Encuentro del primer tipo, los animales africanos y nosotras

IMG_4903

El Centro de Educación y Conservación de la Vida Silvestre  queda en la ciudad de Entebbe, está ciudad pequeña queda muy cerca de la capital de Uganda: Kampala, aproximadamente a 40 KM. Pero en Uganda, como pasaba en Sri Lanka, a veces la distancia física nada tiene que ver con el tiempo que se toma llegar de un sitio a otro.  Viajar entre ambas ciudades puede tomar hasta 4 horas gracias al tráfico y la falta de infraestructura. Esperemos que esto mejore ya que justo este mes abrió una autopista que conecta Kampala con Entebbe donde está el aeropuerto internacional del país. Toda esta historia se las cuento porque una de las expectativas que tenía antes de venir para acá era hacer safaris cada mes al menos. Pero la realidad es que los Parques Nacionales quedan “lejos” de la ciudad, no en kilómetros sino en tiempo, sin mencionar los costos. Cuando me enteré que existía el Centro de Educación y Conservación de la Vida Silvestre de Uganda en Entebbe, pensé inmediatamente que era un zoológico con un nombre elegante y que no iba a invertir mi tiempo en ir a un zoológico cuando puedo ir a un Safari real aquí en Uganda. Pero el Centro es más que un zoológico. Su misión es como su nombre lo dice es investigar sobre la fauna en Uganda y sobre todo rescatar animales que han sido sacados de su hábitat y pretendían ser traficados. Hay algunos animales que rehabilitan y regresan a su hábitat y hay otros que se quedan ahí porque su retorno puede ser peligroso para ellos, como por ejemplo los rinocerontes blancos que lamentablemente no hay rinocerontes libres en toda Uganda.

Así que después de unas recomendaciones de amigos que habían ido y la necesidad de salir de la ciudad pero sin pasar tantas horas en el auto, nos animamos a ir al Centro de Educación y Conservación de la Vida Silvestre de Uganda, o UWEC por sus siglas en inglés. Allí hicimos el tour “Tras Vestidores” (o behind the scenes en inglés). En este tour te acompaña un guía y puedes ver de cerca e interactuar con los animales y es lo que más recomendaría hacer.

Artículo relacionado: “Parque Nacional Lago Mburo, primer Safari en África”

Para empezar nos llevaron a ver los chitas (también conocidos como guepardos), así sin anestesia nos llevaron a la jaula con un felino que es nada más ni nada menos el animal más rápido del mundo. Al principio tenía mis reservas porque los animales salvajes son, pues salvajes y sabía de antemano que aquí no los drogaban para que pudiéramos interactuar con ellos sin peligro, porque evidentemente no hubiera ido si fuese así, pero en un abrir y cerrar de ojos estaba allí al lado un chita macho con mi barriguita jaja, tenía cinco meses de embarazo para ese entonces. Hay una hembra pero al parecer, las hembras puede ser más agresivas que los machos en el caso de los chitas. Lo más impresionante fue que solo agitaron la bolsa alimento para gatos para que el chita se acercara y vino a comer muy tranquilo como un gatico.  Me dieron un poco del alimento y lo alimenté y acaricié. Me encantó, yo amo a los gatos y para mí fue un honor poder acariciar este felino con su suave pelaje. La mano con la que lo acaricié quedo con un tintineo por un buen rato de sentir toda la energía de este animal.

Artículo relacionado: “Nueva etapa y nueva vida con Desarrollo Peregrino”

De ahí nos fuimos a ver los rinocerontes, el guía tomó un tobo y lo sonó como un tambor, llamó con un silbido a los animales y en la lejanía vimos como un rinoceronte gigante venia caminando rápidamente, imagino que eso es correr para él. Su nombre es Shirino y es muy grande, su aspecto es casi como un dinosaurio. Le dieron comida y el guía me dijo que le acariciara detrás de su oreja, que le gustaba mucho. Shirino disfrutó el cariño que le daba y para mi sorpresa, cerraba los ojos como un perrito cuando le acarician.  Acaricié sus orejas, su trompa y su cuerno, ese cuerno que los ha llevado prácticamente a la extinción porque los traficantes los matan por eso, por sus supuestas propiedades mágicas. Lo más triste es que el cuerno no es mágico, es el animal completo con su aspecto y gruesa piel de animal prehistórico que esconde un animal súper dulce dentro, ahí está la verdadera magia.

IMG_4805

Fijénse en los ojitos y la reacción de Shirino en este video:

Como si Shirino no me fuera suficiente, fuimos a conocer a Sushi el  pájaro pico-zapato (o shoebill por su nombre en inglés). Los picozapatos son unas aves muy grandes que viven en los pantanos de Uganda y son prehistóricos, su aspecto es como de una cigüeña de otra época. Llegamos y el guía dio un silbido y cuando vemos llegó volando un gran pájaro de casi un metro de largo, llamado Sushi. Los pico-zapatos son pájaros grandes, con plumas de color azulado casi llegando al color lavanda, su aspecto es un poco siniestro pero solo su aspecto, porque al menos Sushi es una dulzura. Hizo unos sonidos casi de aplausos con su gran pico y había que hacerle una reverencia antes de poder acariciarlo. Me recordó a los Hipogrifos de Harry Potter, a los que había que mostrarle respeto antes de acercárseles. Sushi agitaba su cabeza como diciendo no, hacia el sonido con su pico y se movía alrededor de nosotros como desfilando. Luego de hacerle la reverencia, me acerqué despacio y acaricie sus plumas ultra suaves. Nos quedamos con Sushi un rato admirando su gran pico y sus largas patas y luego nos despedimos. Nuevamente sentí como el corazón se me llenaba de amor hacia los animales y la naturaleza, al tener el lujo de compartir con estos animales tan exóticos, que resultaron ser dulces y amorosos.

Luego nos fuimos a ver a los chimpancés, con ellos no pudimos interactuar mucho porque eran muchos, así que la experiencia fue más de un zoológico. Pero como ya los habíamos visto en su habitat en el Bosque Kibale, no me decepcionó esta experiencia. Ellos estaban en un área frente a nosotros y lo único que nos dividía era un pequeño riachuelo. Apenas llegamos tuvimos su atención completa, estaban esperando por su comida. Así que les lanzábamos comida y fue muy gracioso ver como trataban de llamar nuestra atención, con gritos y agitando sus manos, muy parecido a lo que podríamos hacer nosotros los humanos para llamar la atención de alguien. Hablamos un rato con el guía y nos explicaba lo difícil que era acostumbrar a los chimpancés que ya están ahí, a los nuevos que llegaban. Los chimpancés son muy territoriales y sectarios con los que nos son de su grupo. Por lo general nacen en su tribu, aquí tienen que formar la tribu completamente nueva, lo que lo hace complicado para sus cuidadores.

Artículo relacionado: “Chimpánces en el Bosque Kibale de Uganda”

Después nos fuimos a ver a la jirafa y aunque ya he visto algunas en libertad como a los chimpancés, nunca me había acercado tanto a una.  Le ofrecí una zanahoria y de verdad me impresionó mucho a medida que se iba acercando lo alta que es. Y como saben, las jirafas son muy pacificas pero algo se activó en mi cerebro reptil al ver un animal tan grande acercándose a mí, más que con el chita. Extraño no creen? Mantuve la calma y mano extendida y con su lengua rasposa y húmeda tomó su zanahoria.

Llego el turno de visitar al elefante. Éste era un macho joven, le ofrecimos comida y aunque ya he visto elefantes de muy cerca en mis tiempos en Sri Lanka, los elefantes africanos son más grandes.  Este era del mismo tamaño de un elefante asiático adulto, así que le queda mucho por crecer. A este elefante posiblemente ya lo devolvieron a su hábitat porque al llegar a la pubertad se ponen muy agresivos y los regresan a la naturaleza. El elefante ya sabía cómo abrir la puerta de su área con la trompa cuando quitaban el candado,  es siempre muy lindo verlos de cerca, ver lo inteligentes que son y toda la sabiduría de sus ojos.

IMG_4913

Te puede interesar: “La Danza de los elefantes en Minneriya, Sri Lanka”

Por ultimo pero no menos importante, fuimos a ver a los leones. Esta experiencia si no me gustó mucho, tomé un pedazo de carne y me dijeron que lo ofreciera al león a través de una puerta de metal. No había una abertura como para que el león tomara un pedazo de la carne, entonces la olía y prácticamente la chupaba. Fue aterrador, porque en el león no vi la ternura de Shirino (el rinoceronte), la nobleza del chita, ni la sabiduría del elefante,  no,  en los ojos del león había hambre, pura y salvaje. Fue un poco aterrador, empecé a notar lo indefensa que era la puerta de metal que nos separaba mientras mis ojos saltaban de sus ojos a sus garras. Así que no me quedé mucho rato más, le entregué el pedazo de carne a alguien más y salí. Cerca del león estaba una Hiena con su chistoso aspecto como desaliñado, pero no nos podíamos acercar mucho.

Luego dimos más vueltas y observamos los otros animales que tenían ahí, como nutrias, avestruces, y serpientes; mientras disfrutábamos de las reacciones de unas decenas de niños ugandeses que venían de la escuela a visitar el centro.

Para mí la experiencia valió mucho la pena, creo que el tour detrás de vestidores es mucho más interesante de lo que solo una visita podría ser, porque las instalaciones como tal están un poco descuidadas y daba un poco de tristeza. Pero con el tour quedé contenta y me alegró saber cómo les tenían nombres a todos los animales, como ellos reaccionaban cuando los llamaban, sin maltratos y sin quitarles su dignidad con drogas. Así como me alegró ver este anuncio por todo el centro:

“Los animales tienen sentimientos también, cuando te burlas, los acosas, los tocas, le lanzas cosas, los molestas, se molestan así como tú lo harías. Por favor, trátalos con respeto.”

Así que ya saben, si están Entebbe esperando por su vuelo o en Kampala queriendo escapar rápidamente acérquense al Centro de Educación y Conservación de la Vida Silvestre de Uganda y mándenles mis saludos a Shirino y a Sushi.

Te gustó el artículo? Conéctate con nosotras en wordpress, en nuestras redes (Facebook , Instagram y Pinterest) para que conozcas más de nosotras y de nuestro blog, y comparte este artículo con tus amigos! Gracias por ser parte de Desarrollo Peregrino

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 748 seguidores

Más artículos sobre Uganda aquí

Más artículos sobre Naturaleza aquí 

Chimpancés en el bosque de Kibale en Uganda

IMG_4595

Uganda es uno de los mejores lugares del mundo para ver primates en su hábitat, con trece diferentes  tipos de primates en el pais. Entre los más populares que puedes observar aquí están los Gorilas de Montaña, uno de los tres países en el mundo donde se pueden observar, y nuestros primos los Chimpancés.

Hay varios sitios en el país donde los puedes visitar en su hábitat, en Kyambura Gorge en el Parque Nacional Reina Elizabeth o en el bosque lluvioso de Kibale donde la población es más abundante. Nos decidimos por el bosque de Kibale porque hay más Chimpancés lo que se traduce en más oportunidades de verlos y porque Kibale queda mucho más cerca de Kampala que el Parque Nacional Reina Elizabeth.

Sigue leyendo

Las cascadas Sipi en Uganda

Cascadas Sipi Uganda
Vista desde Sipi River Lodge

Uganda tiene mucha belleza natural, pero lo que más resalta son los parques nacionales para hacer Safaris u observar la fauna local, obviando otras zonas llenas de belleza. Por ejemplo los lagos de cráteres, la cordillera de los Ruenzori (esta cordillera es una de las pocas en África con glaciares, y tienen el Monte Stanley el tercero más alto del continente africano), los grandes lagos, el monte Elgon y las caídas Sipi. Nosotros después de nuestro primer safari nos quisimos ir a un lugar diferente y nos fuimos a la zona este de Uganda, a las faldas del Monte Elgon, un volcán inactivo que se encuentra en la frontera de Uganda y Kenia.

Las caídas Sipi son un grupo de tres cascadas de agua dulce que descienden del rio Sipi. Un circuito común de turismo es escalar el Monte Elgon y luego hacer senderismo alrededor de  las cascadas. Que significa menos intenso que escalar el monte, pero también puede ser un poco de turismo de aventura, porque estamos en África después de todo! Se puede hacer rapel y si eso es muy arriesgado, durante el simple senderismo encontraras aventura, ya te contaré.

Te puede interesar: “Parque Nacional Lago Mburo, primer Safari en África”

Sigue leyendo

Parque Nacional Lago Mburo, primer safari en África

IMG_3827

Hacer un safari en África es el sueño de cualquier persona que ame la naturaleza y los animales,  y que haya crecido viendo National Geographic o el Discovery Channel. Por lo que era y sigue siendo un sueño para mí, porque con uno no basta y ningún safari se parece al otro. Los mejores safaris están sin duda en África del Este y del sur,  así que cuando supe que iba a vivir precisamente por esa zona del mundo me dio una alegría inmensa, porque sabía que el maravilloso mundo de la Sabana Africana se abriría ante mis ojos.

Quisimos empezar con una aventura modesta, con un parque pequeño y tal vez no el más espectacular, para ir así poco a poco descubriendo toda la majestuosidad de la fauna africana. Así que fuimos al Lago Mburo en Uganda, uno de los parques más pequeños del país pero el único donde puedes hacer un safari caminando. Nos fuimos primero a la posada, que quedaba sobre una roca muy grande. Desde ahí teníamos una vista espectacular de la planicie. Llegamos al mediodía con un calor y un sol implacable, sin embargo yo quería salir de una vez a ver a los animales. Nos explicaron que así como para nosotros el clima era muy intenso al mediodía,  para los animales también lo seria y buscarían sombra, lo que quiere decir que no era el mejor momento para salir porque iban a estar escondidos, lo que tuvo mucho  sentido. Esperamos que el sol bajara un poco para salir.

Empezamos viendo muchas Cebras, que son impresionantemente bellas y raras. Son como unos caballos con un diseño de piel muy particular. Me encantaba verle sus ojos son grandes, negros y bellos y con unas pestañas largas como una muñeca. Cuando hacia contacto visual con ellas me veía por unos segundos y luego salían corriendo, galopando con el mismo sonido que hacen los caballos. El diseño de su pelaje a pesar de ser imitado tantas veces en ropa y decoraciones me sigue impresionando, es difícil distinguir si es blanca con rayas negras o negra con rayas blancas. Aunque en las más pequeñas el pelaje no se ve negro sino más bien marrón.

Sigue leyendo

El lago Victoria y la fuente del rio Nilo

IMG_3273

Después  de apenas unas semanas de mi llegada a Kampala, ya estaba ansiosa por salir de la ciudad y empezar a recorrer el país. Ese sentimiento es normal en  mí siempre que visito un país, pero ahora que Uganda es mi nuevo hogar me lleno de paciencia porque tendré mucho tiempo para descubrir cada rincón. Además que siempre es buena idea esperar un poco para escuchar las recomendaciones de locales y de las personas que viven en el país. Así que el primer viaje fue sencillo, un viaje de un día donde me disponía a conocer el Lago Victoria y la cuna del legendario Rio Nilo.

Primero tengo que confesar que pensé que Kampala estaba a las orillas del  Lago Victoria, y aunque ciertamente está muy cerca y desde algunas zonas de la ciudad se puede ver el lago, no es tan adyacente como que puedes ir a caminar a la orilla del lago. Sin tráfico,  podrías durar desde el centro de la ciudad hasta el lago aproximadamente una hora. El Lago Victoria es el lago más grande de África y el segundo más grande del mundo con 69,484 km cuadrados de superficie y se comparte en su mayoría entre Uganda y Tanzania, y un poco cae en el territorio de Kenia. Y como es de esperarse, muchas comunidades dependen del lago y viven en sus alrededores.

Te puede interesar: “06 cosas inesperadas sobre Uganda”

Lo recorrimos en un pequeño bote en un día soleado con este clima perfecto de Uganda, caliente pero no demasiado y nada de humedad. Vimos muchos pájaros, de diferentes colores, tamaños y velocidades porque había unos que vi solo por facciones de segundo. Como por ejemplo el bello kingfisher (en español Alcedinidae) que es tan pequeño y rápido como un colibrí y que se podía detectar por su color naranja y purpura brillante. Las orillas del Lago Victoria en Uganda y su zona alrededor conocida como Jinja es la escapada más rápida y fácil desde Kampala. Por la zona hay un montón de hoteles y hostales para los que se quieren escapar de la ciudad y hacer un poco de turismo de aventura incluyendo rafting.  El lago es inmenso, el azul del agua invita a querer lanzarse y nadar, pero no lo recomiendan  por la presencia del parasito Bilharziasis que se encuentra en el agua dulce en cada rincón del país. Algo desafortunado porque Uganda tiene muchos y hermosos cuerpos de agua dulce, pero hay que disfrutarlos solo con la vista. Mientras paseábamos en un bote el guía nos hablaba de la fauna presente en el lago, nos ensenaba los cultivos de peces de agua dulce y pudimos ver desde lejos las comunidades que viven a las orillas del lago.

Sigue leyendo

Viaje natural y mitológico a las Cuevas Batu en Malasia

Templo Hindú en las Cuevas Batu

Las Cuevas Batu son una combinación de religión y naturaleza poco común, a menos que sea en un peregrinaje. Estas cuevas se encuentran al norte de Kuala Lumpur y valen totalmente una visita.

Empezamos con la religión que es lo que primero se nos muestra con la increíble estatua de del Dios Kartikeya o Murungan, el Dios de la guerra. Este Dios es el hijo del Dios Shiva. Para los que conocen poco sobre hinduismo, Murungan vendría siendo el hermano de Ganesh, el Dios con cabeza de elefante que es más popular fuera de India, tal vez porque a nuestros ojos occidentales les llama más la atención la imagen de un ser mixto. Luego de pasar la imponente estatua de 42.7 metros de altura, empieza la subida de escalones hasta el tope donde encontrarás un templo hindú. En el camino veras turistas y devotos, muchos monos y bellas vistas de la ciudad en la lejanía. Aunque la estructura del templo no es tan espectacular como muchos otros que puedes ver en India, el hecho que está dentro de una cueva lo hace muy especial porque el sol lo ilumina con destellos de luz, que van buscando su camino por dentro de la roca y la vegetación, ambos van acompañando la colorida estructura y las deidades hindúes con sus tonos verdes y grises.

Artículo relacionado: “Al Fin Kuala Lumpur”

Sigue leyendo

Koh Phangan, la isla de la Luna Llena en Tailandia

Embarcacion pesquera en Haad Chao Phao

Koh Phangan es una isla en el Golfo de Tailandia conocida por las súper fiestas que hacen durante la luna llena, pero la isla tiene mucho más que ofrecer que solo esta fiesta, que es tan popular que  todos los meses asisten entre 10 000 y 30 000 personas a la playa de Hat Rin y que ahora hacen hasta una fiesta por la media luna.

Para mi Koh Phangan atrae gustos tan diferentes que representa la dualidad de algunos seres humanos. En un lado de la isla esta esta mega fiesta loca que empieza a media noche con la luna llena, en plena playa con dj’s música electrónica, gente con pintura fosforescente en el cuerpo y comprando cubos/tobos llenos de bebidas alcohólicas y bailando bajo la luz de la luna hasta que el cuerpo aguante, que es posiblemente con el amanecer. ¿Suena genial verdad? Bueno yo nunca lo he hecho y eso que pase un mes en la isla. La razón es porque precisamente estaba disfrutando el otro lado de la isla, la Villa Hippie como me gusta llamarla, la zona de Baan Shrithanu Village al oeste de la isla,  donde hay muchísimas escuelas de yoga, meditación, retiros espirituales y restaurantes veganos, vegetarianos y otros con todo. Ya les conté como pase mi mes en un increíble viaje para convertirme en profesora de yoga. Ahora les quiero hablar de todo lo demás que tiene esta isla que ofrecer, más allá de la fiesta de la luna llena.

Artículo relacionado: “Lo mejor del 2016 entranamiento para ser profesora de yoga, lo esperado y lo que no”

img_0166

img_3562

atardecer islas tailandesas sunset in thai island beaches

Sigue leyendo

El Zoológico de Singapur

Tigres de Bengala Blanco Zoológico de Singapur
Tigres de Bengala Blanco

Después de dos días en Singapur, de pasear por el mercado chino, los Jardines en la Bahía y de dos noches seguidas de acostarme tarde mientras disfrutaba la vida nocturna Singapurense entre comida china exótica como el huevo centenario y bares, estaba oficialmente cansada. Igual quería seguir visitando el país pero necesitaba algo más tranquilo. Cuando nuestros amigos y anfitriones sugirieron ir al zoológico por un lado me pareció un buen plan por lo relajante que sería, pero por el otro tuve que luchar con la idea o más bien el sentimiento que ya  no me gustan los zoológicos. Después de haber tenido experiencias estilo Safari en Sri Lanka y en los llanos venezolanos de verdad que no hay nada que se puede comparar a ver a los animales en libertad y en hábitat. Muy contrastante al sentimiento de tristeza y pena cuando los veo encerrados en jaulas. Pero mis amigos me advirtieron que el Zoológico de Singapur no era como otros y de verdad tuvieron razón.

Te puede interesar: “La Danza de los Elefantes en Minneriya”

Sigue leyendo