Caracas y su ciudad universitaria

DSCN5314

De mi visita a Venezuela hace casi un año, dejé un artículo pendiente porque no encontraba las fotos del viaje,  pero al fin las encontré y puedo contarles mi historia! Quería hablarles del único LUGAR que hizo mi corazón saltar de emoción, amor, nostalgia, orgullo y tristeza a la vez. Y no fue mi encuentro con el Mar Caribe que siempre me saca una sonrisa en el alma, no fue ver la montaña del Ávila que decora Caracas con diferentes tonalidades de verde, marrón y hasta azul dependiendo de la hora del día y tampoco fue el verdor de mi ciudad natal Maracay, conocida como la Ciudad Jardín de Venezuela. Y no me malinterpreten, todos estos sitios me hicieron suspirar, porque me recibían en casa. Pero la que más emociones creo en mi fue la visita a la Ciudad Universitaria de Caracas (CUC), la sede de la Universidad Central de Venezuela (UCV) donde estudié mi pregrado, posgrado y obtuve mi primer trabajo profesional.

Artículo relacionado: “El largo camino de regreso a casa”

Para mis lectores no venezolanos, les voy a explicar porque sentí todo esto y aunque casi cualquier persona puede sentir muchas emociones cuando visita su Campus Universitario, el caso de la Ciudad Universitaria de Caracas es especial. Empecemos por lo más obvio, este campus fue declarado Patrimonio de la Humanidad en  el año 2000 por la Unesco y su belleza la hace digna de visitar por lo que la incluyo en este blog, además de las emociones que me despertó cuando fui un día muy temprano en la mañana y una brisa fría y con esencia entre cemento y aroma de plantas  me recibieron nuevamente.

Sigue leyendo

Lo inesperado de Washington D.C. Parte 2

Lo inesperado de D.C. parte 2-2Como les había contado en el artículo anterior, me parece fantástico que siempre podamos encontrar cosas inesperadas en los viajes que hacemos, hay cosas que te dejan con la boca abierta (como el Templo de la Fraternidad de los Masones en D.C.) y otras cosas que se te cruzan en el camino en el momento que menos lo esperabas y más lo necesitabas. Hoy les quiero contar  sobre tres pequeñas experiencias de este estilo, que viví en mi estancia en Washington D.C.:

  1. Los Cines WEC y AMC Loews Uptown. Cuando pensaba en salas de cine en Estados Unidos, me imaginaba los grandes Multiplex, esos complejos grandes, espaciosos y con un mínimo de 4 salas de cine, que solo aseguran proyectar las películas más taquilleras de la temporada. Éstos Multiplex han sido importados en el resto del mundo y fueron las causantes que las clásicas salas de cine, con las que muchos crecimos, cerraran. En algunos sitios de Europa llegué a ver estas salas clásicas pequeñas, luchando por subsistir en el mundo del Multiplex y solo lo hacían por el apoyo incondicional de los habitantes de los pueblos o ciudades en los que se encontraban. Por lo general, pasaban películas alternativas, no muy taquilleras, en las cuales no importa si la silla se mueve o no como parte de los efectos especiales; sino que importa más los diálogos, la fotografía y las actuaciones. Ya que en el viejo continente hay más apego a las costumbres, a lo tradicional, a eso que hacían tus abuelos. En mi ciudad natal en Venezuela, las salas de cine fueron cerrando una a una, con la llegada de los Multiplex al principio de la década de los 2000. Los espacios que antes ocupaban éstos cines clásicos, fueron cayendo en manos de una iglesia evangélica brasileña llamada “Pare de Sufrir”, quienes utilizan las salas para sus convenciones.

Pues para mi sorpresa, me encontré en el país creador de las avasallantes Multiplex, dos salas bien diferentes. Sigue leyendo

Washington D.C. es sexy

Río Potomac
Río Potomac

Washington D.C puede que no sea la primera opción del que desee visitar los Estados Unidos si el viaje es de placer. Sin embargo, después haber pasado dos meses en D.C. me di cuenta que D.C. tiene su sex-appel, D.C .es sexy. No solo por las razones obvias, como que es la ciudad capital, o es donde se supone que pasa toda la trama de la serie “House of Cards”, sino porque tiene un encanto más allá de lo obvio y aquí les contaré sobre lo que más me gustó de esta capital. Sigue leyendo