Caracas y su ciudad universitaria

DSCN5314

De mi visita a Venezuela hace casi un año, dejé un artículo pendiente porque no encontraba las fotos del viaje,  pero al fin las encontré y puedo contarles mi historia! Quería hablarles del único LUGAR que hizo mi corazón saltar de emoción, amor, nostalgia, orgullo y tristeza a la vez. Y no fue mi encuentro con el Mar Caribe que siempre me saca una sonrisa en el alma, no fue ver la montaña del Ávila que decora Caracas con diferentes tonalidades de verde, marrón y hasta azul dependiendo de la hora del día y tampoco fue el verdor de mi ciudad natal Maracay, conocida como la Ciudad Jardín de Venezuela. Y no me malinterpreten, todos estos sitios me hicieron suspirar, porque me recibían en casa. Pero la que más emociones creo en mi fue la visita a la Ciudad Universitaria de Caracas (CUC), la sede de la Universidad Central de Venezuela (UCV) donde estudié mi pregrado, posgrado y obtuve mi primer trabajo profesional.

Artículo relacionado: “El largo camino de regreso a casa”

Para mis lectores no venezolanos, les voy a explicar porque sentí todo esto y aunque casi cualquier persona puede sentir muchas emociones cuando visita su Campus Universitario, el caso de la Ciudad Universitaria de Caracas es especial. Empecemos por lo más obvio, este campus fue declarado Patrimonio de la Humanidad en  el año 2000 por la Unesco y su belleza la hace digna de visitar por lo que la incluyo en este blog, además de las emociones que me despertó cuando fui un día muy temprano en la mañana y una brisa fría y con esencia entre cemento y aroma de plantas  me recibieron nuevamente.

Sigue leyendo

Las inesperadas características del metro en D.C.

las inesperadas caracteristicas del metro de dc

Como venezolana cuando empecé a viajar a otras ciudades del mundo, que contaban con transporte subterráneo, me sorprendía que algunos metros eran sucios y viejos (como el de París y el de Nueva York), otros peligrosos (como el Budapest, al menos así lo sentí), otros sumamente complicados por tantas líneas que se entrecruzan, hasta hacer una araña del mapa (como el de París, Nueva York y Berlín). Lo que por supuesto, dificultaba su navegación. También hay algunos que tienen todas estas características combinadas.

Todo esto me sorprendía porque el metro de Caracas era lo contrario, era limpio, relativamente nuevo, pocas líneas y seguro. Ya que éste, es de principios de los años 80, no podría compararse con metros centenarios como el de Nueva York.

Ahora lo que me sorprendió del metro de D.C. es que me hacía sentir un poco como en casa, como en el metro de Caracas hace unos pocos años. Los trenes se parecían mucho a los viejos trenes de Caracas, que algunos siguen en circulación, tanto por el diseño interior como el exterior. Con la diferencia que los asientos en el de D.C., tienen cojines de colores y los vagones tienen alfombras. Además las estaciones están construidas con concreto armado como algunas en Caracas y que me recuerdan a la arquitectura de la Ciudad Universitaria de Caracas, la cual es una Arquitectura Moderna, la misma de algunas estaciones del metro de D.C. Estas similitudes deben ser porque ambos abrieron sus puertas en años relativamente cercanos, en menos de una década de separación (Metro de Caracas en 1983 y el D.C. en 1976). Claro el sistema de líneas y conexiones en D.C. es más grande, las estaciones de conexión son más complejas, el tiempo de espera es mucho menor, es mucho más seguro y hay cobertura telefónica en gran parte del recorrido. Sigue leyendo