La “otra” Copa Mundial. Una guía rápida para entender Cricket.

LA OTRA COPA MUNDIAL UNA GUÍA RAPIDA PARA ENTENDER CRICKET

Recuerdo cuando participé en un intercambio de Gerencia de Deportes que los estudiantes rusos, turcos, nigerianos y los venezolanos, estábamos tratando de hacerles entender a los estudiantes estadounidenses la importancia que tiene el fútbol  (o el soccer como lo llaman ellos) en el resto del mundo. Las pasiones que despierta, como el mundo se paraliza cada cuatro años por el mundial, el ambiente eufórico que se vive, incluso en países donde la selección nunca ha llegado al famoso campeonato, ejemplo: Venezuela. Eso fue hace siete años, desde entonces creo que los estadounidenses se han acostumbrado más a esta idea y mucho más después del último mundial, donde pude ver con mis propios ojos, como poco a poco se están contagiando  con la euforia mundial por este deporte. Ya que por primera vez vi juegos del mundial en un país que estaba participando y fue bastante contagiosa la emoción que se sentía en las calles y bares cuando jugaba la selección nacional.

Hace siete años estaba explicando lo importante que es el fútbol y no me imaginé que no conocía la trascendencia de otro deporte para muchos otros países, al menos en esta parte del globo: el Cricket. Pues el mundo dio muchas vueltas desde entonces y llegué a Sri Lanka, aquí empecé a ver el juego en los canales de televisión, en las salas de esperas de oficinas, aeropuertos y en los bares. En los dos últimos sitios lo colocaban sin sonido, pero podrías fácilmente reconocer que igual era seguido por guardias de seguridad o personas alrededor, cuando al unísono escuchaba chasquidos y otros sonidos acompañados de movimientos enfáticos de las manos, o aplausos de decepción o alegría.   En los bares en vez de camisas de clubes de fútbol, de béisbol, de básquetbol o de hockey enmarcadas en las paredes, hay camisas de los equipos de cricket autografiadas. En vez de pelotas autografiadas o bates de béisbol hay bates de cricket, que son planos y más alargados. De hecho había un señor, digamos que atractivo, que veía en todas las publicidades posibles, era la cara de una cadena de supermercados, de una empresa de telecomunicaciones, de una marca de trajes, de restaurantes, de todo y siempre pensaba que era un actor tal vez de cine  porque su presencia en todas las publicidades no podía ser comparado con más nadie. Hasta que lo vi jugando cricket, resulta que era Kumar Sangakkara un talentoso jugador de cricket de Sri Lanka. En ese momento pensé que era buena hora para ir a un juego en vivo y tratar de entender el deporte, si quería entender sobre lo que apasiona a los esrilanqueses (aprendí reciénteme que es la correcta forma de escribirlo en español, aunque no me gusta porque siento que cambia el nombre del país y me gusta más como se lee srilanqueses, honro a la academia ante nada).

Sigue leyendo