en África, tal vez.

Artículo relacionado “En busqueda del leopardo esrilanqués y el Elefante asiático. Safari en Yala”

El Parque Nacional Minneriya queda al Noreste del país y cuenta con uno de los eventos mágicos de la naturaleza conocido como la Reunión de Elefantes. Durante la sequía (de julio a septiembre) los elefantes se mueven a una pequeña zona donde tienen agua y una planta que les gusta. Yo escuchaba que se veían cientos de elefantes hasta 200. Si hubiera podido ver mi cara cada vez que escuchaba eso aseguraría que la ilusión de poder presenciar esto hacía que mis ojos formaran corazones. Así que moría por ir. Como el Parque queda dentro del Triángulo Cultural aprovechamos el viaje para ver también Sigiriya y las cuevas de Dambulla (que ya les conté). Habíamos contactado a un conductor con una camioneta 4×4 especial para Safaris y fuimos. El parque es inmenso y con espacios abiertos. A diferencia del Parque Nacional Yala, aquí vienes sobre todo a ver los elefantes. En el intermedio puedes ver búfalos de agua y aves, pero el objetivo único es ver a los elefantes. Después de unos minutos de adentrarse en el parque empiezas a verlos. La primera manada que vimos tenía alrededor de 25 elefantas incluyendo bebés. Yo sencillamente no podía creer la hermosura de ver estos animales, tan grandes imponentes y pacíficos. Con sus ojos tiernos y audaces. Sus movimientos son lentos, casi sincronizados los unos con los otros. Al verlos largo rato sus movimientos son relajantes. Mi asombro y dicha no dejaba de crecer, al sentirme totalmente agradecida de tener la oportunidad de ver estos animales tan cerca, libres, bellos, sanos y felices, como debe ser. Ningún acto de circo, ni el zoológico más humano del mundo puede asemejar la plenitud deber estos animales libres, nada el mundo se puede comparar a esto.

IMG_7133Elefante asiático de Sri LankaIMG_7130

IMG_7146
Bebés elefantes

Te puede interesar “El Perahera en Sri Lanka, entre expectativas y realidad”

Sigue leyendo

La Roca, el León y el Castillo: Sigiriya

La roca, el león y el castillo:Sigiriya Sri Lanka

Apenas llegué a Sri Lanka cada vez que tenía la oportunidad de conocer a un esrilanqués le preguntaba inmediatamente cuál era su lugar preferido en el país. La gran mayoría me respondía: Sigiriya. Mi curiosidad y expectativa fue creciendo exponencialmente sobre este lugar y en la primera oportunidad que tuve, ósea cuando tuve más de dos días disponibles para viajar en el país, aproveche para visitarla.

Sigiriya es un fuerte, un castillo y una montaña al mismo tiempo, si parece una historia salida de Narnia. Su construcción se remonta al siglo V y cuenta la historia que el hijo ilegitimo del Rey de Anuradhapura (antigua capital de Sri Lanka) lo asesinó para tomar el reino y se fue de la ciudad para crear su propia capital en la Roca que hoy conocemos como Sigiriya, donde no solo creo arte y un ostentoso castillo, sino que lo fortificó con trampas y soldados para evitar que su hermano y heredero legitimo lo atacara. Toda una telenovela ceilanesa de tiempos antiguos.  Esta montaña queda en el centro de la isla de Sri Lanka, en lo que es conocido como el Triángulo Cultural. En medio del virgen verdor selvático, de la nada aparece una formación rocosa poco común por estos lares. Una montaña con roca expuesta y no cubierta de verde, con una peculiar forma casi cuadrada. Su ubicación y forma rocosa es solo la antesala de lo que te espera por conocer del sitio y de la historia.

Te puede interesar “Descubriendo las cuevas de Dambulla y el Arte Budista”

Sigue leyendo

El Perahera en Sri Lanka, entre expectativas y realidad.

El Perahera en Sri Lanka

El festival más colorido de Asia. Así describían el Kandy Esala Perahera, antes de mi llegada al país en un programa televisivo, en un canal de viajes que ya no recuerdo. Cuando llegué a Sri Lanka empecé a ver muchas promociones al respecto. Como les comenté en mi artículo sobre el templo del diente en Kandy, la reliquia del diente de Buda que se guarda en este templo, es también protagonista de este festival. El Kandy Esala Perahera consiste en una celebración de 10 días en total, con una comparsa que cada día va aumentando en espectacularidad y participantes, donde se muestran bailarines, música, tambores, malabaristas con fuegos y decenas de elefantes! Eso quedó grabado en mi mente: ¡¡decenas de elefantes!! Me llenaba de fascinación y me recordó a mi cuento infantil y poema favorito Margarita”  de Rubén Darío  cuando recita:

Viste el rey ropas brillantes,

y luego hace desfilar

cuatrocientos elefantes

Para mí el Kandy Esala Perahera iba a ser un la representación física de esa estrofa que me hacía soñar con tierras lejanas durante mi niñez, en una ciudad de Venezuela. Estaba extremadamente emocionada.

El evento sucede en la luna llena de agosto así que tenía que prepararme para el próximo (Si quieres saber más sobre la tradición de este festival visita este artículo). Luego me enteré que en la capital Colombo hacían uno pequeño en la luna llena de febrero, para el Navam Full Moon Poya. Al festival se le conoce como el Nawam Maha Perahera y se llevaría a cabo  apenas  ¡a dos cuadras de mi casa!! Pues por supuesto me apunte, para presenciar la magia de la que hablaba Rubén Darío.

Cabe destacar que en los dos años que he presenciado el evento (2015 y 2016) siempre empieza más tarde de lo que anuncian. Sobre todo este año que empezó a las 9pm. La espera se puede hacer larga, pero el ambiente es agradable (a pesar del calor) la gente está en la calle y la luna llena como un plato siempre bella, espera por el desfile contigo.

Sigue leyendo