5 cosas inesperadas de Sri Lanka

5 Cosas inesperadas

Cuando venía a Sri Lanka me imaginaba un poco que se iba a asemejar a la India, con sus cosas sorprendentes mucha gente, curry, comida picante, vacas y baños orientales. Ciertamente una cosa es que veas los baños orientales en fotos, películas o videos y otra es que los veas en vivo o incluso que tengas que utilizarlos. Yo estaba preparada para verlos, pero cuando los vi en vivo finalmente, me dio un poco de risa nerviosa al saber que el mundo es tan grande que hasta en el baño hay tantas diferencias. Sobre las vacas en realidad  en Sri Lanka no he visto muchas en la calle, solo cuando me adentré a los pueblitos al interior del país o en las carreteras. Ahora les quiero contar esas cosas de las que nadie me advirtió, no me imaginé y me sorprendieron. Les hice una lista de las 5 primeras cosas que me sorpredieron, para que si visitan el país estén preparados y para que sepan cómo el mundo se enriquece con tanta diversidad:

  1. El MNIC o el Movimiento No-Identificado de la Cabeza. Este es el nombre que le di a un movimiento que hacen los srilanqueses con la cabeza, que no es el movimiento que conocemos como SÍ (movimiento vertical cuando tu cabeza se mueve hacia arriba y hacia abajo) o el de NO (movimiento horizontal cuando tu barbilla se mueve de derecha a izquierda). Este es un movimiento que nunca había visto en mi vida. Al parecer en India tienen algo similar (el Indian Head Shake que no es lo mismo que el Harlem Shake). El MNIC es entre un movimiento entre horizontal y vertical, que puede variar en velocidad dependiendo de que te esté tratando de decir tu interlocutor.

La primera vez que lo vi, me quedé como: “¿ah? ¿Qué es eso? ¿Sí o no?, ¿o más o menos? ¿O tal vez? ¿Ahh??”. Me quedé muy desorientada porque siempre confíe en el lenguaje corporal cuando la comunicación verbal falla. Aunque bien es cierto que no todo el lenguaje corporal es universal, hay unos que sí lo son como  la seña para decir que quieres comida o que estás ofreciendo comida, que es cuando juntas todos los dedos de tu mano haciendo como un capullo y formando un triángulo, y movilizándola hacia la boca, que puedes acompañar con la otra mano frotándote la barriga. O la seña de cuánto cuesta algo, moviendo tu pulgar de derecha a izquierda entre tus otros dedos de la misma mano. Pues aquí encontré un movimiento de lenguaje corporal que no tenía ninguna idea que significaba.

Te puede interesar mi artículo: “El gran viraje, mi llegada a Sri Lanka”

Después de todos estos meses creo que significa que tu interlocutor está de acuerdo, por lo general es algo positivo, también puede ser un saludo o incluso un “puede ser”. Pero tiene diferentes velocidades, a veces puede ser más lento o más rápido, y ese cambio en la velocidad aun no lo he descifrado. Los locales encuentran difícil explicarlo, porque es algo tan innato e inconsciente que no saben definirlo bien. Recuerdo que contándole acerca de esto a una de mis mejores amigas me dijo: “que no se te vaya a pegar eso” y yo: “no vale, no creo”. Aquí estoy cinco meses después con una confesión en mi corazón: se me ha pegado y me he descubierto haciéndolo, jajaja. Me da mucha risa porque es totalmente inconsciente, pero veo que no soy la única. Otros expatriados lo imitan también y creo que es algo más animal de lo que pensamos, se remota al concepto darwiniano de adaptación. Estamos imitando lo que está en nuestro ambiente para adaptarnos.

Les dejo un video que lo ilustra mejor:

Sigue leyendo