Relatos desde Varsovia

IMG_5997

Nunca pensé que asociaría Varsovia con calor y brillante sol.

Haciendo mi maleta para visitar Polonia mis amigos me advirtieron que el verano estaba súper fuerte y que había muchísimo calor. Yo escéptica, pensaba: ¿bueno, que tan caliente se puede poner? Es Polonia después de todo, un país con frontera con Rusia y conocido por sus inviernos. También pensé: además vengo de Sri Lanka ya estoy aclimatada… Por supuesto que estaba equivocada.

En el verano del 2015 (específicamente en agosto) se registraron nuevos récords de temperaturas en Varsovia. Y aunque no era un calor insoportable para mí porque no era húmedo, pues los pobres polacos se estaban derritiendo y la ciudad no está muy preparada para ese tipo de calor. Por supuesto que no tienen aires acondicionados en las casas o restaurantes, ya que cae nieve en cantidades industriales casi la mitad del año. Yo de necia igual me lleve zapatos cerrados y pantalones largos que nunca use y me quedé con las ganas de probar las deliciosas sopas polacas que tanto me encantan, porque nadie estaba vendiendo o cocinando sopas con esa ola de calor. Visitar Varsovia durante esta ola de calor de seguro me dio una perspectiva peculiar y diferente de la ciudad. Los polacos son muy abiertos y amables para estar tan al este de Europa y no al sur, sin embargo estaban un poco atontados con el calor y hasta un poco desatados, había gente bañándose en las fuentes con su ropa interior, esto me pareció graciosísimo.

Artículo relacionado: “05 Cosas que debes saber sobre Polonia”

Por esa razón y otras, Varsovia para mi es esta ciudad cálida y única. Entre sus calles y fachadas de edificios se relatan tres realidades que unen y desunen el paisaje. La primera realidad es la historia del pasado reconstruido. Varsovia fue arrasada tres veces durante la Segunda Guerra Mundial, una primera vez con la llegada de los alemanes en 1939, una segunda vez durante el levantamiento del Gueto de Varsovia en 1943 y luego durante y al final de levantamiento de Varsovia en 1944 (dos hechos distintos que no deben confundirse). Para 1945 aproximadamente el 90% de Varsovia estaba destruida. Su centro histórico, se ve muy nuevo para ser histórico y se debe a que fue reconstruido gracias a dibujos de artistas italianos del siglo XVIII.

Sigue leyendo

Guía de viaje en Tuk Tuk

tuk tuk en Bangkog 3

El auto o taxi más popular en el Sudeste Asiático es sin duda El tuk tuk, conocido como tuctuc, three-wheels (tres ruedas) o sencillamente los autorickshaw. Es un vehículo de tres ruedas o un triciclo motorizado, aunque aveces cambia de formato o tamaño, sigue siendo un auto pequeño y pintoresco. Antes de llegar a Sri Lanka pensé que eran populares sólo en India, pero en esta isla están en todas partes. Son los taxis más accesibles y aunque la mayoría de la población usa más los buses y el tren, los tuk tuk abundan por la ciudad. Además siendo honesta son más divertidos que un bus, que encuentras en cualquier país y que los trenes, que son más usados para trayectos extraurbanos. Y aunque éstos se encuentran en diversos países incluso en algunos de Latinoamérica, yo los asocio más al Sudeste Asiático.

Te puede interesar: “El gran viraje: mi llegada a Sri Lanka”

No solo son los taxis más usados, son el vehículo más usado para diversas cosas. Puede ser trasporte escolar, párate en una escuela a la hora de salida de los niños y ve cómo se van montando en un tuk tuk: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis y hasta siete niños he visto. En vez de un carrito de helado o heladero con música, aquí pasa un tuk tuk con música vendiendo diversas variedades de pan: El tuk tuk panaderia. A veces se estacionan en un sitio y esperan por sus clientes y otras veces andan por las calles con su música. Esta el tuk tuk para publicidad o para empresas, como la cadena de tiendas ODEL que tiene su propio tuk tuk. Pero mi favorito de todos es el tuk tuk  UPS. La empresa americana de entrega UPS utiliza los tres ruedas para entregar sus paquetes por la ciudad. Me encantan porque se ven demasiado cuchis y lindos, parecen el hijo bebe de la furgoneta de esta empresa.

Sigue leyendo