Viaje a Tennessee (parte 2) : Nashville

Como les contaba en mi último artículo sobre mis peregrinaciones por EEUU, me encantó ir a Tennessee y la visita a los Great Smoky Mountains me dejó con muchas ganas de regresar en la región.  La segunda parte del viaje la dedicamos a Nashville donde les recomiendo ir para un fin de semana o como una etapa para ir a otras partes de Tennessee.

Ahora cuando llegamos a Nashville nos moríamos de hambre por haber manejado 4 horas a la hora del almuerzo. Y ya que nuestro hotel quedaba en la parte norte del centro de la ciudad, decidimos ir al mercado local (el “Nashville Farmer Market”) que quedaba cerca. El hotel nos recomendó tomar un taxi hasta allá o que me pareció raro porque ademas el camino se veía muy seguro. Es verdad que no es la parte la más animada de la ciudad entonces quizás de noche es buen consejo pero de día no tuvimos ningún problema cuando regresamos a pie. Bueno me decepcionó un poquito el mercado quizás porque llegamos tarde y habían muchos restaurantes tipo fast food pero al final si encontramos un puesto con arepas muy ricas y una tienda con plantas muy bellas 🙂 y luego descubrimos los alrededores que son muy lindos. Al norte, queda el área de Germantown que tiene un toque hippy con sus cafés, bares y casitas bajas. Y al sur queda un parque muy bonito, el Bicentennial Capitol Mall State Park que cuenta con varios memoriales y áreas recreativas. Este parque sube hasta el Capitolio del Estado de Tennessee que acoge la sede de la legislatura del Estado y la oficina del gobernador. Como pueden ver, me tarde bastante tiempo por esta área tomando fotografías y disfrutando del buen clima 🙂

Ahora bien Nashville es famosa por su escena musical, la llaman la capital de la música country, y entonces decidimos dedicarle una buena parte de la noche del domingo. Si bien el lunes siguiente era feriado me sorprendió ver tanta gente festejando esta noche. Nashville por su fama de ser una ciudad musical también se volvió un punto de encuentro para festejar y en cada bar de la calle principal que se llama Broadway se escuchaba música en vivo y el ruido de la gente tomando y hablando. La cualidad de estos bares es muy variable. Uno que nos gusto mucho fue el Acme Feed & Seed. Este bar/restaurante da sobre el río y es muy bello y espacioso. Tiene 3 pisos y un rooftop y música en vivo en los dos primeros pisos. Sirven cervezas locales y la comida se veía riquísima. Pero nosotros decidimos cenar después de haber ido a otros bares en la calle y terminamos a un lugar que nos recomendó el hotel y que pertenece al mismo dueño que Acme: The Southern. El menú les va a gustar a los carnívoros pero también tienen un plato vegetariano que cambia cada día. Allá descubrimos edificios más clásicos como el espacio de sinfonía y luego cuando nos alejamos un poco del centro es que vimos iglesias bonitas y arquitectura más impresionante. Nuestra última parada del día fue al Station Inn donde había escuchado que tienen sesión jam de bluegrass. Allá vimos a un grupo de personas de toda edad tocando juntos, algunos conociéndose, otros nada más juntándose para el placer de tocar. Fue una muy buena experiencia aunque me quede con ganas de conocer más sobre esta zona porque como queda un poco aislada y más silenciosa, no vimos más este día.

Sigue leyendo

Compras locales, capítulo uno: Budapest y La Paz

mercados locales capítulo unoAcuérdate de ir  al mercado principal si vas de visita a una ciudad visita, venden la mejor comida típica.-

Este fue el consejo que mi papá me dio un consejo cuando era más joven. Cuando dijo mercados principales se refería a los mercados de campesinos de las ciudades. Y aparte de que tienen la mejor comida típica, también puedes encontrar a veces opciones más baratas, perfecto cuando uno anda de turista. Recuerdo que era una práctica que hacia mi abuelo materno también, para comprar comida más fresca. Entonces empecé a practicarla, la primera ciudad en lo que lo hice fue en Budapest, Hungría  cuando fui en diciembre del 2010. Llegué al Mercado Central (Central Market Hall o Great Market Hall). Primero porque el mercado es muy antiguo tiene más de cien años, es muy bello y es un “must” de la ciudad. Recuerdo sus altos techos de metal que además me sirvieron de refugio de la nieve, era mi primer invierno en la vida así que como caribeña lo agradecí mucho. Ahí me comí un Gulash espectacular, éste es el plato típico húngaro por excelencia, es un estofado/guisado de carne con salsa roja y vegetales, estaba caliente y bien condimentado, la carne estaba muy suave casi se derretía en la boca.  El mercado hasta encontré souvenirs un poco más baratos que en el resto de la ciudad, así que aproveche de comprar regalos para mi regreso, sobre todo la especia Paprika.  Y también encontré casitas de pan de jengibre, como las  que te imaginas cuando escuchas la historia de Hansel y Gretel.

Con esta primera visita entendí que ir a estos mercados te da un buen input acerca de la ciudad y la cultura. Ves que compran los locales, conoces las frutas y vegetales de esa tierra, seguramente te encontrarás con alguna que no habías visto y/o probado nunca. Además puedes encontrar comida típica como hecha en casa y fresca; también puedes conocer si donde estás los campesinos tienen prácticas de comida orgánica por ejemplo. Es una degustación para todos los sentidos, les recomiendo ir con la glándula de la curiosidad activada  para mejor disfrute de la experiencia. Esta es la primera entrega de una serie de artículos referentes a las visitas que realice a los mercados locales.

Sigue leyendo