La danza de elefantes en Minneriya, Sri Lanka

La Danza de Elefantes

Mi historia con los elefantes asiáticos se remonta a mi niñez. En mi ciudad natal Maracay en Venezuela hay un zoológico donde había una elefanta asiática. Su espacio o jaula daba hacia la calle así que al pasar frente al zoológico siempre la veía. Recuerdo que la visitaba de niña y ella acercaba su trompa para buscar comida. Era cándida, tranquila y símbolo  de la ciudad. Se dice que llegó al Caribe como un regalo o adquisición de un dictador de principios de Siglo XX que gobernaba Venezuela desde Maracay y no desde la capital Caracas.  Más que en circos, mi recuerdo de los elefantes era en este zoológico y el poema del nicaragüense Rubén Darío “Margarita” del que ya les hablé en un artículo anterior.

Mis experiencias con los elefantes en Sri Lanka había tenido sus altos y bajos, no por lo elefantes en sí, que me parecen unos animales hermosos, inteligentes, cándidos, sabios y empáticos. Sino más bien por la experiencia con los humanos y cómo los trataban, empezando en fondo de la decepción con el Colombo Perahera, mejorando con la visita al Parque Nacional Yala, bajando un poquito con la visita de los elefantes en los templos y llegando a la cúspide con la visita al Parque Nacional Minneriya, de verdad no creo que se ponga mejor que esto, en cuanto a elefantes asiáticos. A lo mejor mi visita al Parque Minneriya pueda ser solo superado por un safari en África, tal vez.

Artículo relacionado “En busqueda del leopardo esrilanqués y el Elefante asiático. Safari en Yala”

El Parque Nacional Minneriya queda al Noreste del país y cuenta con uno de los eventos mágicos de la naturaleza conocido como la Reunión de Elefantes. Durante la sequía (de julio a septiembre) los elefantes se mueven a una pequeña zona donde tienen agua y una planta que les gusta. Yo escuchaba que se veían cientos de elefantes hasta 200. Si hubiera podido ver mi cara cada vez que escuchaba eso aseguraría que la ilusión de poder presenciar esto hacía que mis ojos formaran corazones. Así que moría por ir. Como el Parque queda dentro del Triángulo Cultural aprovechamos el viaje para ver también Sigiriya y las cuevas de Dambulla (que ya les conté). Habíamos contactado a un conductor con una camioneta 4×4 especial para Safaris y fuimos. El parque es inmenso y con espacios abiertos. A diferencia del Parque Nacional Yala, aquí vienes sobre todo a ver los elefantes. En el intermedio puedes ver búfalos de agua y aves, pero el objetivo único es ver a los elefantes. Después de unos minutos de adentrarse en el parque empiezas a verlos. La primera manada que vimos tenía alrededor de 25 elefantas incluyendo bebés. Yo sencillamente no podía creer la hermosura de ver estos animales, tan grandes imponentes y pacíficos. Con sus ojos tiernos y audaces. Sus movimientos son lentos, casi sincronizados los unos con los otros. Al verlos largo rato sus movimientos son relajantes. Mi asombro y dicha no dejaba de crecer, al sentirme totalmente agradecida de tener la oportunidad de ver estos animales tan cerca, libres, bellos, sanos y felices, como debe ser. Ningún acto de circo, ni el zoológico más humano del mundo puede asemejar la plenitud deber estos animales libres, nada el mundo se puede comparar a esto.

IMG_7133Elefante asiático de Sri LankaIMG_7130

IMG_7146
Bebés elefantes

Te puede interesar “El Perahera en Sri Lanka, entre expectativas y realidad”

Sigue leyendo

El Perahera en Sri Lanka, entre expectativas y realidad.

El Perahera en Sri Lanka

El festival más colorido de Asia. Así describían el Kandy Esala Perahera, antes de mi llegada al país en un programa televisivo, en un canal de viajes que ya no recuerdo. Cuando llegué a Sri Lanka empecé a ver muchas promociones al respecto. Como les comenté en mi artículo sobre el templo del diente en Kandy, la reliquia del diente de Buda que se guarda en este templo, es también protagonista de este festival. El Kandy Esala Perahera consiste en una celebración de 10 días en total, con una comparsa que cada día va aumentando en espectacularidad y participantes, donde se muestran bailarines, música, tambores, malabaristas con fuegos y decenas de elefantes! Eso quedó grabado en mi mente: ¡¡decenas de elefantes!! Me llenaba de fascinación y me recordó a mi cuento infantil y poema favorito Margarita”  de Rubén Darío  cuando recita:

Viste el rey ropas brillantes,

y luego hace desfilar

cuatrocientos elefantes

Para mí el Kandy Esala Perahera iba a ser un la representación física de esa estrofa que me hacía soñar con tierras lejanas durante mi niñez, en una ciudad de Venezuela. Estaba extremadamente emocionada.

El evento sucede en la luna llena de agosto así que tenía que prepararme para el próximo (Si quieres saber más sobre la tradición de este festival visita este artículo). Luego me enteré que en la capital Colombo hacían uno pequeño en la luna llena de febrero, para el Navam Full Moon Poya. Al festival se le conoce como el Nawam Maha Perahera y se llevaría a cabo  apenas  ¡a dos cuadras de mi casa!! Pues por supuesto me apunte, para presenciar la magia de la que hablaba Rubén Darío.

Cabe destacar que en los dos años que he presenciado el evento (2015 y 2016) siempre empieza más tarde de lo que anuncian. Sobre todo este año que empezó a las 9pm. La espera se puede hacer larga, pero el ambiente es agradable (a pesar del calor) la gente está en la calle y la luna llena como un plato siempre bella, espera por el desfile contigo.

Sigue leyendo