Mi París en citas

Mi relación con París es muy especial: viví allá sola y muy joven para estudiar y no se me hizo una ciudad muy acogedora al principio. Mis amigas de la escuela venían de “la provincia” como yo y no nos sentíamos muy integradas con el resto de los alumnos parisinos. De hecho este término de “provincia” me parecía muy raro y peyorativa en esa época. Lo percibía como una manera de distinguirse y de valorarse del resto de Francia y no se me hacia muy justo. Como les conté antes, Francia es muy diversa y vale la pena que recorren otros lugares además de  su capital. Encontrarán otros artículos sobre mi país natal aquí. Ahora es cierto que tuve la suerte de vivir en el centro de Paris y que no podía dejar de admirar a edificios como la catedral de Notre Dame, la Basílica del Sagrado Corazón o la torre Eiffel, pero sentía que me faltaba todavía mucho para conocer la ciudad mejor.

Ahora, cuando empecé a trabajar en  París, algunos años después de esa primera experiencia es que empecé a disfrutarla. Primero como pasante, conocí a gente que vivían en París sin venir de allá y también a gente de París que habían vivido afuera y todos estaban más abiertos hacia los extranjeros. Era verano y me parecía lindo que me llevarán en motocicleta alrededor de la ciudad, hacer picnics en los numerosos parques y sobre los bordes de la Sena, descubrir barrios para relajar y tomar copas sin que sea tan caro.

« Dios inventó a los parisinos para que los extranjeros no entendieran nada de los franceses » Alexandre Dumas – escritor francés del siglo 19

Luego, cuando tuve un trabajo más fijo con un presupuesto más alto, se me hizo más facil todo y me empezó a encantar la ciudad de las luces (parece que así la llamamos porque se supone que fue en Paris que se inventó la iluminación pública con gas, aunque hoy el término se utiliza más bien para describir la belleza de la ciudad). Conocí más lugares para salir de noche como Bastille, la rue Mouffetard, el canal San Martín o el barrio latino. Disfruté de poder hacer shopping e ir a museos. Vi que la ciudad era diversa y que hay que darle tiempo para conocerla.

« Añaden dos letras en París: es el Paraíso »

Jules Renard – escritor francés

Sigue leyendo