Una tarde local en Colombo: Galle Face Green

Galle Face Green queda muy cerca del centro financiero de la ciudad, donde están las torres al fondo de esta foto.

Una de mis cosas preferidas de Sri Lanka, es que es un paraíso turístico aún desconocido por las grandes masas de turistas. Las cifras de turismo, aunque van en aumento cada año, no compiten con otros países de la zona como Tailandia o Indonesia. Y eso es un regalo,  porque  entonces vas por el país y puedes ver la autenticidad de las costumbres todavía, puedes ver la naturalidad de cómo viven sus habitantes, sin poses, sin actuaciones para los turistas y sin millones de ellos en cada esquina.

Sin embargo esto que la hace tan especial puede cambiar un poco en la capital, donde las diferencias entre las clases sociales pueden ser abismales. Cuando quieres ir a restaurante posiblemente no van a haber muchos locales comiendo ahí, verás más expatriados que locales. Ya que la gran mayoría de la población no tiene la misma capacidad adquisitiva para ir a un restaurante y los que lo tienen son muy pocos. La clase media es muy pequeña haciendo que las otras dos clases estén muy separadas.  Entonces si te ves en la capital por una tarde y no quieres necesariamente ir a un lounge o un bar estilo occidental ve al Galle Face Green.

El Galle Face Green es un espacio abierto frente al Mar Indio en Colombo, es un parque urbano. Donde hay una acera para caminar, entre el mar y un campo verde con arena. Fue inaugurado en 1859 en el periodo británico como parque, pero el espacio sin construcción se remota al periodo en que los Holandeses dominaban la isla. Fue usado como hipódromo,campo de golf, campo de rugby y crickett. Es uno de los lugares predilectos de los locales de Colombo, tanto así que aunque su espacio se ha reducido en relación al espacio que era antes, es uno de los pocos  lugares donde las vías del tren se desvían y no pasan por toda la costa.

El espacio se llena los fines de semana y en las tardes después de las horas de trabajo, donde los residentes de la capital van a ver el atardecer en el mar, pasear y refrescarse del calor húmedo hundiendo sus pies en la arena mojada por el mar. Verán familias, algunos turistas, grupos de amigos y hasta enamorados que van a tener un poco de intimidad debajo de una sombrilla o una tarde romántica frente al mar.

Sigue leyendo