Compras locales, capítulo dos: Seúl

Compras locales capitulo dos Seul

Como les había contado en la primera edición de esta columna de “Mercados Locales”, ir a los mercados de campesinos, mercados municipales o mercados callejeros en distintas ciudades y países me encanta. Pues a pesar de que es un gusto muy personal, en Asia es un “Must”: lo tienes que hacer. Los mercados asiáticos siempre te sorprenderán, porque tienen cosas que seguramente en tu vida has probado, visto u olido. Además muy seguramente encontrarás cosas que creías comunes pero que aquí las usan para otros fines o tienen otras formas.

Artículo relacionado: Ficha Corea

En fin que entre las cosas que más promocionan en Seúl son los mercados y por supuesto que fui, les contaré sobre dos mercados que visité:

El Mercado Gwangjang es el mercado más antiguo de Seúl y era conocido previamente como Dongdaemun Market. Es techado por lo que fue muy conveniente en pleno otoño, donde la lluvia y el frío no paraban. Es por supuesto muy grande y puedes encontrar de todo, ropa típica coreana en el piso superior, telas, zapatos, souvenir, comida fresca como frutas y vegetales, y muy fresca como pescados aún vivos esperando que los compren o por el contrario pescado seco, el cual es muy muy oloroso. Yo disfruté caminando dentro de este mercado, que nuevamente gracias al clima, su interior era oscuro y lleno de muchas cosas todas nuevas y curiosas para mí.

Sigue leyendo

Ficha: Sri Lanka

niñas Sri Lankesas Green Galle Face

Nombre anterior: Ceilán

Otros nombres populares: Lágrima de la India

Ubicación: Sudeste Asiático,  Golfo de Bengala,  norte del Mar Indio

Capital: Colombo

Religión: Budista, Hindú, Cristiana e Islámica

Idiomas: Inglés, Cingalés, Tamil

Un Sabor: Milkrice. La textura cremosa de la leche de coco, se combina con la firmeza que le dan los granos de arroz, que están cocinados al dente.

Especialidad: Té y gemas

Tiempo de estadía: indefinido

Transporte que más uso: Tuk tuk

Sensación: el aroma de una especie de mango en particular. No puedes percibirlo, ni olerlo antes, solo lo sientes cuando ya te lo estas comiendo y es cómo si ese aroma subiera desde tu paladar, hasta la parte interna de tus fosas nasales y ahí es cuando lo notas.

Foto: niñas en Galle Face Road en Colombo, que me llamaron y me preguntaron de dónde era, mi nombre y si era bailarina (?).

En mi próximo artículo del viernes, les contaré más sobre este exótico país.