El islam y su arte. Museo de Arte Islámico en Kuala Lumpur

IMG_0935

Vivir en Asia me enseñó muchas cosas, me ayudó a comprender el mundo de diferentes perspectivas. Me enamoré definitivamente y de por vida del té y del yoga, antes había un romance pero ahora hay amor profundo. Entre otras cosas que aprendí a amar Asia y a su gente. Una de las cosas que aprendí allá fue a entender más las religiones que no se encuentran muy comúnmente en Latino América, como el hinduismo, el budismo y el islam. Las dos primeras llegan a nuestro continente a través de su filosofía pero el islam cuando llega, llega desvirtuado con malas noticias y fanatismo. Como por principio creo que no todo puede ser malo y que lo malo es el fanatismo vengan de donde vengan, me encantó conocer más del incomprendido islam.

Ya mientras estaba en Sri Lanka realice una meditación con unos Derviches Giradores, los cuales forman parte de los Sufíes la rama mística del islam. Ellos practican el “whirling” o vueltas, una meditación activa para acercarse a Dios. Durante la meditación giras con la tierra y los planetas de nuestro sistema solar para pedir amor para la humanidad y los seres vivos. Una experiencia hermosa y única, que llenó mi corazón de amor, compasión y felicidad. Pero fue Malasia el primer país musulmán que he visitado. Un país desarrollado con una vibrante capital e islámico. Ya por ahí se van cayendo algunas de las concepciones que tenemos con esa religión. Para conocer más nos fuimos al Museo de Arte Islámico en Kuala Lumpur ¿Qué mejor manera para entender mejor un sistema de creencias que a través de su arte?

Artículo relacionado: “Al fin Kuala Lumpur”

Sigue leyendo

Vuelta al mundo en escaleras

“Sube… Haz de los obstáculos escalones para aquello que quieres alcanzar. Mas no te olvides de aquellos que no consiguieron subir en la escalera de la vida”

―Charles Chaplin

En respuesta al desafío semanal de la bloguera Cee sobre caminos, les propongo esta selección de escaleras icónicas que me dio chance de conocer en el mundo.

Empezaré con las más antiguas, las de un México prehispánico. Durante mi estancia en México en el 2006, no podía dejar de subir y bajar todas estas pirámides que tiene el país tanto me encantaba. Son el recuerdo de esas civilizaciones que seguimos explorando: los Aztecas y Mayas. Y hay algo misterioso en encontrarse allá rodeada por esos edificios impresionantes.

Sigue leyendo