Seis cosas inesperadas sobre Uganda

Ankole Watusi raza bovina de Uganda- African Ankole Cattle

En el artículo anterior les conté sobre algunas cosas que me sorprendieron del país apenas llegué, pájaros gigantes volando por la ciudad, predicadores cristianos predicando a los carros en uno de los numerosos atascos de la ciudad, venta de insectos como meriendas en esos mismos atascos y los alegres y extrovertidos que son los ugandeses. Pues después de unas cuantas semanas en el país y de haber salido de Kampala les puedo contar más sorprendentes e inesperadas cosas sobre sobre Uganda:

Artículo relacionado: Bienvenidos a África, Uganda.

  1. Uganda es una República pero reconoce por ley Reyes tribales, cuatro en total que aunque no tienen soberanía absoluta de sus reinos, tienen influencia política. Para algunos ugandeses, los reyes son más importantes en cuanto a prestigio y depositarios de respeto que el mismo presidente. Este respeto a los reyes, que por supuesto son vitalicios, tal vez explique porque el presidente actual tiene más de 30 años de mandato.
  2. Tiendas al aire libre. Cuando recorres la ciudad y el interior, ves como venden de todo en las aceras. Las aceras no son para los peatones solamente, a veces son una extensión de las tiendas una vitrina al aire libre. Muebles, plantas, electrodomésticos, ropa, lo que sea lo encuentras al lado de la calle. La que me ha llamado más la atención son los que venden muebles de madera, al parecer no hay una tienda especifica en la cercanía, es solo vendedores ambulantes que tienen su mercancía en la calle porque no pueden cargar una cama o gabinete en la cabeza, entonces lo dejan a un lado de la calle. Entiendo que cuando llueve lo cubren con plástico y hasta pasan la noche ahí, porque mover tantos muebles cada noche no valdría la pena. Entonces no solo es una tienda al aire libre, es un depósito y taller al mismo tiempo porque hasta puedes ver de vez en cuando como construyen los muebles o los barnizan a plena luz del día. ¿A Alguien le provoca conocer esta tienda?

img_3281

Sigue leyendo

De regreso a casa, antes que se acabe el año

img_2796

Ya después de unos cuantos meses en el camino, viajando por cielo y  tierra y sin casa fija, acumule siete nuevos destinos que mostrarles y muchas experiencias que contarles. Ya estoy en casa preparada para las sorpresas de este fin de año y todo lo nuevo que les traeremos el próximo año 2017 que ya está a la vuelta de la esquina!!

Intenté mantenerme al día con las publicaciones en el blog pero la vida en el camino a veces no me dejaba, las redes siempre son aliadas para cuando la laptop no está a mano aunque trataba de no perder mis sentidos en la redes, vaya contradicción no? En fin que si me siguen por Instagram @Deregrino o por la Página de Facebook ya saben por dónde he andado, sino me siguen pues aprovecho para invitarlos a que me sigan, miren que nunca es demasiado tarde, aquí estoy llegando a casa casi a final del año jaja.

Sigue leyendo

Mi primera entrada a India: Chennai

Dioses Hinduismo Chennai Templo Shiva India
Dioses Hinduismo en el templo de Shiva en Chennai

Tenía años soñado ir a India, por su misticismo, por ser la tierra originaria del Yoga, del budismo, por tantas cosas. Cuando me enteré que iba a vivir tan cerca de este país cuando me mudé a Sri Lanka, pensé que iba a ir muchas veces. La verdad es que no fui tanta veces como soñé, pero fui y quiero volver. Mi entrada a la India fue la ciudad de Chennai o Madras como se le conoce, capital del estado Tamil Nadu al sur del país y esta fue mi experiencia.

Llegué justo para el cumpleaños del Dios Ganesha (el que tiene cabeza de elefante) el 07 de septiembre. Era ya de tarde casi de noche y camino al hotel pude ver comparsas y peregrinajes de gente paseando las estatuas de Ganesha por las calles o ya llevándolas dentro del templo, con guirnaldas de flores blancas. Mi primer pensamiento fue: quiero bajarme y tomar fotos, pero me di cuenta que  en las comparsas eran todos hombres y tal vez no era lo más prudente, además mi novio me esperaba en el hotel, así que seguí mi camino. Desde el taxi todo me pareció más o menos parecido a Sri Lanka, había más gente en la calle sí, había autopistas y elevados, la ciudad más modernizada y más grande pero todavía parecido. Internamente sentía que estaba sentada en un pedestal de superioridad porque pensé que por haber escuchado tanto sobre India y por haber vivido en Sri Lanka donde también hay tamiles y es parte del subcontinente,  el famoso choque cultural que todos tienen cuando llegan a India, esa impresión tan grande que te puede hacer amarla u odiarla a primera vista, no me no me iba a pasar. Llegué al hotel, comimos algo cerca del mismo y me fui a dormir temprano porque al día siguiente me esperaba una gran aventura: iba finalmente a descubrir India yo sola y además iba de compras en el imperio de las telas de colores, tenía que guardar mi energía.

Al día siguiente con mis pilas bien puestas y toda la emoción y energía del mundo me lancé a la calle, sin bajarme del pedestal de superioridad en el que me monté yo misma. Recordé las lecciones que había aprendido en Sri Lanka para pasear en tuk tuk y las apliqué como pude. Primero que todo negociar,  cualquier precio que me daban les decía la mitad, me decían que no pero me bajaban el precio y me montaba. Segunda lección saber que nunca vas tan lejos como pare que el paseo sea más de 10 USD en total. La tercera lección es saber a dónde vas, pero en este no sabía. Tenía las direcciones escritas o los nombres de los centros comerciales que quería ir, nada de Google Maps. La primera sorpresa fue que los conductores de India quieren llevarte rápido y hacer dinero rápido, nada de muchas vueltas y lo mejor de todo: todos sabían a donde iban exactamente. No era que iba comparando, pero les digo que la puntuación para este momento era India 1-Sri Lanka 0. En general la gente me pareció dulce como los esrilanqueses pero menos inocentes. En India la gente conoce el poder del dinero mucho más que en Sri Lanka, buscan más intensamente hacer negocios, por eso el servicio puede ser mejor en India que en Sri Lanka.

Te puede interesar: “Guía viaje en Tuk tuk”

Sigue leyendo

Útimos días en Sri Lanka y la isla Trapobane

image
Isla Trapobane Sri Lanka

Mientras me preparaba para mis últimas semanas en Sri Lanka hice algunas cosas que había querido hacer por mucho tiempo, pero que seguía postergando porque sentía que tenía todo el tiempo del mundo. Y bueno para no dejar que la nostalgia me agarrara por mucho tiempo, me mantuve bien ocupada durante los últimos meses. Noté que las emociones cuando llegué por primera vez a Sri Lanka eran parecidas a la de mis últimos días, apreciaba cada detalle, cada sabor, cada caminata, cada saludo como si fuera la primera vez, aunque posiblemente eran la última vez que recorría, probaba, recibía  y miraba cosas. Y corroboré algo que en teoría sabía: la temporalidad de las cosas siempre te hace apreciarlas más, como cuando estas enamorada, los primeros encuentros están llenos de magia porque no sabes si la emoción va a durar, va a florecer y crecer o no. Así sentía Colombo y Sri Lanka las últimas semanas, sintiendo toda su belleza, con nostalgia ya de todo lo que iba a extrañar y lo que no iba a extrañar ni lo pensaba. Lo que más me impresiona es que pasé dos años en este país que no conocía, en el que nunca había estado antes, lo hice mi hogar, lo disfruté, lo entendí y lo malentendí por dos años, que ya llegaron a su fin y solo puedo pensar que todo pasó muy rápido. Entre la nostalgia y despedidas de mis amigos y de mis lugares y actividades favoritas, aproveché para hacer cosas nuevas.

Empecé por atreverme y comer un poco de comida rápida callejera que previamente me daba un poco de miedo, pero después de dos años y de algunas indigestiones y virus estomacales me atreví, me sentía fuerte y preparada. Lo primero que hice fue ir a comer Kottu Roti uno de los puesticos frente al mar en le Galle Face Green. Después de caminar con la brisa marina y de darnos cuenta que hay dos puestos de comida con nombres igualitos nos decidimos por el primero, extrañamente los meseros pelearon en Cingalés por nosotros, creo que reciben comisión por atraer clientes. Después de pasar la incomodidad del momento, nos sentamos y ordenamos. El kottu rotti es como un arroz frito con vegetales o carnes, pero en vez de arroz tiene pedazos cortados de Roti que es un tipo de pan. Lo cortan en una plancha con utensilios de metal y al hacerlo casi parecen que estuvieran haciendo música, suena como unos tambores. El pan queda tan delgado que por mucho tiempo pensé que que era un tipo de tallarines. Ir a comer Kotu Rotti en el Galle Face Green es una de las cosas populares que hacer en Colombo en cuanto a comida callejera.

Te puede interesar: “Una tarde local en Colombo: Galle Face Green

Sigue leyendo

La antigua y maravillosa Biblos

La antigua y Maravillosa Biblos
La antigua y Maravillosa Biblos

Por Inés Hernández

He tardado mucho tiempo en escribir este artículo, pero mi experiencia en Biblos fue tan maravillosa que realmente vale la pena compartirla. Mi viaje al Líbano fue corto, pero intenso. Luego de pasar días increíbles en Beirut, decidimos visitar la ciudad de Biblos (en árabe Jbayl). La ciudad se encuentra a unos 30 km de Beirut, por lo que tomamos un taxi desde el centro y en una hora estábamos en el lugar. En el camino, pudimos apreciar otros lugares turísticos cercanos a Beirut, que desafortunadamente no tuve la oportunidad de visitar, pero que sin duda lo haré cuando la tenga.  El primer lugar que atrajo mi atención fue Jounieh, una ciudad portuaria ubicada a unos 20 km de distancia de Beirut, donde a través de un teleférico o de una carretera muy estrecha se puede acceder a una estatua monumental de la Virgen María, también llamada Nuestra Señora del Líbano que se puede observar desde la autopista. Continuando el camino, entre cuentos e historias que me hacían mis amigas y el conductor, hablamos de los árboles de Cedro, los cuales son un símbolo muy importante del Líbano, por ejemplo, la bandera del país contiene la silueta de uno. Los Cedros de Dios (Horsh Arz Al Rab, en árabe) son el vestigio de los bosques que cubrían antiguamente las laderas del monte Líbano. Su madera era explotada por los babilonios, los persas y los fenicios entre otros, para la construcción de templos y palacios. Este maravilloso lugar, considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad está en mi lista para una próxima visita.

Artículo Relacionado Beruit, 05 días  llenos de sorpresas”

Una vez llegamos a Biblos, caminamos un poco para ver los atractivos turísticos, el día nos regaló un clima maravilloso que nos permitió disfrutar de lo mejor de esta ciudad. Situada en una colina, al norte del país, Biblos es reconocida como la ciudad más antigua del mundo habitada de manera ininterrumpida. En la actualidad, es un lugar lleno de historia alrededor de un puerto medieval con bares y restaurantes. Sitios perfectos para disfrutar de la hermosa vista que parece como una pintura enmarcada, con embarcaciones de pesca que son movidas suavemente por las olas del mar, mientras que disfrutas de la deliciosa gastronomía del lugar. Según la biblia, se cree que su fundación ocurrió alrededor del año 5,000 AC con el nombre de Gebal, mientras que otras fuentes indican que fue una antigua ciudad fenicia, denominada Gubla.

“Biblos es reconocida como la ciudad más antigua del mundo habitada de manera ininterrumpida”

Sigue leyendo

10 cosas inesperadas de mi primer viaje a la India

  • La comida

Para mi fue una revelación! Claro ya había comido indio antes pero la complejidad de las combinaciones de especies en India es otra cosa. Además, hay tantas opciones vegetarianas que para mi fue un paraíso. Para el desayuno, posiblemente encontrarán el idli acompañado de un chutney verde a base de coco y otra salsa roja; a mi me gustó mucho tanto el Poha que es hecho con arroz y a donde les echan azúcar y el Uttapam que es como un panqueque con lo que quieran encima. En general, la comida del sur de la India es una barbaridad y les recomiendo mucho el viaje en barco de Alleppey. Lo único que harán allá es comer y ver cómo viven los pueblos a cada lado del río. Para el postre, hay muchas opciones, como el famoso postre llamado Gulab Jamun. Disfrutenlo todo con té Chai que es muy sencillo  de preparar. Se hace con con leche, jengibre , clavos y cardamomo. Y para terminar sobre las bebidas en India, encontrarán muy fácilmente la cerveza nacional llamada Kingfisher; y también producen vinos en la región de Nasik cerca de Mumbai.

Sigue leyendo

Comprendiendo la práctica de Yin Yoga

 

IMG_7302Para los que siguen la cuenta de Deregrino en Instagram, sabrán que estuve un mes en Tailandia el mes pasado certificándome como profesora de yoga, para los que no sabían aprovecho para contarles la buena nueva: Soy profesora de yoga 🙂 :). Por aquí por Desarrollo Peregrino les he contado un poco sobre mi amor por el yoga y de mi experiencia con esta práctica milenaria. Pues ahora tengo tantas cosas que contarles al respecto después del curso que no sabría ni por dónde empezar. Un mes intensivo de yoga transformó mi vida, mi cuerpo y mi espíritu, además de certificar lo complejo y extenso que puede llegar a ser el estudio del yoga. En fin, que después de tres semanas de deliberaciones conmigo misma sobre qué escribir,  he decidido retomar está muy personal columna donde la dejé: en los artículos que tenía pendiente de escribir previo el entrenamiento. Ahora que tengo con un poco más de experiencia con este estilo, les voy a contar sobre un tipo de yoga que probé hace unos meses en Colombo Sri Lanka y luego en Tailandia: el Yin Yoga.

Articulo relacionado: “El regreso del Yogui”

Uno de los centros de yoga en Colombo promocionó a finales del año pasado un taller de un fin de semana con este estilo de yoga del que no había oído.  Revisé un poco y se trataba de un yoga un poco más lento y restaurativo. Bueno no mucho mi estilo, me gustaba más el yoga activo vinyasa que te hace sudar mientras te mueves entre las posiciones rápidamente. Pero bueno a pesar de las dudas pensé que podría ser interesante y que era mejor probar todos estos diferentes tipos de yoga no comunes ahora que estoy en oriente, así que me apunté.

En la primera sesión tuve un episodio gracioso por andar haciendo estos cursos en un idioma que no es mi lengua nativa. El profesor explicó brevemente de qué se trataba este tipo de yoga y preguntó: ¿alguien aquí es cristiano?, a mí me pareció un poco fuera de lugar la pregunta porque no estábamos hablando de religión, pero bueno “estamos en Sri Lanka” pensé, la religión es un gran tema aquí y yo digo: Yo (más raro que la pregunta es que yo haya levantado la mano diciendo que soy cristiana, la única en la clase) y él dijo ¿si?, yo callada y confundida no entendía porque hacía una pregunta y después que le respondía no decía nada. De repente alguien al lado mío me dice: “¿tú tienes alguna pregunta? Eso es lo que él preguntó”, y yo: “Oh no, disculpa malentendi”. Todos se rieron en la clase, el profesor se disculpó por su acento neozelandés (un poco difícil para mí de entender evidentemente) y yo me disculpe porque el inglés no es mi lengua nativa. Para los curiosos, su pregunta fue: “does anybody have a question?” Y yo entendí: “does anybody here is a Christian?” Si una súper malinterpretada).

Te puede interesar: “Las 06 cosas que he aprendido viviendo en Asia por un ano” 

En fin que esa primera clase empezó al atardecer y a medida que la luz natural se iba yendo, las luz de las velas era apenas suficiente para ver la silueta del profesor mientras explicaba las poses (Asanas) que debíamos hacer, básicamente era posiciones sencillas que ya conocía de otras prácticas de yoga. Ah pero sencillas no quiere decir fácil de hacer. La dificultad con estas posiciones era que había que mantenerlas por varios minutos, dejando la gravedad hacer su trabajo. La idea era que estuviera cómoda, así que usé cojines y mi toalla de playa,  otras personas usaron almohadas. En fin que usamos todo lo necesario para estar acolchonados y cómodos.

Sigue leyendo

El Perahera en Sri Lanka, entre expectativas y realidad.

El Perahera en Sri Lanka

El festival más colorido de Asia. Así describían el Kandy Esala Perahera, antes de mi llegada al país en un programa televisivo, en un canal de viajes que ya no recuerdo. Cuando llegué a Sri Lanka empecé a ver muchas promociones al respecto. Como les comenté en mi artículo sobre el templo del diente en Kandy, la reliquia del diente de Buda que se guarda en este templo, es también protagonista de este festival. El Kandy Esala Perahera consiste en una celebración de 10 días en total, con una comparsa que cada día va aumentando en espectacularidad y participantes, donde se muestran bailarines, música, tambores, malabaristas con fuegos y decenas de elefantes! Eso quedó grabado en mi mente: ¡¡decenas de elefantes!! Me llenaba de fascinación y me recordó a mi cuento infantil y poema favorito Margarita”  de Rubén Darío  cuando recita:

Viste el rey ropas brillantes,

y luego hace desfilar

cuatrocientos elefantes

Para mí el Kandy Esala Perahera iba a ser un la representación física de esa estrofa que me hacía soñar con tierras lejanas durante mi niñez, en una ciudad de Venezuela. Estaba extremadamente emocionada.

El evento sucede en la luna llena de agosto así que tenía que prepararme para el próximo (Si quieres saber más sobre la tradición de este festival visita este artículo). Luego me enteré que en la capital Colombo hacían uno pequeño en la luna llena de febrero, para el Navam Full Moon Poya. Al festival se le conoce como el Nawam Maha Perahera y se llevaría a cabo  apenas  ¡a dos cuadras de mi casa!! Pues por supuesto me apunte, para presenciar la magia de la que hablaba Rubén Darío.

Cabe destacar que en los dos años que he presenciado el evento (2015 y 2016) siempre empieza más tarde de lo que anuncian. Sobre todo este año que empezó a las 9pm. La espera se puede hacer larga, pero el ambiente es agradable (a pesar del calor) la gente está en la calle y la luna llena como un plato siempre bella, espera por el desfile contigo.

Sigue leyendo