El Real Alcázar de Sevilla

Patio de las Doncellas  El Alcazar, Seville Seville España Spain
Patio de las Doncellas

Tengo que empezar diciendo que el Alcázar es el castillo más bello que he visto en mi vida. Para algunos será Versalles, para mí fue  Sanssouci en Potsdam (Alemania) por mucho tiempo, pero el Alcázar es ahora sin duda mi favorito. Su combinación de estilos es asombroso, arte mudéjar, gótico y muchos más.  Es la unión de la Europa cristiana y del África musulmana, azulejos con escrituras en árabe, arcos de yesos hechos por artistas musulmanes y detalles en las paredes sobre el Emperador Carlos I (también conocido como Carlos V). El palacio ha sufrido modificaciones y ampliaciones durante siglos, por eso se notan diferentes estilos y es el palacio más antiguo y todavía en uso en Europa.

Al Alcázar hay que dedicarle mínimo un día, tiene muchos detalles que admirar. Sus arcos no son sencillamente arcos, son una obra de arte y de yesería. Se puede observar las delgadas líneas de yeso que se unen con las otras y van creando otras  formas. Los azulejos cuentan historias sobre el Emperador Carlos V o te deslumbran con sus colores, hay textiles gigantes mostrando grandes batallas en Salón de los Tapices, hay baños subterráneos, en el piso o en el techo puedes admirar detalles hermosísimos que nunca antes has visto.

Artículo relacionado: “Días de ensueño en Sevilla”

Mis lugares favoritos fueron el Patio de las Muñecas, el Patio de las Doncellas, el Salón de los Embajadores, los jardines y los Baños de María Padilla, les cuento por qué.

El Patio de las Muñecas y el de las Doncellas son de ensueño, con los arcos color marfil o multicolores, con los matices de los azulejos y la luminosidad del día que se cuela en estos patios internos iluminando sus plantas, hermosísimo.

El Salón de los Embajadores fue creado por el Emperador Carlos para recibir embajadores, como su nombre lo dice. Y el salón para escuchar a los embajadores del Imperio donde nunca se ponían el sol, no podría ser sino majestuoso. Su entrada es sofisticada y una vez dentro puedes observar el techo donde hay un domo estrellado color oscuro, con muchas estrellas doradas imperfectas que se usa en el arte islámico para recordar la unión entre Dios y nosotros. Con tanto derroche de lujo me pregunté cuanto de lo que veía pudo ser posible gracias a las riquezas extruidas de las américas…

Los jardines son hermosos, hay varias secciones con fuentes y edificaciones. Mientras caminas por ellos puedes oler los árboles florales y frutales, olía a pino, limón, naranjas y rosas. Por los jardines se puede acceder a los Baños de María Padilla, un baño subterráneo con una bóveda gótica. Había mucha paz y solemnidad en estos baños, la temperatura bajo unos grados y claro que provocaba meterse y nadar e huir del calor sevillano.

Artículo relacionado: “Las 05 Cosas que más disfruté de Madrid”

Como este es una de las principales atracciones de Sevilla, les recomiendo que aseguren sus entradas desde temprano en la mañana, así aseguran entrada ya que después de 750 personas no aceptan más personas adentro y  se pueden salvar de unas horas sin el calor intenso sevillano. Yo alquilé un audio guía y valió muchísimo la pena, cuando estuve por los jardines hasta recitaron un poema de la generación del 27 que le dio más magia al momento. Revisen las tarifas por la temporada que decidan ir en http://www.alcazarsevilla.org/horarios-y-tarifas/ y no se pierdan este espectáculo.

Más artículos sobre España aquí

Más artículos sobre lugares Patrimonio de la Humanidad aquí

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress, en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog, y comparte este artículo con tus amigos! Gracias por ser parte de Desarrollo Peregrino

Dias de ensueño en Sevilla

IMG_2673

Después de nuestros días en Madrid nos fuimos a Sevilla en tren. Desde el inicio del paseo en tren todo fue espectacular, el paisaje era muy lindo y único la verdad, pequeñas colinas con pequeños arboles en el tope, la vegetación del suelo de un color amarillo casi dorado contrastando del marrón oscuro del tronco de los árboles y el verde intenso de las perfectamente podadas copas de los árboles. Solo naturaleza hasta donde te llegaran los ojos, faltaba Don Quijote y algunos molinos para completar la vista.

Ya en Sevilla sencillamente nos dejamos llevar por su encanto. Que bella es Sevilla, cada esquina te traslada en el tiempo, con sus callejuelas estrechas y suelos empedrados, las pequeñas lámparas en cada esquina,  los nombres de las calles en azulejos, los arboles con flores y las altas palmeras. Me sentía como si realmente viajé en el tiempo y estaba por los años 1500. El casco histórico de Sevilla es uno de los más grandes de Europa y como dije es de ensueño. Además de perderse en sus calles, en Sevilla hay mucho que ver. De verdad entre casas, museos, iglesias y el magnífico Alcázar, no te aburrirías más bien hay que escoger que hacer y cuando. Yo fui en verano y la temperaturas estaban bien altas, es un calor seco, no húmedo como el de Asia, pero igual había que resguardarse en las horas más fuertes, así que por primera vez entendí el concepto de la “siesta” española, de verdad con ese calor hay que irse de regreso al hotel a descansar y esperar que baje el sol para volver a salir.

Artículo relacionado: “Las 05 cosas que mas disfruté de Madrid”

Sigue leyendo

Barcelona: Cautivadora.

SF 2

Por Ana Gabriela Ruiz H.

Para mi esta ciudad verdaderamente es cautivadora e impresionante, muchas palabras la pueden describir porque es una metrópolis que te deja la boca abierta, literalmente porque me sucedió la primera vez que vi de cerca  la Sagrada Familia.
Barcelona es la capital de Cataluña, una provincia que últimamente ha estado en boga por sus intenciones de separación de España y los movimientos  independentistas  que lograron se llevara a cabo un primer referéndum consultivo en el 2014. Además es la segunda ciudad más grande de España y un destino turístico muy importante para millones de personas. Personalmente la he visitado ya tres veces, contando con una muy querida amiga como guía turística, y con su esposo que es Catalán aprendí mucho más sobre su cultura y costumbres, aunque siempre es poco tiempo para realmente entender la diversidad que existe entre las comunidades autónomas españolas.

Sigue leyendo

Las 05 cosas que más disfruté de Madrid

IMG_2067

España es uno de los primeros países que los sudamericanos visitan, porque está Europa y relativamente cerca geográfica y culturalmente. Y a pesar de que siempre había querido ir, España se convirtió en el país n° 20 que conocí (sin contar una escala de 7 horas en Madrid donde terminé recorriendo Madrid a media noche por tres horas). Por una cosa y otra no planificaba mi viaje para allá, hasta que a finales del verano pasado logré ir y vaya que valió la pena. Conocí Madrid, Alcalá de Henares, Barcelona y Sevilla en unas dos semanas con un festín de comida y experiencias. Les empezaré a contar sobre Madrid y como sé que muchos ya la conocen y es una ciudad muy fácil de recorrer, además ya la gente tiene muy buena idea de que ver y visitar, me voy a enfocar en enumerar las cosas que más disfruté.

  1. La familiaridad cultural. Disfruté mucho experimentar la cercanía cultural que tenemos con los españoles, empezando por supuesto con el idioma. Se me había olvidado que mis oídos están siempre abiertos porque en Asia aunque escuchaba todo, muy poco era lo que entendía. Durante mis primeros días en Madrid sentía que mis oídos era como parabólicas que captaban cada dialogo que pasaba a mi alrededor, a veces me daba vergüenza el estado de híper receptividad en la que andaba porque hasta escuché conversaciones privadas sin quererlo. La pasión por la fiesta en España solo se puede comparar con la que existe por lo mismo en Latinoamérica, rumbear y festejar como no hubiera mañana, sin importar la edad. Mientras estuve allá estaba el Festival de la Virgen de la Paloma y a pesar del alcohol y de la música alta, era un evento para toda la familia, se veían niños dormidos en sillas y en sus coches, algo impensable en Asia o en Estados Unidos, pero muy normal en España y de donde yo vengo, me recordó todas esas dormidas que pasé de niña entre dos sillas. También reconocí mucha comida con la que crecí y que siempre me pareció normal o mejor dicho venezolana, para descubrir que también se consumen normalmente en España.
  2. El arte y los museos. Los museos de arte es sin duda una de los deleites en Madrid. En el Museo Reina Sofía por supuesto “el Guernica” de Picasso se lleva el premio, por su tamaño, por lo poderoso del mensaje y su contexto. Disfruté también de los cuadros de Dalí con sus loqueras surrealistas. En el Museo del Prado, tengo que confesar, que los cuadros de Velázquez no me impresionaron tanto, me gustaron mucho más los del Greco con la explosión de luz que les ponía. También los cuadros de Goya me impactaban, me encanta lo multifacético que pueden ser sus obras, cuando pintaba el estilo clásico ya empezaba a desfigurar sus personajes casi hasta de forma burlona. Su época negra es terrorífica y excitante a la vez, como el cuadro de “Saturno devorando a un hijo”

Sigue leyendo