Lo inesperado: la herencia masónica de D.C.

lo inesperado la herencia masónica 2

Cuando uno viaja a un sitio, ya sea una ciudad o en la naturaleza, siempre tienes ciertas expectativas. Bien sea porque lees sobre el lugar al que vas o porque tus amigos/conocidos te cuentan. Hay ciudades y lugares que tienen una energía única, que es tan fuerte que a veces supera cualquier predefinición del sitio que tengas, como por ejemplo Nueva York, El Salto Ángel o el Perito Moreno. Los tres son lugares únicos y tienes que ir para entenderlo. Otros sitios como París, los hemos idealizado tanto y hemos visto tanto de ellos, que las expectativas se cumplen al pie de la letra cuando los visitas, e igual podrías volver a recorrerla.

Ahora siempre (o al menos casi siempre), hay cosas que no te esperas y que te toman por sorpresa, al final eso es lo maravilloso de viajar. ¿Se imaginan que con escuchar una historia o ver un vídeo sea suficiente para saber cómo es un sitio? Sería aburrido!! Precisamente los vídeos, guías y hasta  estos mismos artículos, son para transportarlos al sitio y que se les genera la curiosidad por ir, a comprobar o no la historia, a sentir el lugar, a descubrirlo con sus propios sentidos y a tener su dosis de imprevisto.

Como estas sorpresas son una de las bellezas del peregrinaje, compartiré con ustedes de forma regular sobre lo inesperado de los lugares que visite, esas cosas que me sorprendieron. Les he estado contado sobre Washington D.C. y los próximos artículos serán sobre esos detalles inesperados.  En este artículo les contaré mi experiencia en el Templo de la “Scottish Rite of Freemasonry”.

Sigue leyendo