Al fin en Kuala Lumpur

img_0766

En mi primer año de la universidad tuve que hacer un trabajo súper largo y detallado sobe Malasia. Fueron meses de investigación con unas queridas amigas y me encantó conocer tantos detalles de este país que quedaba al otro lado de Venezuela y sorprendentemente tenía muchas cosas en común con mi país. Mientras lo hacía, siempre estuve soñando con ir a conocer con mis propios ojos algún día este país y ese día finalmente llegó, más pronto que tarde.

Kuala Lumpur es una de esas megas ciudades asiáticas que impresionan con su tecnología, construcciones y autenticidad. Tiene un estilo parecido a Bangkok y Singapur, pero por supuesto es única. Bangkok es la tierra de los tailandeses y algunos occidentales, Singapur es la tierra de los singapurenses descendientes de chinos, malayos e indios; y Kuala Lumpur (KL) es la tierra de todos ellos y más. Lo que más me sorprendió de la ciudad fue sin duda su diversidad, que nunca había visto antes en Asia. Y en gran parte se debe a la religión del país: el islam. El islam ha atraído a muchos árabes y estos le dan un toque más a la ya diversa población que me pareció como un crisol cultural. A pesar de todo lo que había estudiado sobre el país igual me sorprendió, definitivamente hay cosas que nadie te puede explicar y que no puedes aprender a través de los libros. Lo único malo, es que me pareció que el país no celebra tanto esta diversidad. Las culturas están muy separadas en parte gracias a una ley de 1971 llamada “Política de Cultura Nacional”, donde se establece que la cultura malaya proviene de las costumbres indígenas del país y que el islam es parte importante de esta cultura. Esto deja a un lado al resto de la población malaya de ascendencia  extranjera como los descendientes chinos e indios. Incluso hay dos sistemas educativos, un sistema nacional que enseña en malayo y un sistema paralelo que se enseña en chino y tamil.

La religión forma parte importante del país pero no es tan limitante como pensé, siendo este el primer país musulmán que visito fue una grata sorpresa. Hay muchos bares y  la vida nocturna es vibrante. Hay bares latinos, lugares para fumar narguile, discotecas y demás. A la hora de vestimenta femenina, no me pareció tan conservadora como para ser un país musulmán pero si un poco más que Tailandia o Singapur, claro yo como turista no me vi tan limitada pero por supuesto que ves a las locales vestidas con el hiyab. Los malayos son unos foodies, les encanta comer en la calle hay restaurantes y puesticos de comida callejera en cada esquina. Una vez más, la comida fue gran parte de mi experiencia y es que la comida asiática es deliciosa y en Kuala Lumpur tienen buena comida callejera, sobre todo china.

Artículo relacionado: “Ficha Malasia”

Sigue leyendo

Ficha: Singapur

Resort Marina Bay Sands en la Marina Bay Singapur
Resort Marina Bay Sands en la Marina Bay

Nombre oficial: República de Singapur

Otros nombres antiguos: Ciudad León, el Punto Rojo, Reino de Singapura.

Ubicación: Sureste Asiático, un conjunto de islas ubicadas al sur de la península Malaya entre el Océano Indico y el Mar de China Meridional. Al norte tiene a Malasia y al sur tiene islas Riau, pertenecientes a Indonesia.

Religión: Budismo 33.9%, Islam 14.3%, Taoismo11.3%, Catolicismo 7.1%, Hinduismo 5.2%, otras variantes Cristianas 11%, otros 0.7%, ninguna 16.4% (2010 est.)

Te puede interesar: “Mi primera entrada a India: Chennai”

Idiomas: Mandarín (oficial) 36.3%, Inglés (oficial) 29.8%, Malayo (oficial) 11.9%, otros  22% (incluyendo Cantones, Tamil y otros dialectos de China e India)

Población: 5 781 728 (estimación para julio 2016)

Un sabor: la superación del asco ante un huevo de color negro en mi plato, atreverme a probarlo y encontrarme con una contextura suave y sabor peculiar pero no muy intenso. Esa fue mi experiencia probando los “Huevos Centenarios”, una especialidad china que consiste en la preservación de huevo de gallina, pato o codorniz por meses o años hasta que se torna de color verde negruzco.

Sigue leyendo

El reino perdido de Polonnaruwa

Buda del Vatadage de Polonnaruwa Sri Lanka

Polonnaruwa es la antigua capital del Reino Cingalés del Siglo XI. Pero lo que queda no son las ruinas de una ciudad, creo que la descripción más apropiada es que son las ruinas de un complejo espiritual budista. Los reyes quisieron  mostrar su devoción a sus subalternos y vivir para siempre a través de sus obras, por lo que construyeron hermosas Estupas y hermosas estatuas. Las ruinas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1982 y yo tuve la oportunidad de visitarla a principios de este año con unos amigos que me visitaron desde Caracas.

La visita a las ruinas empezó con lo que yo llamo el Mandala de Budas. Los mándalas son formaciones circulares con diversos patrones o niveles que se repiten hasta formar un círculo y que significan distintas cosas dependiendo a qué religión le preguntes, pero en general está relacionado con simbología espiritual, significa el universo, la relación del ser con lo divino. Esta  estructura en  Polonnaruwa empieza dándote la bienvenida con la famosa Piedra Lunar (Moon-stone o Sandakada Pahana) típica de la arquitectura cingalés de Sri Lanka y es básicamente un medio mándala. Es hecho de piedra tallada y cada semicírculo tiene un significado, representaciones simbólicas de animales que representan los deseos de la vida, las etapas de la misma que se pueden ir superando una a una hasta llegar a la flor de loto, a la iluminación, al nirvana. Tanto la Piedra Lunar como los Muragalas o Guardias de Piedra, eran parte de la decoración espiritual típica de la época que se colocaban en las entradas de los recintos y aun se pueden ver versiones de estos en casas y en templos modernos.

Te puede interesar “Descubriendo las Cuevas de Dambulla y el arte budista”

La primera etapa de la estructura tiene una primera pared y la Piedra Lunar, pasamos a la segunda plataforma o lo queda de esta etapa que contiene columnas, luego viene la tercera con otro muro y otra Piedra Lunar. Este muro si es circular y está también custodiada por Muragalas.  Subimos los escalones y nos encontramos adentro con el siguiente nivel: los mismísimos budas sentados con sus manos en posición de descanso sobre sus muslos y sus ojos cerrados en meditación. Hay cuatro de ellos,  uno por cada entrada que están orientadas por los puntos cardinales. Estos Budas tienen las mejillas un poco más abultadas que otros que he visto, están un poco más rellenos,  varían dependiendo del artista. Esta maravillosa estructura es el Vatadage de Polonnaruwa. Se dice que fue creada para resguardar la Reliquia del Diente de Buda, el objeto mas venerado de Sri Lanka. Sigue leyendo

20 museos y exposiciones parisinos para este verano

Hace poco en nuestras redes, les hablemos de la noche europea de los museos. Yo lamenté no estar en París en este momento porque en los 3 años que viví allá, visitar los museos de la capital y sus exposiciones temporales fue algo esencial en mi desarrollo personal. Además  que siendo menor de 26 años de edad y ciudadana de la Unión Europea no me tocaba pagar nada para eso. Fueron tantas las visitas, que rellené un cuaderno de imagenes, postales, leaflets, tickets, etc … en relación con estas exposiciones. Lamento no  tenerlo conmigo para contarles más sobre mis memorias

-> En mi primer artículo sobre París, les cuento más sobre lo que más disfruté viviendo en Paris.

Ahora que estoy ayudando a los amigos estadounidenses del museo de Orsay en recaudar fondos en EEUU, comprobé que el apego a la cultura francesa también se comparte en el extranjero y ya que este verano voy a estar en Paris pensé que una bucket list de las exposiciones parisinas temporales me podría servir así como a ustedes 😉

Sigue leyendo

Una tarde local en Colombo: Galle Face Green

Galle Face Green queda muy cerca del centro financiero de la ciudad, donde están las torres al fondo de esta foto.

Una de mis cosas preferidas de Sri Lanka, es que es un paraíso turístico aún desconocido por las grandes masas de turistas. Las cifras de turismo, aunque van en aumento cada año, no compiten con otros países de la zona como Tailandia o Indonesia. Y eso es un regalo,  porque  entonces vas por el país y puedes ver la autenticidad de las costumbres todavía, puedes ver la naturalidad de cómo viven sus habitantes, sin poses, sin actuaciones para los turistas y sin millones de ellos en cada esquina.

Sin embargo esto que la hace tan especial puede cambiar un poco en la capital, donde las diferencias entre las clases sociales pueden ser abismales. Cuando quieres ir a restaurante posiblemente no van a haber muchos locales comiendo ahí, verás más expatriados que locales. Ya que la gran mayoría de la población no tiene la misma capacidad adquisitiva para ir a un restaurante y los que lo tienen son muy pocos. La clase media es muy pequeña haciendo que las otras dos clases estén muy separadas.  Entonces si te ves en la capital por una tarde y no quieres necesariamente ir a un lounge o un bar estilo occidental ve al Galle Face Green.

El Galle Face Green es un espacio abierto frente al Mar Indio en Colombo, es un parque urbano. Donde hay una acera para caminar, entre el mar y un campo verde con arena. Fue inaugurado en 1859 en el periodo británico como parque, pero el espacio sin construcción se remota al periodo en que los Holandeses dominaban la isla. Fue usado como hipódromo,campo de golf, campo de rugby y crickett. Es uno de los lugares predilectos de los locales de Colombo, tanto así que aunque su espacio se ha reducido en relación al espacio que era antes, es uno de los pocos  lugares donde las vías del tren se desvían y no pasan por toda la costa.

El espacio se llena los fines de semana y en las tardes después de las horas de trabajo, donde los residentes de la capital van a ver el atardecer en el mar, pasear y refrescarse del calor húmedo hundiendo sus pies en la arena mojada por el mar. Verán familias, algunos turistas, grupos de amigos y hasta enamorados que van a tener un poco de intimidad debajo de una sombrilla o una tarde romántica frente al mar.

Sigue leyendo

El regreso del Yogui

El Regreso del Yogui 2

Empecé a practicar yoga cuando tenía 21 años, en el momento que más lo necesitaba. Estaba en  esa transición de ser estudiante universitaria a ser profesional, cuando los años de alimentación universitaria estaban cobrándole a mi estómago y con otras situaciones personales que complicaban el panorama, pero que hicieron que mi práctica del yoga fuera tan fundamental en mis semanas. Cuando las cosas fueron mejorando y debido a que me mudé lejos del lugar donde entrenaba paré el yoga por cuatro años. Hasta que me mudé de mi natal Venezuela y retomé el yoga que tanto me gusta, por eso este artículo se llama “el regreso del yogui” (“the return of the yogui” para los nerds que entienden el chiste). Desde entonces he practicado yoga en Estados Unidos y Sri Lanka, dos países con diferentes perspectivas de esta anciana práctica. En este artículo les contaré las diferencias de la práctica del yoga en estos tres países y con que me quedo de cada una.

Sigue leyendo

Los 5 sitios para encontrar los restos del Muro de Berlín

Te

los 5 sitios para encontrar restos del Muro de Berlín

Berlín es una de mis ciudades favoritas en el mundo, está en mi top 5 desde la primera vez que la visite. Es una ciudad donde la modernidad y la tecnología, se unen con años de historia y sucesos que definieron el mundo como lo conocemos hoy. Berlín es una ciudad vibrante, activa, verde, grande y súper entretenida. Hay mucho que hacer, que ver, que descubrir y aprender. Aunque he ido dos veces, quiero enloquecidamente volver porque un par de semanas no son suficientes para recorrer esta hermosa ciudad.

Hay mucho que quisiera contarles sobre Berlín, pero hoy me voy a enfocar en hablarles sobre el Muro de Berlín,  apropósito del cumplimiento del 25° aniversario desde su caída, el día de hoy. Sigue leyendo