Bolivia desde Olympya (parte 3): Copacabana y el lago Titicaca

Esta es la tercera parte del relato de nuestra amiga Olympe. Encontrarán su primer artículo sobre el salar de Uyuni aquí y su segundo artículo sobre Potosí, Sucre y la Amazonia aquí.

“El 6 de diciembre

A unas horas en autobús de La Paz, llegamos a Copacabana, a la orilla del lago Titicaca.

Es una pequeña ciudad mística, donde se mezclan los agricultores de la región que vienen a vender sus verduras y los mochileros quienes llegaron a descubrir el famoso lago (el lago navegable más alto del mundo, cerca de 8.000 kms cuadrados y cerca de 4.000 metros de altitud).

Según la mitología Inca, el Dios creador había permitido el nacimiento del Dios del sol y de la  Diosa de la luna en el lago. La leyenda dice también que una parte del tesoro de los Incas está enterrado en el fondo del lago. La expedición del Capitán Cousteau para encontrar este tesoro por desgracia fue en vano. Sigue leyendo

A la altura del Lago y Santa Cruz de la Sierra

A la altura del Lago santa cruz de la sierra

Continuando con mi viaje a Bolivia, cuando les conté sobre la Paz  les dije que era necesario llegar allá si quieren pasar por el lago Titicaca y por Copacabana, lo cual les recomiendo totalmente. Cuando fui estaba apenas empezando el invierno, aunque era un día hermoso y soleado. Fuimos en auto  porque teníamos la posibilidad aunque ninguno de los presentes había ido nunca. Nos encontramos que el camino para el lago Titicaca no está nada señalizado, nosotros casi llegamos a la frontera con Perú, viendo siempre el lago del lado derecho, pero sin poder acceder a él. Fue muy gracioso después de unas cuantas horas en el carro, observando el lago, esperando algún cruce o camino que nos permitiera llegar a la orilla y no lo encontrábamos. Llegó un momento en el que vimos colas de grandes camiones y no entendíamos porque estaban ahí, nos metimos en la cola también y preguntamos a que se debía la misma y un señor muy amablemente nos explicó que era para pasar por la frontera, porque aduana revisa los camiones. Entonces cuando le dijimos que queríamos ir a Copacabana por el estrecho de Tiquina y no a Perú, nos dijo que estábamos muy lejos, que teníamos que haber cruzado por el pueblo del Alto. Lo que quería decir que habíamos perdido aproximadamente hora y media del viaje y que si regresábamos iba a ser otra hora y media, más el tiempo hasta que nos tomara llegar a Copacabana.

Artículo relacionado “La Impasible Paz. Bolivia, Crónicas del Altiplano”

¿Qué hacer? ¿Tal vez improvisar un poco  y visitar el lago por el lado del Perú? Bueno yo era la única sin pasaporte así que esa opción la descartamos rápidamente luego de darme cuenta (lección: llevar siempre el pasaporte si vas a estar cercar de cualquier frontera por si acaso). O podíamos call it a day, como dicen los americanos, y ¿regresarnos a casa ya que habíamos perdido unas cuantas horas perdidos? O regresar e ir al lago asumiendo que nos iba a anochecer en el camino de regreso al final del día. Después de pensarlo, pasar el asombro/frustración hicimos lo mejor por el viaje y seguimos hacia el lago Titicaca. Así que si alquilan un carro es mejor llevar un mapa o las direcciones. Y cuando digo mapa: es un MAPA, impreso en físico, no cuenten mucho con google maps  u otro sistema de navegación porque no hay buena conexión.  Además lleven comida para el viaje, pueden ser tres horas desde La Paz (sin contar el tráfico para salir de la ciudad o si se pierden como en nuestro caso) y de verdad no hay restaurantes, ni estaciones de servicio en el camino.

Al final la pérdida que nos echamos valió la pena porque pudimos ver una formación de montañas nevadas hermosas.  Así como disfrutar del paisaje, donde la vegetación es árida, con el frió seco a todo su esplendor, me recordó a la vegetación del Calafate en la Patagonia Argentina. Además el camino es el escenario típico de cualquier “road trip” pocos carros, una carretera delgada y larga, sin muchas cosas más que la naturaleza a tu alrededor.

Sigue leyendo