Útimos días en Sri Lanka y la isla Trapobane

image
Isla Trapobane Sri Lanka

Mientras me preparaba para mis últimas semanas en Sri Lanka hice algunas cosas que había querido hacer por mucho tiempo, pero que seguía postergando porque sentía que tenía todo el tiempo del mundo. Y bueno para no dejar que la nostalgia me agarrara por mucho tiempo, me mantuve bien ocupada durante los últimos meses. Noté que las emociones cuando llegué por primera vez a Sri Lanka eran parecidas a la de mis últimos días, apreciaba cada detalle, cada sabor, cada caminata, cada saludo como si fuera la primera vez, aunque posiblemente eran la última vez que recorría, probaba, recibía  y miraba cosas. Y corroboré algo que en teoría sabía: la temporalidad de las cosas siempre te hace apreciarlas más, como cuando estas enamorada, los primeros encuentros están llenos de magia porque no sabes si la emoción va a durar, va a florecer y crecer o no. Así sentía Colombo y Sri Lanka las últimas semanas, sintiendo toda su belleza, con nostalgia ya de todo lo que iba a extrañar y lo que no iba a extrañar ni lo pensaba. Lo que más me impresiona es que pasé dos años en este país que no conocía, en el que nunca había estado antes, lo hice mi hogar, lo disfruté, lo entendí y lo malentendí por dos años, que ya llegaron a su fin y solo puedo pensar que todo pasó muy rápido. Entre la nostalgia y despedidas de mis amigos y de mis lugares y actividades favoritas, aproveché para hacer cosas nuevas.

Empecé por atreverme y comer un poco de comida rápida callejera que previamente me daba un poco de miedo, pero después de dos años y de algunas indigestiones y virus estomacales me atreví, me sentía fuerte y preparada. Lo primero que hice fue ir a comer Kottu Roti uno de los puesticos frente al mar en le Galle Face Green. Después de caminar con la brisa marina y de darnos cuenta que hay dos puestos de comida con nombres igualitos nos decidimos por el primero, extrañamente los meseros pelearon en Cingalés por nosotros, creo que reciben comisión por atraer clientes. Después de pasar la incomodidad del momento, nos sentamos y ordenamos. El kottu rotti es como un arroz frito con vegetales o carnes, pero en vez de arroz tiene pedazos cortados de Roti que es un tipo de pan. Lo cortan en una plancha con utensilios de metal y al hacerlo casi parecen que estuvieran haciendo música, suena como unos tambores. El pan queda tan delgado que por mucho tiempo pensé que que era un tipo de tallarines. Ir a comer Kotu Rotti en el Galle Face Green es una de las cosas populares que hacer en Colombo en cuanto a comida callejera.

Te puede interesar: “Una tarde local en Colombo: Galle Face Green

Sigue leyendo

La “otra” Copa Mundial. Una guía rápida para entender Cricket.

LA OTRA COPA MUNDIAL UNA GUÍA RAPIDA PARA ENTENDER CRICKET

Recuerdo cuando participé en un intercambio de Gerencia de Deportes que los estudiantes rusos, turcos, nigerianos y los venezolanos, estábamos tratando de hacerles entender a los estudiantes estadounidenses la importancia que tiene el fútbol  (o el soccer como lo llaman ellos) en el resto del mundo. Las pasiones que despierta, como el mundo se paraliza cada cuatro años por el mundial, el ambiente eufórico que se vive, incluso en países donde la selección nunca ha llegado al famoso campeonato, ejemplo: Venezuela. Eso fue hace siete años, desde entonces creo que los estadounidenses se han acostumbrado más a esta idea y mucho más después del último mundial, donde pude ver con mis propios ojos, como poco a poco se están contagiando  con la euforia mundial por este deporte. Ya que por primera vez vi juegos del mundial en un país que estaba participando y fue bastante contagiosa la emoción que se sentía en las calles y bares cuando jugaba la selección nacional.

Hace siete años estaba explicando lo importante que es el fútbol y no me imaginé que no conocía la trascendencia de otro deporte para muchos otros países, al menos en esta parte del globo: el Cricket. Pues el mundo dio muchas vueltas desde entonces y llegué a Sri Lanka, aquí empecé a ver el juego en los canales de televisión, en las salas de esperas de oficinas, aeropuertos y en los bares. En los dos últimos sitios lo colocaban sin sonido, pero podrías fácilmente reconocer que igual era seguido por guardias de seguridad o personas alrededor, cuando al unísono escuchaba chasquidos y otros sonidos acompañados de movimientos enfáticos de las manos, o aplausos de decepción o alegría.   En los bares en vez de camisas de clubes de fútbol, de béisbol, de básquetbol o de hockey enmarcadas en las paredes, hay camisas de los equipos de cricket autografiadas. En vez de pelotas autografiadas o bates de béisbol hay bates de cricket, que son planos y más alargados. De hecho había un señor, digamos que atractivo, que veía en todas las publicidades posibles, era la cara de una cadena de supermercados, de una empresa de telecomunicaciones, de una marca de trajes, de restaurantes, de todo y siempre pensaba que era un actor tal vez de cine  porque su presencia en todas las publicidades no podía ser comparado con más nadie. Hasta que lo vi jugando cricket, resulta que era Kumar Sangakkara un talentoso jugador de cricket de Sri Lanka. En ese momento pensé que era buena hora para ir a un juego en vivo y tratar de entender el deporte, si quería entender sobre lo que apasiona a los esrilanqueses (aprendí reciénteme que es la correcta forma de escribirlo en español, aunque no me gusta porque siento que cambia el nombre del país y me gusta más como se lee srilanqueses, honro a la academia ante nada).

Sigue leyendo

Una tarde local en Colombo: Galle Face Green

Galle Face Green queda muy cerca del centro financiero de la ciudad, donde están las torres al fondo de esta foto.

Una de mis cosas preferidas de Sri Lanka, es que es un paraíso turístico aún desconocido por las grandes masas de turistas. Las cifras de turismo, aunque van en aumento cada año, no compiten con otros países de la zona como Tailandia o Indonesia. Y eso es un regalo,  porque  entonces vas por el país y puedes ver la autenticidad de las costumbres todavía, puedes ver la naturalidad de cómo viven sus habitantes, sin poses, sin actuaciones para los turistas y sin millones de ellos en cada esquina.

Sin embargo esto que la hace tan especial puede cambiar un poco en la capital, donde las diferencias entre las clases sociales pueden ser abismales. Cuando quieres ir a restaurante posiblemente no van a haber muchos locales comiendo ahí, verás más expatriados que locales. Ya que la gran mayoría de la población no tiene la misma capacidad adquisitiva para ir a un restaurante y los que lo tienen son muy pocos. La clase media es muy pequeña haciendo que las otras dos clases estén muy separadas.  Entonces si te ves en la capital por una tarde y no quieres necesariamente ir a un lounge o un bar estilo occidental ve al Galle Face Green.

El Galle Face Green es un espacio abierto frente al Mar Indio en Colombo, es un parque urbano. Donde hay una acera para caminar, entre el mar y un campo verde con arena. Fue inaugurado en 1859 en el periodo británico como parque, pero el espacio sin construcción se remota al periodo en que los Holandeses dominaban la isla. Fue usado como hipódromo,campo de golf, campo de rugby y crickett. Es uno de los lugares predilectos de los locales de Colombo, tanto así que aunque su espacio se ha reducido en relación al espacio que era antes, es uno de los pocos  lugares donde las vías del tren se desvían y no pasan por toda la costa.

El espacio se llena los fines de semana y en las tardes después de las horas de trabajo, donde los residentes de la capital van a ver el atardecer en el mar, pasear y refrescarse del calor húmedo hundiendo sus pies en la arena mojada por el mar. Verán familias, algunos turistas, grupos de amigos y hasta enamorados que van a tener un poco de intimidad debajo de una sombrilla o una tarde romántica frente al mar.

Sigue leyendo

Elecciones presidenciales y visita del Papa Francisco a Sri Lanka: dos semanas históricas

bandera SriLanka y vaticano

Las vacaciones y celebraciones de navidad terminaron pronto en Sri Lanka, por razones importantes que el país esperaba. La primera: las elecciones presidenciales y la segunda: la visita del Papa Francisco al país. Empezamos con el primer dato curioso de las elecciones, éstas fueron adelantadas por dos años (sí, dos años). Se decía que el Presidente Mahinda Rajapaksa quería optar por su tercera reelección continua antes de perder más popularidad, porque sus números iban bajando cada día. Entre las principales críticas que se le hacían se encontraban nepotismo, sus hijos y hermanos tenían cargos importantes en el gobierno. Autoritarismo, entiendo que gracias a una enmienda constitucional hecho en los tiempos de la guerra, tenía más poderes como Presidente que lo que se estipulaba en la constitución,  y finalmente corrupción. También se le acusaba de favorecer sólo a la ciudadanos de la etnia Cingalés (mayoritariamente budista) en detrimento de los Tamiles (en su mayoría hindúes aunque también hay musulmanes y cristianos). En parte estas dos etnias eran las que estaban enfrentadas en el conflicto civil que duró 26 años, el gobierno era mayoritariamente Cingalés y la guerrilla separatista era Tamil (Tigres de Liberación del Eelam Tamil).

Como les contaba en mi artículo sobre mis primeras impresiones de Sri Lanka, para mí este gobierno no era solo de corte autoritaria sino personalista, la foto del Presidente estaba en todos lados, incluso  en los nuevos billetes de 1000 rupias Sri Lakensas (7 USD aprox.). Las personas que querían al Presidente Rajapaksa decían que había traído principalmente el fin del conflicto civil que terminó en el 2006 en su primera presidencia. Y también progreso al país, con grandes construcciones de autopistas y carreteras. Para mí el avance que ha visto Sri Lanka desde la culminación del conflicto, es una consecuencia natural que trae la paz. El Estado tenía más dinero disponible para invertir en otras cosas y no solo defensa, así como aumento la inversión privada.

Artículo relacionado: “El Gran Viraje, mi llegada a Sri Lanka”

Sigue leyendo

El Gran Viraje: mi llegada a Sri Lanka

tuk tuk en colombo

En septiembre de este año viajé por primera vez a Asia. Yo soy de las que quiero conocer y recorrer todo el mundo, pero Asia siempre está en la fantasía de la mayoría de los viajeros, por todas las historias de la diversidad, de los sabores y colores. Y yo no era la excepción, quería viajar a Asia enloquecidamente, lo que no me imaginé hace dos años, ni hace diez, ni lo imagine por un segundo antes, es que vendría a vivir en esta parte del mundo. Aunque había viajado, nunca había vivido fuera de mi natal Venezuela y pues venir a Asia a vivir, específicamente a Sri Lanka, es para mí toda una aventura que voy escribiendo cada día. Y ya tres meses después, no me arrepiento de esta decisión ni un poquito.

Partí desde San Francisco, por lo que iba en dirección contraria de la línea del día y salí un lunes y llegué un miércoles. El martes prácticamente ni lo viví, fue un día perdido literalmente, por cruzar la línea internacional de la hora. Salir desde San Francisco me hizo tener el peor Jet Lag en la historia de mi vida, porque la diferencia de horario entre la Costa Oeste de Estados Unidos y Sri Lanka son 13 horas y media. Pero los detalles del Jet Lag les contaré en otro artículo, mientras les doy algunos consejos para sobrellevarlo. El viaje tuvo: 2 escalas, más de 18 horas de vuelo (sin contar el tiempo en los aeropuertos), 2 aviones diferentes y mucha comida. Cuando finalmente llegamos, sentí tanta la inmensidad del mundo, que me hizo sentir muy muy pequeña. Este sentimiento me acompaña todavía en ocasiones, porque viajé por mucho tiempo y llegué a un sitio tan lejano, al otro lado del mundo, tan diferente y similar a la vez, que te das cuenta que el planeta tierra es ridículamente grande y que cada pedacito vale mucho la pena. Sigue leyendo

Los 5 sitios para encontrar los restos del Muro de Berlín

Te

los 5 sitios para encontrar restos del Muro de Berlín

Berlín es una de mis ciudades favoritas en el mundo, está en mi top 5 desde la primera vez que la visite. Es una ciudad donde la modernidad y la tecnología, se unen con años de historia y sucesos que definieron el mundo como lo conocemos hoy. Berlín es una ciudad vibrante, activa, verde, grande y súper entretenida. Hay mucho que hacer, que ver, que descubrir y aprender. Aunque he ido dos veces, quiero enloquecidamente volver porque un par de semanas no son suficientes para recorrer esta hermosa ciudad.

Hay mucho que quisiera contarles sobre Berlín, pero hoy me voy a enfocar en hablarles sobre el Muro de Berlín,  apropósito del cumplimiento del 25° aniversario desde su caída, el día de hoy. Sigue leyendo