Elecciones presidenciales y visita del Papa Francisco a Sri Lanka: dos semanas históricas

bandera SriLanka y vaticano

Las vacaciones y celebraciones de navidad terminaron pronto en Sri Lanka, por razones importantes que el país esperaba. La primera: las elecciones presidenciales y la segunda: la visita del Papa Francisco al país. Empezamos con el primer dato curioso de las elecciones, éstas fueron adelantadas por dos años (sí, dos años). Se decía que el Presidente Mahinda Rajapaksa quería optar por su tercera reelección continua antes de perder más popularidad, porque sus números iban bajando cada día. Entre las principales críticas que se le hacían se encontraban nepotismo, sus hijos y hermanos tenían cargos importantes en el gobierno. Autoritarismo, entiendo que gracias a una enmienda constitucional hecho en los tiempos de la guerra, tenía más poderes como Presidente que lo que se estipulaba en la constitución,  y finalmente corrupción. También se le acusaba de favorecer sólo a la ciudadanos de la etnia Cingalés (mayoritariamente budista) en detrimento de los Tamiles (en su mayoría hindúes aunque también hay musulmanes y cristianos). En parte estas dos etnias eran las que estaban enfrentadas en el conflicto civil que duró 26 años, el gobierno era mayoritariamente Cingalés y la guerrilla separatista era Tamil (Tigres de Liberación del Eelam Tamil).

Como les contaba en mi artículo sobre mis primeras impresiones de Sri Lanka, para mí este gobierno no era solo de corte autoritaria sino personalista, la foto del Presidente estaba en todos lados, incluso  en los nuevos billetes de 1000 rupias Sri Lakensas (7 USD aprox.). Las personas que querían al Presidente Rajapaksa decían que había traído principalmente el fin del conflicto civil que terminó en el 2006 en su primera presidencia. Y también progreso al país, con grandes construcciones de autopistas y carreteras. Para mí el avance que ha visto Sri Lanka desde la culminación del conflicto, es una consecuencia natural que trae la paz. El Estado tenía más dinero disponible para invertir en otras cosas y no solo defensa, así como aumento la inversión privada.

Artículo relacionado: “El Gran Viraje, mi llegada a Sri Lanka”

Sigue leyendo